Cómo aliviar los síntomas de la artrosis

Para reducir los dolores de la artrosis podemos realizar ejercicios específicos y darnos masajes locales con aceites esenciales que nos beneficien con sus propiedades. También es fundamental el reposo

La artrosis es una enfermedad degenerativa de las articulaciones que produce el desgaste del cartílago. Es una enfermedad que puede producir incapacidad funcional, aunque son muy reducidos los casos en que se llega a producir un grado de invalidez como para impedir desarrollar las actividades cotidianas diarias. Esta afección afecta principalmente al cartílago articular, pues este se atrofia y casi siempre afecta las manos, la rodillas, las caderas y la columna vertebral.

¿Quiénes pueden sufrir de artrosis y cuáles son sus síntomas?

Contrario a lo que muchos creen, la artrosis no es una enfermedad exclusiva de la vejez, cualquier  persona puede desarrollar artrosis independientemente de la edad, aunque lo que sí es cierto es que aumenta su frecuencia con la edad y es más común en la mujer o en personas predispuestas genéticamente.

Uno de los síntomas más temidos de la artrosis es el dolor, que en sus primeras etapas se produce cuando se hacen movimientos bruscos o esfuerzos en los que se compromete la articulación. Este dolor suele aliviarse con el reposo, pero a medida en que la artrosis avanza puede presentar con más intensidad y más frecuencia. El paciente con artrosis también puede presentar incapacidad para moverse con normalidad y suele padecer una deformación progresiva en la articulación afectada.

¿Cómo frenar la artrosis y el dolor desde casa?

Las personas con artrosis  deben ir sí o sí al médico para que él dé un diagnóstico correcto y recete el tratamiento adecuado. Sin embargo, desde casa también hay unas medidas claves que ayudarán a tratar y aliviar los síntomas de la artrosis, aunque en todo caso se recomienda la supervisión médica.

Mantener un peso corporal equilibrado

peso_ideal (1)

La obesidad es una de las causas de esta enfermedad y además hace que progrese con más rapidez. Si estás sufriendo de obesidad y sobrepeso, al mismo tiempo que padeces esta enfermedad, es clave que inicies una dieta con la que puedas adelgazar. No hace falta seguir un régimen estricto o aguantar hambre, una dieta baja en calorías será suficiente.

Terapia de calor y frío

Por lo general el calor suele ser más efectivo para tratar los síntomas de la artrosis, aunque en ocasiones es mejor el frío. Para esto, utiliza una bolsa o paños de agua caliente y aplícalos sobre la zona afectada por el dolor. Esta terapia ayuda a aliviar el dolor y relaja la musculatura. Cuando la  articulación artrósica tiene un brote inflamado, es recomendado aplicar bolsas o baños fríos.

Medicación

Medicamentos para dejar de fumar

La medicación siempre debe ser supervisada por un médico o un especialista, ya que sólo él puede decidir cuál es el tratamiento más adecuado. En el mercado hay diferentes analgésicos, antinflamatorios, geles y cremas, infiltraciones locales y fármacos que tienen como fin evitar que la artrosis progrese y frenar sus síntomas. Sin embargo, se debe evitar la automedicación y consultar siempre al médico.

Ejercicios

Aunque pueda parecer doloroso para quienes padecen esta enfermedad, lo cierto es que los ejercicios han dado muy buenos resultados en el tratamiento de los síntomas de este problema de salud. Es cierto que se recomienda el reposo; sin embargo, quedar complemente inmóvil lo puede convertir en una persona dependiente de otros y puede agravar la situación. Por tal motivo se recomienda practicar actividad física suave como caminar, hacer bicicleta, nadar, entre otros. También es bueno consultar con un experto para que le presente a rutina de ejercicios que está diseñada especialmente para proteger y fortalecer las articulaciones.

Reposo

relajación

Cuando el dolor de la artrosis es intenso, lo más recomendado es que la persona suspenda sus actividades y guarde reposo.  Lo recomendado es intercalar pequeños periodos de reposo durante las actividades que se hacen a diario.

Calzado

Si se padece de artrosis lumbar, de caderas o de rodillas, es muy importante utilizar un calzado de suela gruesa que absorba la fuerza del impacto del pie contra el suelo al caminar. Evite utilizar zapatos de tacón muy altos y procure que la suela sea más bien plana. Otra opción es conseguir las plantillas o taloneras de silicona que venden en el mercado para el calzado.

Masajes

masaje

Para aliviar el dolor que produce la artrosis, también es recomendado un suave masaje en la zona afectada, pero sin exceder en la presión con que se realiza. Para los masajes se recomienda utilizar:

  • Aceite de jengibre
  • Aceite de romero
  • Aceite de eucalipto
  • Aceite de árnica.
Categorías: Remedios naturales Etiquetas:
Te puede gustar