Cómo aliviar los calambres musculares

Paula Aroca · 29 agosto, 2013
Asociados sobre todo a la realización de un sobreesfuerzo físico, los calambres musculares pueden llegar a ocasionarnos bastantes molestias, las cuales pueden aliviarse gracias a unos útiles consejos

Si cualquier dolor suele fastidiarnos y desanimarnos, ¡ni qué hablar del dolor causado por los calambres musculares! ¡Puede llegar a ser desesperante!

Quédate a leer este artículo y descubre cuáles son las posibles causas de los calambre musculares y de qué forma podemos aliviar el malestar que provocan.

¿Por qué se producen los calambres musculares?

Esa parálisis dolorosa y temporal llamada calambre muscular puede producirse por muchas razones diferentes. Por ejemplo, puede deberse a someter a nuestros músculos a un esfuerzo excesivo o a realizar algún movimiento inusual.

Incluso es posible que se produzca por permanecer mucho tiempo en la misma posición (sentado, parado, etc.).

Por otra parte, un posible motivo más puede ser la falta de hidratación de nuestro cuerpo, es decir, que no cuente con la cantidad de líquido necesaria. También pueden influir las carencias de minerales en la dieta o la insuficiente llegada de sangre a los músculos.

También te puede interesar: ¿Qué le sucede a tu cuerpo si sufres deshidratación? 

Pero los calambres también pueden deberse a la exposición al frío, el estrés, la anemia, deficiencias de vitamina E, enfermedades (artritis, arterioesclerosis y fibromialgia); así como al uso de algunos medicamentos, como los diuréticos.

Sensación de frío en el cuerpo.

Aunque los calambres pueden afectar a cualquier músculo del cuerpo, son más comunes en las pantorrillas, muslos, pies y manos. Visto todo esto, seguramente te preguntarás: ¿qué puedo hacer para calmar los calambres musculares?

Métodos para aliviar los calambres musculares

Existen varias formas de lograr aliviar los tan molestos calambres musculares, desde el hielo hasta algunas infusiones pasando por la realización de masajes o estiramientos. ¡Toma nota de algunas de ellas!

Hielo

No hay nada más infalible contra la inflamación que el hielo. Así pues, como una primera medida, coloca un poco de hielo en la zona afectada. Esto hará que el músculo se relaje, ayudándote con tu calambre muscular.

Métodos a base de agua

Combinada con otros ingredientes, el agua puede ser una gran aliada en tu lucha contra los calambres musculares. Si el calambre es en las piernas, mezcla una cucharadita de semillas de mostaza en un litro de agua. Deja hervir 10 minutos y añádela al agua de una tina para darte un baño de piernas por 20 minutos.

Por otro lado, si no logras dormir y la molestia generada por el calambre se extiende durante más de cinco minutos, dúchate con agua tibia. Esto te ayudará a conseguir la relajación que necesitas.

Lee también: Remedio con limón para aliviar el dolor articular y los calambres

Además, la hidratación es fundamental en estos casos. Ya estés realizando una actividad física o no, es fundamental tener el organismo hidratado en todo momento. Sin embargo, es conveniente que no consumas productos con alto contenido de azúcar.

Aceites esenciales

La aplicación de aceites esenciales como el de eucalipto, pino, romero o tomillo también puede convertirse en otra solución eficaz. Si los aplicas varias veces al día sobre la zona afectada, te pueden proporcionar una sensación de calor que te ayudará a relajarte.

El aceite de romero puede ser útil contra los calambres musculares.

Ejercicios físicos

En algunas ocasiones es aconsejable realizar algunos estiramientos para acabar con los calambres musculares. Si el calambre se produce, por ejemplo, en una pierna, o brazo, lo mejor es que realices un leve estiramiento del músculo.

También puedes aplicar un masaje en dirección contraria al curso del dolor. Esto estirará gradualmente el músculo y ayudará a relajarlo. Lo importante es que debes practicarlo en el momento del episodio, para evitar lesiones musculares.

Sin embargo, cuando los calambres son causados por la realización de una gran carga de ejercicio, la mejor solución es tratar de descansar. Si puedes conciliar el sueño, mejor aún.

Infusiones

Por último, si la causa del calambre fuera la de falta de minerales, puedes mezclar una cucharada de miel y otra de vinagre de manzana en una taza de agua caliente y bebértela. Esto logrará una adecuada distribución del calcio en el cuerpo y así puedes llegar a evitar los calambres crónicos.

Puede serte útil: Cómo mejorar la salud con una mezcla de bicarbonato y miel de abejas

También es bueno aplicar en el área paños empapados de infusión de árnica o vinagre de manzana durante 5 minutos. Tras esto, debes retirarlos y volverlos a aplicar si persiste la molestia. El árnica ayuda a aliviar el dolor y a activar la circulación.

Cómo prevenir los calambres musculares

Antes de que el calambre se produzca y para no llegar a recurrir a los métodos que hemos descrito, debes tener en cuenta los siguientes consejos si te dispones a realizar alguna actividad física o deporte:

  • Antes de comenzar con la actividad física es bueno realizar ejercicios de calentamiento
  • Descansa lo suficiente antes y después de hacer ejercicio
  • También debes alimentarte bien para que tu cuerpo tenga todos los nutrientes que requiere, sobre todo tienes que consumir alimentos ricos en potasio, como las bananas.
  • Toma agua antes, durante y después del ejercicio

Es importante que sepas que si estás experimentando calambres con demasiada frecuencia, lo más recomendable es acudir a una cita con tu médico, pues los calambres pueden ser indicadores de alguna clase de afección muscular.

Decídete a poner en práctica los consejos que hemos compartido y ¡dile adiós al dolor!

Imagen destacada cortesía de saludplena

Armstrong, S., & Cross, T. (2013). Exercise-associated muscle cramps. Medicine Today. https://doi.org/10.1177/1941738109357299 Minetto, M. A., Holobar, A., Botter, A., & Farina, D. (2013). Origin and development of muscle cramps. Exercise and Sport Sciences Reviews. https://doi.org/10.1097/JES.0b013e3182724817