Cómo aprender a nadar en la piscina

Este artículo ha sido verificado y aprobado por Victor el 16 diciembre, 2018
Raquel Lemos Rodríguez · 20 julio, 2018
Si quieres aprender a nadar en la piscina, es importante que empieces en zonas donde hagas pie para evitar así el miedo a ahogarte.

Muchas personas posponen el aprender a nadar porque tienen miedo a ahogarse. Aprender a nadar en la piscina puede darnos una mayor seguridad que si lo intentamos en una playa. El oleaje y los posibles remolinos que a veces se forman en la orilla y nos arrastran puede generarnos mucho miedo, lo que no nos ayudará a aprender a nadar.

La natación es el deporte más completo porque es un ejercicio aeróbico en el que se ven implicados dos tercios de los músculos del cuerpo, potenciando la fuerza, la resistencia y la flexibilidad. Además, se puede practicar a cualquier edad, el riesgo de lesiones es menor y su practica habitual tiene beneficios para el cuerpo a medio y largo plazo.

Practicar la natación aporta beneficios a tu salud como:

  • Mayor flexibilidad y elasticidad.
  • Quema grasas.
  • Beneficios psicológicos.
  • Ayuda a combatir enfermedades crónicas como el asma, la diabetes o el colesterol.
  • Mejora el sistema respiratorio y la capacidad pulmonar.
  • Beneficios neuronales.

La piscina es un lugar seguro en el que podemos aprovechar las zonas menos profundas para aprender a nadar. Además, al tener escaleras y lugares a los que aferrarnos, sabremos que no correremos el peligro de ahogarnos.

Lee también: La protección de los oídos al nadar

En este artículo, te contamos los pasos a seguir para aprender a nadar en la piscina.

Escoge un lugar en el que hagas pie

Aprender a nadar en la piscina

Para aprender a nadar en la piscina es necesario que nos pongamos en la parte en la que hagamos pie y el agua no nos cubra mucho. Si, aun haciendo pie, el agua nos llega por encima del pecho, esto puede generarnos mucha ansiedad y repercutirá negativamente en nuestro intento de aprendizaje.

Lo importante es que nos sintamos tranquilos y relajados, de lo contrario, será imposible aprender a nadar.

Agarrándonos a una escalera o a uno de los bordes de la piscina, vamos a dejar que nuestro cuerpo flote y moveremos los pies. Esto nos brindará la suficiente confianza para saber que no nos vamos a hundir. Podemos probar con diferentes movimientos de pies que corresponden a distintos estilos de natación.

Una vez controlamos el movimiento de los pies, el estilo que deberíamos cultivar primero es el conocido coloquialmente como “braza”. Las piernas se encogerán y se estirarán al mismo tiempo que los brazos lo hacen hacia el frente. Para avanzar trazarán un círculo hacia atrás para luego volver adelante.

Para sentirnos más seguros antes de empezar a bracear solos, podemos aumentar nuestra seguridad sujetándonos a un flotador o ayudándonos de alguien que nos sostenga mientras movemos los brazos. De esta manera, ganaremos confianza.

Aprender a nadar en la piscina

Técnica de respiración

Aprender a nadar en la piscina no solo requiere destreza física, sino que también es importante atender a la respiración. Esta acompañará nuestros movimientos, además de permitirnos estar más o menos tiempo nadando.

Cada estilo de natación tiene su propia técnica de respiración. Aquellos que requieren sumergir la totalidad de la cabeza ayudan a mantener un ritmo al respirar. Cuando la cabeza está fuera del agua es necesario dar una bocanada grande de aire. En un principio, es normal que no inspiremos el suficiente.

La razón es que aprender a nadar nos ayuda a aumentar nuestra capacidad pulmonar. Así pues, hasta que no hayamos practicado lo suficiente, sentiremos que nos falta el aire o que nos ahogamos.

También te puede interesar: 5 beneficios psicológicos de practicar natación

Añade dificultad

Aprender a nadar en la piscina

A medida que vayamos aprendiendo a sentirnos más seguros nadando, a realizar correctamente el estilo de braza y a respirar sin agotarnos tanto, debemos ir añadiendo dificultad. A continuación te dejamos algunas ideas:

  • Prueba a que te cubra más el agua: aunque continúes dando pie, prueba a acercarte más a la zona de la piscina donde te cubra más. Pondrás a prueba tu confianza y, poco a poco, conseguirás nadar donde no hagas pie sin tener miedo a ahogarte.
  • Practica otros estilos de natación: cuando domines el estilo más básico, no te quedes con él. Hay otros muchos estilos de nado como la mariposa o el crol. Añadir dificultad te permitirá ser más diestro a la hora de nadar y mejorarás en esta habilidad.

 

 

 

 

  • Soler, J. M. (1952). Natación. Natación. Publicado Mensualmente Por El Club Natación de Barcelona. https://doi.org/10.1016/S0304-405X(99)00053-7

  • Maglione, J. (2008). Manual natación para todos - natación para la vida. FEDERACION INTERNACIONAL DE NATACION.

  • Santos Pereira, J., Silva, J. E. da, Martin Dantas, E. H., Natali, A. J., & Vale, R. G. de S. (2006). Efectos crónicos de un programa regular de natación. Sobre la tensión arterial de adultos hipertensos. RICYDE: Revista Internacional de Ciencias Del Deporte = International Journal of Sport Science. https://doi.org/10.5232/ricyde2006.00402