Cómo amueblar un dormitorio infantil

Una de las cuestiones más importantes para que nuestros hijos interactúen bien con su entorno es la que se refiere al dormitorio infantil. ¿Cómo lo amueblamos?, ¿qué espacio debe tener? Hay algunas pautas importantes a seguir.

El dormitorio infantil suele ser una pequeña jungla dentro de la casa. Siempre desordenado, lleno de cosas tiradas por el suelo como lápices, juguetes, zapatos o ropa. Si además, el espacio es pequeño, la situación puede volverse realmente caótica. Pero no tiene que ser así necesariamente.

Hay algunos trucos a la hora de amueblar un dormitorio infantil que nos ayudarán a mantenerlo siempre ordenado. Dependiendo del gusto de cada uno, de la edad de los niños y del espacio disponible, las opciones para amueblarlo y decorarlo son muchas.

Los pequeños se sienten más a gusto cuando su dormitorio es acogedor y refleja su personalidad. También hay aspectos prácticos que no se pueden pasar por alto. A continuación, veremos algunas recomendaciones para amueblar un dormitorio infantil.

Consejos para amueblar un dormitorio infantil

Una habitación sin demasiados muebles

Habitación infantil
Cuantos menos elementos tengamos mejor será la forma de organizar la habitación. Así los niños dispondrán de una amplia zona de juego.

Los muebles del dormitorio infantil deben ser funcionales. Además de la cama y una mesa o escritorio, es indispensable contar con muebles que permitan guardar una gran cantidad de cosas. Sin embargo, es preferible no sobrecargar este espacio con muebles u objetos innecesarios, ya que los niños necesitan mucho espacio para jugar.

De igual manera, es mejor no tener demasiados juguetes a la vista para no entorpecer el paso. Es preferible tenerlos guardados e irlos sacando poco a poco para que solo los favoritos del momento estén al alcance de los niños.

Respetar las preferencias de los más pequeños

La mejor manera de decidir sobre la decoración del dormitorio infantil es escuchar la opinión de los pequeños. Los objetos deben ser coherentes con sus gustos, sus pasatiempos favoritos, sus colores preferidos, etc.

No debemos olvidar que este lugar será su mundo y deben sentirlo como un espacio propio donde se sientan identificados. Para ello, colores como el rojo pueden ser atractivos y alegres.

Cuando los niños se sienten bien en su dormitorio es más fácil enseñarles a que lo mantengan ordenado. El orden debe volverse parte del juego, pero además es necesario que cada cosa tenga su lugar. Por eso, a la hora de amueblar un dormitorio infantil es fundamental considerar los muebles para guardar.

Muebles para guardar 

Habitación infantil con armario
Lo importante es garantizar zonas amplias donde organizar y colocar todos los objetos y ropa de los niños.

Para evitar conflictos innecesarios y discusiones interminables sobre el orden, lo mejor que podemos hacer es enseñar a los niños a hacerse cargo de sus juguetes. Pero debemos ayudarles proporcionándoles muebles que sean capaces de ayudarlos en esa tarea.

Los contenedores con ruedas y las cajas son muy útiles. Es recomendable elegir unos que estén al alcance de los niños y que tengan etiquetas. De esa forma, los niños podrán ordenar sus cosas clasificándolas por ejemplo en ‘cuentos’, ‘peluches’, ‘puzzles’, etc.

En los dormitorios pequeños, aprovechar el espacio debajo de la cama es muy útil. Muchas camas para niños ya vienen equipadas para ello. Tienen cajones que son ideales para guardar juguetes, ropa y todo tipo de cosas. Estos cajones tienen la ventaja, además, de estar al alcance de los pequeños.

Si la cama de los niños no tiene cajones, podemos comprar unas cajas con ruedas que se adapten al espacio. Este espacio es muy útil para ayudarnos a mantener la habitación en orden. Lo importante es no sobrecargar estos cajones o contenedores con cosas muy pesadas, ya que podría ser peligroso para los niños pequeños. 

Los espacios pequeños

Existen muchos trucos y astucias para optimizar un espacio reducido. Para amueblar un dormitorio infantil pequeño, lo primero que tenemos que hacer es elegir bien la cama. Las camas abatibles son una excelente opción.

Este tipo de camas permiten tener un espacio amplio durante el día para que el niño pueda desarrollar sus actividades libremente. Y por la noche, basta con abrirla y tendremos un dormitorio listo para el descanso. El sistema es tan fácil y cómodo como el de una ventana abatible.

Otra buena opción para los espacios pequeños es la cama elevada. Es como una litera, pero solo tiene cama arriba. El espacio de abajo queda libre para poner un escritorio o hacer una zona de juegos. Si el dormitorio infantil es compartido, la litera sigue siendo una solución muy práctica.

Las paredes del dormitorio infantil

Habitación con un mural en la pared
Puedes personalizar su habitación incluyendo murales o elementos que le gusten.

Aunque a veces no pensemos en ello, las paredes del dormitorio infantil son muy útiles para guardar todo tipo de cosas. Las estanterías, ganchos para colgar y demás accesorios para paredes y puertas, son grandes aliados del orden. Pero no debemos olvidar que todo debe estar al alcance de los niños.