Cómo armar un botiquín de primeros auxilios “natural”

El uso de ingredientes naturales nos puede ayudar a aliviar muchas dolencias ni necesidad de recurrir a medicamentos. Previamente es fundamental verificar si tenemos algún tipo de alergia

Seguramente sabes los elementos principales que debe haber en un botiquín de primeros auxilios convencional: gasas, apósitos, vendas, alcohol, agua oxigenada, etc. Pero, ¿sabías que puedes armar un botiquín natural para todo tipo de heridas? No dudes en aprenderlo en el siguiente artículo.

Elementos que no deben faltar en un botiquín natural

Puedes prepararlo para dejar en casa, para ir de vacaciones, para la oficina o para el club. Los “remedios” que se colocan en este botiquín tienen la capacidad de tratar o curar heridas, molestias o dolores que aparecen de improviso. Echa un vistazo a este botiquín natural, completo y eficaz:

Tintura de valeriana

Posee una gran cantidad de propiedades, como por ejemplo, actuar como sedante, aliviar la ansiedad, la tensión y el insomnio, así como tambiéon aliviar los dolores leves en el cuerpo.

Aceite de eucalipto

Es un potente antibiótico y antiviral, un tratamiento maravilloso para la sinusitis y los resfriados. Se utiliza para hacer inhalaciones de vapor diluido en agua hirviendo o bien como aceite para masajes en el pecho del enfermo (también diluido en un poco de agua tibia).

Aceite de oliva-remedios

Extracto de hamamelis

Los beneficios de este remedio natural son realmente interesantes. Por ejemplo, sirve como antiséptico, astringente y antiinflamatorio. Es perfecto para aliviar la piel irritada y cuando pican los insectos a los niños. Se aplica siempre de forma tópica (externa).

Crema de árnica

Es capaz de aliviar los dolores cuando nos golpeamos. El árnica tiene propiedades antiinflamatorias muy potentes y se usa para el dolor muscular, los esguinces, las torceduras y las contusiones. Es preciso aplicar sobre la piel cuando hay un golpe, pero no sobre una herida.

Aceite esencial de limón

Consumir algunas gotas diluidas en el té o agua te permitirán renovar las energías luego de una jornada de mucho trabajo y actividades. Esfuma la fatiga mental y es bueno para utilizar con las técnicas de la aromaterapia, mediante un masaje corporal o en los laterales del sien (siempre se debe diluir en agua para que no irrite la piel).

Aceite limon

Aceite esencial del árbol de té

Es bueno para curar el pie de atleta y el herpes. Se puede colocar una gota en la yema del dedo y aplicar en la zona afectada o bien diluir con cualquier otro tipo de aceite (se recomienda de oliva o de almendras) para áreas más extensas.

Gel de aloe vera

Sirve para las heridas y las quemaduras, ya sea por el sol o por el fuego. Ideal para llevar a un campamento de verano, por ejemplo, o tener en la cocina. Deja correr agua fría sobre la zona quemada (si no hay rupturas en la piel), seca con una toalla limpia y luego aplica el gel.

Aceite esencial de lavanda

Elimina el dolor de cabeza. Coloca una gota de este aceite en cada uno de los dedos índice y masajea las sienes de forma circular y ejerciendo una leve presión.

Flor de manzanilla

Es buena para los ojos irritados, la conjuntivitis, la indigestión y el dolor de estómago, debido a sus propiedades antisépticas y antiinflamatorias. Realiza una infusión con una cucharada de las flores por taza de agua hirviendo. Si es para aplicar en los ojos, dejar que temple un poco la temperatura y luego humedecer con un algodón.

Manzanilla (2)

Pétalos de caléndula

Es curativa y antiséptica, sirve para limpiar heridas abiertas. Realiza una infusión con una cucharada de pétalos por taza de agua hirviendo. Deja reposar unos minutos y limpia la herida con un poco de gasa. No se recomienda un algodón para que no queden partículas dentro de la piel y se pueda infectar. En lo posible, un material que no desprenda pelusas.

Hojas de salvia

Además de ser usadas en la gastronomía, las hojas de salvia tienen un gran poder antiséptico para aliviar dolores de garganta. Realiza una infusión con una cucharada de hojas en una taza de agua hirviendo. Deja templar y practica gárgaras varias veces al día.

Hojas de tomillo

Otro condimento para la cocina pero buen remedio casero. Es antiséptico para la zona pectoral, ayudando a tratar la bronquitis. Se realiza una infusión con una cucharada de las hojas por taza de agua hirviendo. Dejar unos minutos, colar y beber.

Jengibre

Ayuda en los casos de viajes, para aquellas personas que se marean por el movimiento del vehículo. Ingerir rodajas bien finas de jengibre endulzado una hora antes de subir al coche o bien ante el primer síntoma de mareo en el barco es de gran ayuda. También sirve para facilitar la digestión.

Aumentar metabolismo jengibre

Aceite esencial de menta

Se debe diluir en un aceite vegetal para evitar que irrite la piel (es muy fuerte). Sirve para tratar el dolor de cabeza y las jaquecas fuertes, aplicando en la base del cuero cabelludo y haciendo masajes. A su vez, es vasoconstrictor, aliviando piernas cansadas; tiene propiedades antiinflamatorias, pudiendo aplicarse en caso de hemorroides, inflamaciones, golpes, contusiones, etc. Y despeja el aparato respiratorio como el eucalipto (hacer inhalaciones de vapor con algunas gotas de ambos aceites).

Aceite esencial de geranio

No sólo es bueno para diversos tratamientos de belleza, sino que también se puede usar para casos de quemaduras, ya que regenera rápidamente los tejidos. Combinado con el aceite de rosa mosqueta mejora su eficacia. Además, es un potente sedante, si se coloca una gota sobre la almohada o en el difusor del hogar, ya que relaja el sistema nervioso.

Regaliz

El té de regaliz es muy efectivo para el dolor de garganta debido a sus propiedades mucilaginosas que alivian los síntomas de garganta seca, ideal para los sitios con mucha polución ambiental. También sirve como digestivo para después de comer.

Regaliz