Cómo aliviar los síntomas de la artrosis

Daniela Echeverri Castro·
11 Julio, 2020
Este artículo ha sido verificado y aprobado por el médico Carlos Fabián Avila al
26 Noviembre, 2018
Para reducir los dolores de la artrosis, podemos realizar ejercicios específicos y darnos masajes locales con aceites esenciales que nos beneficien con sus propiedades. ¡Conoce otras claves a continuación!

Aunque puede ocasionar incapacidad funcional, son muy pocos los casos en los que los síntomas de la artrosis llevan a un grado de invalidez que impida desarrollar las actividades cotidianas. ¿De qué manera podemos atenuarlos?

La artrosis es una enfermedad degenerativa de las articulaciones que produce el desgaste del cartílago. Esta afección genera el desgaste del cartílago articular, y casi siempre afecta a las manos, las rodillas, las caderas y la columna vertebral.

Si te interesa conocer más sobre este tema, te proponemos repasar algunas medidas para aliviar los síntomas de la artrosis que pueden complementar el tratamiento indicado por el traumatólogo.

¿Cuáles son los síntomas de la artrosis y quiénes pueden sufrirla?

La artrosis, también denominada osteoartritis, no es una enfermedad exclusiva de la vejez. Cualquier persona puede desarrollarla, independientemente de la edad.

Lo que sí es cierto es que el factor de riesgo aumenta a medida que la persona envejece, según indica un artículo de Mayo Clinic. Además, es más común en mujeres y en personas predispuestas genéticamente.

Uno de los síntomas más temidos de la artrosis es el dolor. En sus primeras etapas, se produce cuando se hacen movimientos bruscos o esfuerzos en los que se compromete la articulación. Otros síntomas son la inflamación y la rigidez de la zona.

Este dolor suele aliviarse con el reposo, pero a medida que la artrosis avanza, puede presentarse con más intensidad y frecuencia. El paciente con artrosis también puede presentar incapacidad para moverse con normalidad y suele padecer una deformación progresiva en la articulación afectada.

¿Cómo frenar la artrosis y el dolor desde casa?

Las personas con artrosis deben acudir a un médico para obtener un diagnóstico correcto y que este les recete el tratamiento adecuado. Sin embargo, sin desestimar la supervisión médica, desde casa también se pueden llevar a cabo algunas medidas para ayudar a aliviar los síntomas de la artrosis.

Mantener un peso corporal equilibrado

peso ideal

La obesidad es una de las causas de esta enfermedad y, además, hace que progrese con más rapidez. Un estudio que publicó el Indian Journal of Medical Research indica que, cuanto más pesada es una persona, más presión se ejerce sobre la articulación, por lo que aumentan las posibilidades de que se dañe.

Si tienes obesidad o sobrepeso y al mismo tiempo padeces esta enfermedad, es clave que inicies una dieta con la que puedas adelgazar. Para ello, la consulta con un nutricionista es necesaria para planificar una alimentación acorde a tus necesidades y objetivos.

Lee también: Adelgazar sin hacer dieta: 7 cambios que te ayudarán

Terapia de calor y frío

Por lo general, el calor suele ser utilizado para calmar los síntomas de la artrosis, aunque en ocasiones se recomienda aplicar frío. Según un estudio de 2003, ambas metodologías pueden ofrecer resultados para aliviar el dolor y el edema.

Para recurrir a la termoterapia, utiliza una bolsa o paños de agua caliente y aplícalos sobre la zona afectada. Esta alternativa ayuda a aliviar el dolor y relaja la musculatura. Cuando la articulación artrósica tiene un brote inflamado, se recomienda colocar bolsas o baños fríos.

Medicación

Medicamento artrosis

La medicación siempre debe ser supervisada por un médico, ya que solo el profesional puede decidir cuál es el tratamiento más adecuado. Existen muchas opciones disponibles, como por ejemplo las que se describen en una publicación especializada de Mayo Clinic.

En el mercado hay diferentes analgésicos, antiinflamatorios, geles y cremas, infiltraciones locales y fármacos que tienen como fin evitar que la artrosis progrese y frenar sus síntomas. Sin embargo, se debe evitar la automedicación; consulta siempre al médico.

Ejercicios para calmar los síntomas de la artrosis

Aunque pueda parecer doloroso para quienes padecen esta enfermedad, los ejercicios han dado muy buenos resultados en el tratamiento de los síntomas, según un estudio de Peña Arrebola de 2003.

Es cierto que se suele indicar el reposo; sin embargo, quedarse complemente inmóvil puede agravar la situación. Esto ha sido confirmado por una investigación publicada en Arthritis Care & Research.

Por tal motivo, se recomienda practicar actividad física leve, como caminar, hacer bicicleta, nadar, entre otros. También es bueno consultar con un experto para que te presente una rutina de ejercicios que esté diseñada especialmente para proteger y fortalecer las articulaciones.

