Cómo bajar de peso cuando se sufre de hipotiroidismo - Mejor con Salud

Cómo bajar de peso cuando se sufre de hipotiroidismo

Debemos evitar aquellos alimentos que dificulten la absorción de yodo y primar el consumo de aquellos ricos en fibra, que reducen el apetito y apoyan la función metabólica

El hipotiroidismo es uno de los trastornos que afectan la glándula tiroidea, responsable del metabolismo y de segregar varias hormonas importantes para el funcionamiento del cuerpo.

Esta condición se produce cuando no se segrega suficiente hormona tiroidea, lo que produce una disminución en el ritmo del metabolismo y, por ende, mayores dificultades para mantener un peso adecuado y estable.

En la mayoría de los casos afecta a las mujeres, sobre todo a partir de los 50 años; no obstante, también se puede presentar en edades jóvenes y algunos hombres pueden desarrollarla.

La causa más común de esta enfermedad es la inflamación que deteriora las células de la glándula tiroides. Así mismo, puede tener origen en una respuesta del sistema inmunológico, infecciones virales o el embarazo.

Muchos de los diagnosticados piensan que solo les queda resignarse a aumentar de peso y sufrir otros cambios en su salud; sin embargo, está demostrado que adoptando hábitos de vida saludables se pueden contrarrestar los efectos negativos para impedir que disminuya la calidad de vida.

En esta ocasión queremos compartir los consejos claves para bajar de peso cuando se padece esta afección.

Mejorar la alimentación

Tras ser diagnosticados con hipotiroidismo hay que modificar sí o sí la alimentación. Esta será la clave principal para no ganar kilos y tratar de mantener el peso lo más estable posible.

La dieta debe ser muy baja en grasas y se deben incluir alimentos ricos en yodo, un nutriente que disminuye debido a este problema.

Te recomendamos leer: 8 alimentos ricos en yodo para mejorar la salud de la glándula tiroidea

Elegir grasas saludables

Grasas saludables en una tabla

No se trata de suprimir por completo las grasas de la dieta, sino de elegir aquellas que son saludables y fáciles de metabolizar.

Algunas son:

  • Carnes magras.
  • Pescados blancos.
  • Aceite de oliva.
  • Aceite de coco.
  • Semillas.

Consumir harina integral

Todos los alimentos que contengan harinas refinadas se tendrán que remplazar por harina integral. Es mucho más saludable y evita la acumulación de grasa y el aumento del azúcar en la sangre.

Incrementar el consumo de agua

Mujer bebiendo agua

El consumo diario de agua es determinante para evitar la deshidratación y favorecer la expulsión de los desechos.

No se debe remplazar con bebidas comerciales de ningún tipo y, en lo posible, debe ser 100% natural.

Preparar cenas ligeras

Comer antes de ir a dormir no es una buena idea, menos aún si se trata de alimentos de difícil digestión.

Lo mejor es cocinar algo ligero, bajo en grasas y proteínas, y comerlo entre dos y tres horas antes de ir a dormir.

Tomar té verde

El té verde es una de las bebidas sanas que todas las personas con hipotiroidismo pueden tomar. Es rico en antioxidantes y tiene cualidades quemagrasas que favorecen la pérdida de peso.

Su ligero efecto laxante previene el tránsito intestinal lento y por sus cualidades energizantes es apropiado para aliviar la fatiga y mejorar el rendimiento físico.

Evitar algunos alimentos

Brocoli

Hay determinados alimentos que es mejor empezar a evitar porque contienen bociógenos, es decir, una sustancia que inhibe la absorción de yodo e influye en el mal funcionamiento de la glándula.

Estos incluyen:

  • Coles de Bruselas, coliflor o brócoli.
  • Rábanos.
  • Apio.
  • Maíz.
  • Soja.
  • Cacahuetes.
  • Aguacate.
  • Naranja.
  • Melón.
  • Higo.
  • Trigo.

Comer más fibra

Los alimentos ricos en fibra son esenciales para todas las personas que luchan contra esta condición. Esta apoya la función digestiva y promueve el movimiento intestinal para evitar el estreñimiento y la inflamación.

Además, está comprobado que la fibra reduce el apetito y desempeña un papel importante en la función metabólica.

Ver también: Calabacín: fibra natural y sin calorías, un aliado para tu figura

Hacer ejercicio de forma frecuente

Mujer haciendo ejercicio

Para complementar los efectos de la dieta y lograr adelgazar, es esencial adoptar una rutina de ejercicios diaria que dure, como mínimo, 40 minutos.

En algunos casos las personas disminuyen su rendimiento físico, pero eso no quiere decir que no puedan ejercitarse.

Un plan de actividades físicas de bajo impacto suele generar efectos positivos en este tipo de pacientes.

Algunos ejercicios buenos son:

  • Caminar a paso rápido.
  • Correr o trotar.
  • Montar en bicicleta.
  • Nadar.
  • Levantar pesas.

Evitar los ayunos

Muchas personas creen que ayunar es una forma fácil de reducir la ingesta diaria de calorías; sin embargo, pensar esto es un completo error, ya que cada mañana el cuerpo necesita recargarse de energía para funcionar durante la jornada.

Ignorar la primer comida del día ralentiza aún más el metabolismo y aumenta la sensación de hambre en horas posteriores.

La motivación desempeña un rol fundamental para no dejar que los problemas tiroideos conlleven a aumentar de peso. Este factor, junto con la disciplina, ayuda a mantener todos estos buenos hábitos para no dejar que tome ventaja.