¿Cómo ayudan los antioxidantes al organismo?

Los antioxidantes neutralizan el estrés oxidativo causado por los radicales libres y nos ayudan a combatir enfermedades, así como a evitar la aparición temprana de arrugas.

Los antioxidantes ofrecen una serie de beneficios para la salud y se han promocionado como una posible prevención de enfermedades, que van desde el cáncer hasta la enfermedad de Alzheimer.

Las investigaciones sugieren que, de hecho, pueden ser eficaces en la prevención de un gran número de enfermedades relacionadas con la edad. ¿Cómo ayudan a nuestro organismo?

¿Qué son los antioxidantes y dónde puedo encontrarlos?

Los antioxidantes están presentes en frutas y verduras frescas, así como en cereales integrales. Las frutas y verduras que tienen colores llamativos como los tomates rojos, los arándanos púrpura, el maíz amarillo y las zanahorias anaranjadas, son ricas en antioxidantes.

Algunas de las vitaminas, minerales y compuestos de los alimentos tienen propiedades antioxidantes. Las vitaminas A, C y E se encuentran entre los más conocidos, como son el beta-caroteno, licopeno y selenio. Algunos alimentos que contienen grandes cantidades de ellos son:

  • Vegetales de hojas verdes como la col rizada, coles y espinacas.
  • Bayas, cerezas y uvas.
  • Té verde.
  • Las frutas cítricas.
  • Manzanas y peras.
  • Zanahorias.

¿Cómo combaten el estrés oxidativo y los radicales libres los antioxidantes?

Cómo ayudan los antioxidantes al organismo_

A medida que envejecemos, los tejidos del cuerpo sufren de estrés oxidativo, producido por el aumento de los radicales libres (moléculas de oxígeno con carga eléctrica).

Estas moléculas de oxígeno con carga eléctrica se conocen como radicales libres y tienen el potencial de causar daños en el ADN celular. Con el tiempo, el daño puede ser irreversible y conducir a alguna enfermedad.

La oxidación es un proceso natural y una dieta rica en antioxidantes es necesaria para mantener bajos niveles de radicales libres en nuestro cuerpo y seguir teniendo una buena salud.

A medida que envejecemos, las defensas naturales del cuerpo contra la oxidación, se vuelven menos eficaces. Es por eso que los investigadores creen que un alto nivel de antioxidantes en la dieta puede prevenir muchas enfermedades relacionadas con la edad.

Puedes leer también: Radicales libres, los responsables del envejecimiento

Algunos de los factores que pueden aumentar la producción de radicales libres son:

  • Fumar.
  • Beber.
  • Tomar el sol.
  • La contaminación.
  • Infecciones.
  • La exposición a sustancias tóxicas.
  • Radiación.

Beneficios de los antioxidantes para la salud

Los antioxidantes benefician nuestra salud limpiando los radicales libres de nuestro torrente sanguíneo. Algunos estudios han demostrado que pueden llegar a reducir los signos de envejecimiento, minimizando las arrugas y la preservación de la textura de la piel.

Aunque los antioxidantes no son probados para tratar cualquier condición, hay investigaciones que han demostrado que también han resultado efectivos en la prevención de algunas enfermedades degenerativas relacionadas con la edad:

  • Cáncer.
  • La enfermedad cardiovascular.
  • El deterioro cognitivo.
  • Disfunción inmune.
  • Las cataratas.
  • Degeneración muscular.
  • Alzheimer.

Sin embargo, hay que tener en cuenta que cada persona reacciona de diferente manera y los antioxidantes no siempre resultan ser efectivos.

No te olvides de ver: El tabaco aumenta el riesgo de sufrir enfermedades degenerativas: ¡Evítalo!

Diferentes antioxidantes benefician distintas partes del cuerpo:

  • Beta caroteno: se encuentra en las zanahorias y puede ayudar a mantener la salud ocular.
  • Licopeno: presente en el tomate, contribuye a la salud de la próstata.
  • Los flavonoides: encontrados en el té, el cacao y el chocolate son buenos para el corazón.
  • Las proantocianidinas: están en los arándanos y las manzanas, pueden ayudar en el mantenimiento de las vías urinarias.

Con el fin de asegurar que obtienes la suficiente cantidad de antioxidantes en tu dieta diaria se recomienda comer una dieta variada, con al menos cinco porciones de frutas y verduras por día y de entre seis a once porciones de granos, incluyendo por lo menos tres porciones de granos enteros.