Cómo aprender a nadar al estilo crol

El estilo crol de natación es una de las modalidades más recomendadas para iniciarse en esta disciplina. Es más cómodo que otras variantes y cuenta con distintas formas de coordinación.

No es necesario tener experiencia en natación para aprender a nadar al estilo crol. De hecho, esta es una de las modalidades más recomendadas para los principiantes, ya que se aprende con facilidad y es cómoda cuando no se tiene tanta técnica.

La palabra crol se deriva del inglés “crawl” cuyo significado es “gatear” o “arrastrarse”. Es uno de los estilos donde se pueden encontrar más variantes en la coordinación, dado que permite realizar una respiración bilateral, cada ciclo de brazos o cada dos ciclos.

¿Te gustaría aprender a nadar al estilo crol en este verano? En el siguiente espacio queremos repasar sus ventajas y desventajas, y algunas claves para ejecutar su técnica. ¡No dudes en intentarlo!

Nadar al estilo crol: ventajas y desventajas

La natación es uno de los deportes que aportan múltiples beneficios para la salud.

Antes de tomar la decisión de aprender a nadar al estilo crol es bueno conocer por qué se destaca y cuáles son las posibles desventajas. Aunque el entrenador también puede proporcionar esta información, es conveniente saberlo con antelación.

Ventajas:

  • Es una de las formas de nado que brinda mayor comodidad en el agua.
  • Ofrece la posibilidad de avanzar distancias mayores con menos esfuerzo físico.
  • Tiene distintos ritmos de nado que facilitan la experiencia.

Desventajas:

  • Una mala ejecución de la técnica de respiración incrementa el riesgo de dolores cervicales.
  • Mantener la respiración por un mismo lado aumenta la sobrecarga sobre la columna vertebral y reduce el rendimiento.
  • Dado que gran parte del ejercicio se realiza mirando hacia el frente, por debajo del agua, brinda poca visibilidad.

¿Lo sabías? Cómo cambia nuestra columna vertebral debido al estrés

Técnica para aprender a nadar al estilo crol

Para facilitar el aprendizaje del estilo crol, es primordial dividir la técnica desde la postura del cuerpo hasta la acción de los brazos y las piernas. Lo ideal es realizarlo en orden, dedicando cierto tiempo a cada movimiento. ¿Listos para intentarlo?

Posición del cuerpo

Para lograr un óptimo rendimiento físico durante los ejercicios de crol es importante adoptar una postura hidrodinámica. Es decir, la posición del cuerpo debe favorecer la resistencia al agua, evitando que ralentice los movimientos.

¿Qué debes hacer?

  • Para empezar, ponte en una posición horizontal con respecto al agua, de tal manera que puedas mover los pies de forma efectiva.
  • Mantén la espalda recta y verifica que la cabeza no quede demasiado alta ni baja. Recuerda que debe permanecer en el agua.
  • Luego, el cuerpo queda alineado de forma lateral, producto de los cambios que sufre por el movimiento alternativo de los brazos. Si haces la brazada con el lado derecho, el cuerpo se inclinará hacia el izquierdo, y viceversa.
  • Finalmente, tendrás que hacer un balanceo o giro (rolido) para respirar y lograr una menor resistencia al avance.

Acción de los brazos

La acción propulsiva más importante en el estilo crol es la que se realiza con los brazos. Esta, a menudo, se divide en las siguientes fases:

Agarre:

  • Sumerge el brazo casi extendido en el agua, por encima de la cabeza, de modo que los dedos toquen primero la superficie.
  • Luego, dirige la palma de la mano hacia afuera y hacia abajo, extendiendo los codos para lograr una mejor amplitud de la brazada.

Tirón:

  • Flexiona el codo hasta formar un ángulo casi recto y dirige la mano hacia adentro y hacia arriba.

Empuje:

  • Extiende el codo poco a poco, hasta alcanzar un ángulo aproximado de 160 grados. Esta vez, la mano se dirige hacia arriba y afuera.

Recobro:

  • Flexiona el brazo de forma progresiva para sacarlo del agua. Al estar en el aire, el codo debe quedar más alto que la mano.

Acción de las piernas

Los movimientos de las piernas consumen más energía que los brazos. Sin embargo, desempeñan un papel importante como estabilizadores de todo el ejercicio. En general, la acción de las piernas consiste en alternar el barrido en forma diagonal.

Fase ascendente:

  • Mantén la pierna extendida y dirígela hacia la superficie. Una vez la planta del pie llegue al límite del agua, haz una flexión de rodilla.

Fase descendente:

  • Después de la flexión de rodilla, extiende enérgicamente las piernas hacia abajo, en un movimiento descendente.

Respiración

Lee: 7 recomendaciones en caso de ahogamiento por agua

Uno de los aspectos que no se pueden pasar por alto al aprender a nadar al estilo crol es la respiración. Si no hay una buena técnica para tomar aire, aumenta el cansancio físico y es difícil terminar la rutina de ejercicios.

La mecánica de la respiración parece simple: tomar aire por la boca y expulsarlo bajo el agua. Sin embargo, esto se vuelve tedioso en la práctica debido a la coordinación con los otros movimientos del cuerpo.

Lo que debes tener en cuenta:

  • Inspira a través de la boca y expira por la boca y nariz.
  • Ten en cuenta que el momento de máxima inhalación es cuando el hombro está en el punto más alto.
  • Mientras tomas aire, una parte del rostro ha de permanecer en el agua.
  • La expulsión del aire comienza inmediatamente después de efectuar la inspiración.
  • Ten en cuenta que es muy recomendable aprender a respirar de forma bilateral para prevenir desequilibrios en la alineación lateral.

Resumiendo…

Aunque el estilo crol es una de las variantes de natación más fáciles, es importante saber ejecutar su técnica para tener un buen rendimiento. Por eso, en el proceso de aprendizaje hay que centrarse en dominar la coordinación de los movimientos y la respiración.