¿Cómo aumentar el colesterol bueno (HDL) naturalmente?

Este artículo ha sido verificado y aprobado por el médico José Gerardo Rosciano Paganelli el 19 diciembre, 2018
María Enriquez · 26 marzo, 2014
Aunque hay alimentos que pueden ayudarnos a aumentar nuestros niveles de colesterol bueno, no debemos excedernos en su consumo. Si deseamos algún suplemento, deberemos consultar con un especialista

El colesterol HDL, comúnmente conocido como «colesterol bueno», es sumamente importante para nuestra salud. Ayuda a mantener sanas nuestras arterias y, en consecuencia, la salud del corazón. Por su parte, el colesterol LDL (el llamado popularmente «colesterol malo») lleva las grasas hacia la arterias permitiendo que se acumulen. Por el contrario, el HDL las retira de las arterias impidiendo su posterior acumulación.

Si cambiamos nuestros hábitos alimenticios, aseguraremos una mejor salud a nuestro corazón. Al funcionar correctamente, hará que todo nuestro organismo reciba los nutrientes esenciales para vivir sanos y fuertes por mucho más tiempo.

Ten en cuenta que no debes abusar de los alimentos que te proponemos. La mejor opción sería consultar con un profesional, que mediante un plan personalizado de alimentación, te guíe sobre la manera adecuada y equilibrada de incluirlos en tu dieta. Aunque ofrezcan beneficios a la salud no debes abusar de ellos. Nada en exceso es bueno.

Por otra parte, no olvides el impacto positivo que el ejercicio físico tendrá en tu salud y bienestar.

Medidas naturales para aumentar el «colesterol bueno»

Podemos incluir una gran variedad de alimentos que son beneficiosos para proteger la salud de nuestro sistema cardiovascular.

Corazon cuidado

Alimentos que ayudan a aumentar el HDL

  • Aceite de oliva
  • Salmón
  • Sardinas
  • Atún
  • Linaza
  • Chía
  • Nueces
  • Aguacate
  • Brócoli, coliflor y demás verduras.
  • Frutas variadas.

Además, la actividad física habitual ayuda a mantener sanas las arterias, previniendo la aparición de enfermedades cardiovasculares.

Frutos secos Corazon

Debes evitar ingerir alimentos ricos en grasas, embutidos, frituras, bollería industrial, margarinas, comidas rápidas, alcohol, y tabaco. Estos se encuentran muy relacionados con el aumento del «colesterol malo» y descenso del «bueno».

Por tanto, mejor opta por alimentos más sanos cocidos al horno, a la plancha, etc.

Sintomatología

En realidad, tener altos niveles de «colesterol malo» o LDL es asintomático. Por esta razón, además, se suele conocer como «problema silencioso». En este sentido, sólo un análisis de sangre puede descubrirnos si nuestros niveles de colesterol son altos o no.

En efecto, el profesional podrá indicar pruebas de sangre para detectar el aumento del colesterol en sangre en función de otras condiciones como sobrepeso, alcoholismo, tabaquismo o si se han producido problemas cardiovasculares. Posteriormente, podrá adoptar las medidas oportunas, que de seguro incluirán cambios en la dieta, ejercicios. En algunos casos, también podría ser necesaria medicación.

Aunque asintomático, no olvides que el exceso de colesterol en sangre irá taponando tus arterias, produciendo enfermedades cardiovasculares, que pueden ser mortales o dejar severas secuelas.

Una nota de atención

Recuerda también que personas delgadas pueden tener altos niveles de colesterol en sangre. En efecto, no afecta sólo a quienes están fuera del rango de peso normal. Una persona obesa no es para nada sinónimo de buena salud, como tampoco lo es otra sólo por ser más delgada.

En resumen, podemos decir que el «colesterol bueno» evita la acumulación de grasas o lípidos en la pared de las arterias, y las dirige hacia el hígado donde son metabolizadas. De esta forma, se evita el taponamiento de las arterias y las consecuencias perjudiciales.

Por tanto, es de vital importancia para evitar cualquier alteración en tu salud, que te realices revisiones médicas periódicas, más aún si te encuentras dentro de los factores de riesgo.

Tu salud se encuentra en tus manos, nadie puede cuidarte más que tú mismo. Toma conciencia y vive plenamente. Una dieta equilibrada y ejercicio físico de forma regular son la mejor prevención y tus armas para el bienestar y la salud. Además, no olvides la importancia de una correcta hidratación.

¡Anímate y elige vivir más y mejor!