Cómo aromatizar de manera económica y sana nuestro hogar

Este artículo ha sido verificado y aprobado por Bernardo Peña el 11 marzo, 2019
Elena Martínez · 19 noviembre, 2014
A la hora de comprar aceites esenciales es muy importante que verifiquemos que son naturales para poder aprovechar su poder terapéutico. Los artificiales solo aportarán el olor, no sus propiedades beneficiosas

En un hogar limpio y bien ventilado no tienen por qué haber malos olores. Sin embargo, en ocasiones, por la humedad, la mala ventilación natural, porque alguien fuma en casa o sencillamente porque deseamos aromatizar la sala, buscamos productos que nos ayuden a perfumar las habitaciones.

¿Conoces los aceites esenciales, el incienso, las resinas o el Palo santo? Existen incluso algunos aromatizadores totalmente gratuitos y naturales.

En este artículo te explicamos los tipos de aromatizadores naturales y sus propiedades beneficiosas para la salud. Así podrás saber qué probar y elegir el perfume que más te guste para tu hogar. 

Aceites esenciales para aromatizar el hogar

Para empezar, el primer aromatizador que destacamos, el más natural y terapéutico, son los aceites esenciales. Estos son esencias oleosas de origen vegetal, de flores, hojas, tallos, raíces, etcétera.
Se venden concentrados y se usan unas pocas gotas cada vez.

aceite-de-lavanda-para-perfumar-naturalmente
El aceite esencial de lavanda aporta buen aroma, calma y tranquilidad al ambiente.

Los aceites esenciales más habituales para aromatizar son:

  • Cítricos (naranja, pomelo, mandarina…): tienen un aroma delicioso y ayudan a mejorar el estado de ánimo y combatir estados depresivos.
  • Limón: tiene las propiedades de los cítricos y además aporta frescor y limpieza al ambiente. Además, combate los gérmenes.
  • Lavanda: tiene efectos relajantes.
  • Menta: energizante y refrescante, ideal para estancias demasiado calurosas.
  • Eucaliptus: da un aire muy natural a la estancia y nos ayuda a mejorar problemas respiratorios.
  • Ylang-ylang: estimulante, exótico y afrodisíaco

¿Cómo usar los aceites esenciales?

Para utilizar los aceites esenciales, tenemos varias opciones disponibles el mercado:

  • Difusores aromáticos: no son la opción más económica, aunque la inversión merece la pena.
  • Quemadores: una opción más económica perfectamente valida para nuestra misión de aromatizar.
    Se necesita una vela y un poco de aceite vegetal de oliva o almendra. A esta base le añadiremos unas gotas de aceite esencial.
  • Por último, una manera muy económica de utilizarlos. Se pueden untar dos gotitas del aceite esencial en una bombilla apagada. Después, al encenderla, el calor de la bombilla desprenderá el aroma suavemente.

 

aceites-esenciales-para-aromatizar
Debemos asegurarnos que los aceites sean totalmente naturales. Así, evitaremos las esencias artificiales y sin propiedades terapéuticas.

Inciensos y resinas

Tradicionalmente, se han utilizado el incienso y las resinas en las culturas orientales para aportar serenidad y limpiar los ambientes.

Su uso es muy sencillo:

  • Los inciensos: basta con encenderlos y apagar la llama para que se vaya quemando y desprendiendo el aroma.
  • Las resinas: deberemos poner un trozo de carbón de quemar, el cual encenderemos. Encima del carbón pondremos la resina.

No obstante, conviene saber que cada uno tiene sus beneficios según el ingrediente principal.
Destacamos los principales:

  • Canela: estimulante y afrodisíaco.
  • Pachuli: aporta serenidad y sensualidad.
  • Sándalo: levanta el ánimo, relaja y promueve estados de meditación.
  • Mirra: tiene propiedades relajantes, da optimismo y confianza.
  • Cedro: purifica el ambiente.
  • Benjui: limpiador de las energías negativas.
  • Vainilla: aroma dulce y delicado con propiedades afrodisíacas.
  • Rosa: aporta serenidad y combate los estados de tristeza.

Riesgos para la salud del incienso

Es importante adquirir siempre inciensos y resinas de la mejor calidad posible. Así nos aseguramos de que sus ingredientes sean realmente terapéuticos y no esencias artificiales.

Además, aromas artificiales pueden resultar incluso tóxicos para nuestra salud.

incienso-humeante
El incienso que utilicemos debe ser lo más natural posible, aun así el humo siempre conlleva sus riesgos para la salud.

Por otra parte, el incienso puede no ser recurso para aromatizar más adecuado para quienes no soportan o no quieren respirar el humo. En realidad, quemar incienso genera gran cantidad de humo.
El humo del incienso contiene auramina O, considerada cancerígena para los pulmones.

Palo santo

En primer lugar, hay que mencionar que el Palo santo se considera como una madera sagrada. Por ello, merece una mención aparte por sus numerosas propiedades:

  • Elimina las energías negativas y atrae las positivas
  • Aporta serenidad y combate el estrés
  • Es afrodisíaco.
  • Mejora enfermedades respiratorias como el asma.
  • Ahuyenta naturalmente los mosquitos.
  • Terapéuticamente también tiene propiedades diuréticas, depurativas y antirreumáticas.
  • Elimina los gérmenes gracias a sus efectos antisépticos, antivirales y antimocóticos.

Para usarlo encenderemos una ramita de madera de Palo santo y la dejaremos quemar unos instantes. A continuación percibiremos su delicioso aroma.
No hace falta demasiado, por lo tanto, con una pequeña cantidad, notaremos su agradable olor.

Otros ambientadores económicos

Para finalizar, aún hay otras tantas maneras más económicas de aromatizar una habitación.
Por ejemplo, encontramos:

  • Las ramas frescas de plantas aromáticas, como el romero, la menta o el tomillo.
  • Con flores naturales como el jazmín, la rosa o el galán de noche.
  • Realizando cocimientos de hojas y bayas de eucaliptus o canela en rama.
  • Con un cítrico pinchado con semillas de clavo.

Todos estos productos se pueden encontrar disponibles en herbolarios y tiendas de productos naturales.