Cómo añadir más frutas a la dieta adecuadamente

Okairy Zuñiga · 8 agosto, 2019
Este artículo ha sido verificado y aprobado por la pedagoga en educación física y nutricionista Elisa Morales Lupayante el 5 enero, 2019
Debemos procurar consumir frutas frescas siempre que podamos y evitar aquellas en conserva o congeladas, ya que no suelen llevar conservantes y otros aditivos poco recomendables

Agregar más frutas a la dieta para tener un mejor equilibrio, mayor variedad y más salud es un consejo que solemos escuchar constantemente. Esto se debe a que son una excelente opción para evitar el hambre entre comidas.

También para cambiar aquellos alimentos que no nos aportan los nutrientes que nuestro cuerpo requiere.

Durante el verano la frutas se consumen en una mayor cantidad. Se convierten en la opción adecuada para preparar ensaladas, jugos, licuados, etc. Pero a pesar de ser tan buenas y aportar gran cantidad de nutrientes, existen algunos aspectos que debemos tomar en cuenta.

Se debe cuidar el tipo de frutas que se ingiere

Solemos creer que basta con agregar más frutas a la dieta sin importar la cantidad ni sus características. Sin embargo, existen algunas opciones que son mucho más saludables que otras.

Embarazada en nevera con fruta, agregar más frutas a la dieta

Te va a interesar: 8 alimentos que debes incluir en tu dieta si estás embarazada

Incluso, es posible que dependiendo de algunos factores que presente la persona (como enfermedades) existan ciertas frutas que sean más recomendables que otras o frutas que se deben restringir.

Por ejemplo, las personas diabéticas. Quienes deben limitar el consumo de frutas con alto índice glucémico (como plátano, mango o papaya) para evitar variaciones en sus niveles de glucosa.

Se debe consumir gran variedad de frutas y verduras

Un problema común tanto en niños como adultos es la falta de gusto por los vegetales. Los cuales se quieren sustituir a través de agregar más frutas a la dieta. Pero este es un gran error ya que el aporte vitamínico sería insuficiente. Además se necesitan diferentes tipos de nutrientes que las frutas no pueden aportar y los vegetales sí.

Lee también: ¿Qué alimentos tienen mayor porcentaje de vitaminas?

La recomendación de la Organización Mundial de la Salud es de 400 gramos de frutas y verduras al día. Esto equivale más o menos, a unas cinco piezas de fruta y verdura diarias. Échale imaginación. Pueden ser: manzanas, peras, zanahorias, tomates, espinacas, plátanos, uvas, naranjas… El límite lo pones tú.

También es importante recordar que cuanto más variada sea la dieta, menos probabilidades habrá de caer en la tentación de comer alimentos poco nutritivos. Por esta razón es importante consumir diferentes tipos de frutas y de preferencia adaptarse a las frutas de temporada.

Entre más frescas, mejor

Para que los objetivos de agregar más frutas a la dieta se vean cumplidos en su totalidad es muy importante que estas sean lo más frescas posibles.

Es decir, se deben evitar aquellas que vienen congeladas, acompañadas con endulzantes o que estén entrando en estado de descomposición.

Frutas y verduras

Es común pensar que las frutas procesadas son igual de buenas que las frescas. Pero esto es falso debido a que son sometidas a procesos que eliminan parte de las propiedades que las hace beneficiosas para el ser humano.

Te puede interesar: Descubre las 5 frutas con más propiedades antioxidantes

Además suelen estar acompañadas de químicos poco recomendables para el cuerpo o de gran cantidad de azúcares naturales y artificiales.

La importancia de agregar más frutas a la dieta

Para finalizar, debemos recordar que cada tipo de alimento aporta diferentes propiedades y vitaminas a nuestro cuerpo y una riqueza de sabores en nuestra alimentación. Por esto es muy importante que reservemos un lugar importante para las frutas en nuestra dieta.

Ensalada de frutas antiinflamatorias

Hay que recordar que son una excelente opción para añadir frescura y color a nuestra alimentación y energía a nuestro cuerpo. Recuerda: en la variedad está el gusto.

  • Lock, K., Pomerleau, J., Causer, L., Altmann, D. R., & McKee, M. (2005). The global burden of disease attributable to low consumption of fruit and vegetables: Implications for the global strategy on diet. Bulletin of the World Health Organization83(2), 100–108. https://doi.org//S0042-96862005000200010
  • WHO. (2016). Increasing fruit and vegetable consumption to reduce the risk of noncommunicable diseases. Who. https://doi.org/10.1021/acs.jctc.8b00680
  • Amine, E. K., Baba, N. H., Belhadj, M., Deurenberg-Yap, M., Djazayery, A., Forrestre, T., … Yach, D. (2003). Diet, nutrition and the prevention of chronic diseases. World Health Organization – Technical Report Series. https://doi.org/10.1016/S0031-3025(16)36541-2
  • Wang, X., Ouyang, Y., Liu, J., Zhu, M., Zhao, G., Bao, W., & Hu, F. B. (2014). Fruit and vegetable consumption and mortality from all causes, cardiovascular disease, and cancer: Systematic review and dose-response meta-analysis of prospective cohort studies. BMJ (Online)349. https://doi.org/10.1136/bmj.g4490