Te puede interesar: 5 ejercicios para reducir el dolor de las articulaciones

Reposo

relajación

Cuando el dolor de la artrosis es intenso, lo que se recomienda por lo general es que la persona suspenda sus actividades y guarde reposo. Estos pacientes suelen recibir la indicación de intercalar pequeños períodos de reposo durante las actividades que se hacen a diario, aunque lo más aconsejable es que el traumatólogo brinde indicaciones según el estado particular de cada paciente.

Calzado

Si padeces de artrosis lumbar, de caderas o de rodillas, es muy importante utilizar un calzado de suela gruesa que amortigüe la fuerza del impacto contra el suelo al caminar, como indica la publicación de Mayo Clinic citada en apartados anteriores.

Asimismo, un estudio publicado por The Lancet indica que utilizar zapatos de tacón muy altos predispone a enfermedades degenerativas de esta índole. Por ende, es prudente evitarlos, así como usar una suela que sea más bien plana.

Otra opción es conseguir las plantillas o taloneras de silicona que venden en el mercado para el calzado, pero todo dependerá de las indicaciones del médico.

Masajes

masaje

Para aliviar el dolor, también se recomienda un masaje suave en la zona afectada, pero sin excederse en la presión. Algunas investigaciones, como una de 2006 publicada en el Archives of Internal Medicine, ratifican su posible efectividad.

No obstante, tanto ese estudio como uno de Atkins (2013) afirman que hace falta más investigación al respecto. Para los masajes, puede ser de utilidad añadir estos aceites:

  • Jengibre, que posee propiedades beneficiosas para paliar los síntomas que fueron confirmadas por estudios científicos como el que publicó Arthritis and Rheumatism.
  • Romero, sobre el cual se señalan en investigaciones como una publicada en el Advances in Pharmacological Sciences sus efectos antiinflamatorios, aunque no se los asocia directamente con la artrosis.
  • Árnica, usada tradicionalmente como analgésico y antiinflamatorio. No hay estudios que confirmen estas propiedades en humanos.

Alivia los síntomas de la artrosis con detalles diarios

En síntesis, es apropiado remarcar que ninguno de estos métodos puede reemplazar el tratamiento indicado por el especialista. En todo caso, sí pueden ser un complemento que se puede aplicar —día a día, con paciencia y constancia— para aliviar síntomas y mejorar la calidad de vida del paciente.

  • Martínez Figueroa, R., Martínez Figueroa, C., Calvo Rodriguez, R., & Figueroa Poblete, D. (2015). Osteoartritis (artrosis) de rodilla. Revista Chilena de Ortopedia y Traumatología. https://doi.org/10.1016/j.rchot.2015.10.005
  • Peña Arrebola, A. (2003). Papel del ejercicio físico en el paciente con artrosis. Rehabilitación. https://doi.org/10.1016/S0048-7120(03)73402-1
  • F. Forriol Campos. 2002. El cartílago articular: aspectos mecánicos y su repercusión en la reparación tisular. https://www.elsevier.es/es-revista-revista-espanola-cirugia-ortopedica-traumatologia-129-articulo-el-cartilago-articular-aspectos-mecanicos-13038046
  • Osteoartritis. Mayo Clinic. https://www.mayoclinic.org/es-es/diseases-conditions/osteoarthritis/symptoms-causes/syc-20351925
  • King, L. K., March, L., & Anandacoomarasamy, A. (2013). Obesity & osteoarthritis. The Indian journal of medical research, 138(2), 185–193.
  • Brosseau, L., Yonge, K. A., Robinson, V., Marchand, S., Judd, M., Wells, G., & Tugwell, P. (2003). Thermotherapy for treatment of osteoarthritis. The Cochrane database of systematic reviews, 2003(4), CD004522. https://doi.org/10.1002/14651858.CD004522
  • Lee J; Chang RW; Ehrlich-Jones L; Kwoh CK; Nevitt M; Semanik PA; Sharma L; Sohn MW; Song J; Dunlop DD. 2015. Sedentary behavior and physical function: objective evidence from the Osteoarthritis Initiative. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed
  • Casey Kerrigan; Jennifer LLelas; Mark E. Karvosky. 2001. Women's shoes and knee osteoarthritis. The Lancet. https://www.sciencedirect.com/science/article/pii/S0140673600043129
  • Perlman AI, Sabina A, Williams A, Njike VY, Katz DL. Massage Therapy for Osteoarthritis of the Knee: A Randomized Controlled Trial. Arch Intern Med. 2006;166(22):2533–2538. doi:10.1001/archinte.166.22.2533
  • Atkins, D. V., & Eichler, D. A. (2013). The effects of self-massage on osteoarthritis of the knee: a randomized, controlled trial. International journal of therapeutic massage & bodywork, 6(1), 4–14. https://doi.org/10.3822/ijtmb.v6i1.119
  • Altman RD; Marcussen KC. 2001. Effects of a ginger extract on knee pain in patients with osteoarthritis. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/11710709
  • Mona Ghasemian; Sina Owlia; Mohammad Bagher Owlia. 2016. Review of Anti-Inflammatory Herbal Medicines. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC4877453/