Cómo calentar el hogar sin encender la calefacción

Yamila Papa Pintor · 9 diciembre, 2019
Para calentar tu hogar no siempre es necesaro encender la calefacción. Hoy te compartimos algunas alternativas que pueden ser útiles y ahorran dinero.

Es verdad que una vivienda con la estufa encendida da sensación de calidez, de reunión o de refugio. Todo muy bonito hasta que nos toca pagar la cuenta. Lamentablemente, la casa no propaga calor por sus propios medios. Por ello debemos ayudar a calentar el hogar con diversos aparatos yhábitos de ahorro. Es decir que durante el invierno solo precisemos encender la calefacción algunas horas. Por supuesto, esto es viable en regiones donde el frío no es extremo.

¿Te gustaría aprender a calentar el hogar sin necesidad de encender la calefacción? En este artículo te contamos cómo hacerlo. ¡Te asombrará saber lo fácil que son estas técnicas!

También lee La contaminación del aire en los espacios interiores: un peligro para tu salud

Alternativas para calentar la casa

Consejos para calentar la casa

La clave, como indican en el colegio profesional de ambientólogos de Andalucía, reside en la energía solar. El sol está presente aún en el más crudo invierno y hasta en los días nublados. La energía solar es parte de las energías renovables, que aportan energía limpia, no contaminan y sus fuentes no se agotan.

Para calentar tu casa sin encender la chimenea o el brasero puedes seguir los siguientes consejos:

Ventilar la casa

Si, como lo has leído. El quid de la cuestión está en no sobrepasarse. Entre cinco y diez minutos al día es suficiente (todo depende del tamaño de las ventanas y de los ambientes).

¿Cuándo se debe ventilar? En los momentos de mayor incidencia solar, es decir, por la mañana o hasta el mediodía.

Dormir en los ambientes más soleados

Si tu habitación no recibe el calor del sol es poco probable que se mantenga caliente durante el invierno. Una buena idea es cambiar de lugar los ambientes y dormir en aquellos que cumplen con estos requisitos.

Dormir en los ambientes más soleados

Encerrar el frío

Cierra las puertas y las ventanas de ambientes que no se usan demasiado. Así podrás evitar que el calor conseguido desaparezca. Por ejemplo, si tienes una habitación de huéspedes y nadie se quedará a dormir allí, mantén la puerta cerrada. Genera espacios pequeños de calor según donde estés más.

También lee Remedios naturales para manos y pies fríos

Usar colores oscuros para pintar el exterior

Si puedes, pinta las paredes de afuera de colores oscuros, ya que estos absorben el calor (lo mismo sucede con la ropa negra). Si no te agrada mucho la idea, puedes combinar con un diseño que incluya tonos más claros.

Evitar las persianas y cortinas

Si no estás en casa para cuando el sol está en su máximo esplendor entonces opta por dejar las cortinas abiertas. De esta manera ingresará más calor.

Cuando anochezca, cierra todo para que la temperatura no descienda tan bruscamente. Recuerda que no siempre este proceso está ligado al momento del día sino a la orientación del hogar.

Evitar las persianas y cortinas

Poner material aislante en las paredes

Si las paredes de tu casa son huecas y puedes hacer algunas reformas esta opción es bastante viable. Sirve para mantener el calor tanto interno como externo.

En el caso de que las paredes sean macizas te convendrá revestirlas con fibra de celulosa. Las cañerías que pasen por la intemperie también deberían aislarse o envolverse para no perder agua caliente.

Usar cinta adhesiva

Si bien no queda muy bonito, es una idea asequible y que se puede retirar sin problemas cuando llega el verano o si debes mudarte del piso que alquilas.

Compra en una ferretería una cinta aislante y úsala para tapar todos los agujeros o fisuras en ventanas y puertas. No te olvides de las rendijas para evitar que el frío pase por cualquier sitio.

Poner aislantes en las ventanas

Se venden vidrios dobles e incluso triples que se instalan en las ventanas y aislan, tanto de temperatura como de sonidos. Si, en cambio, vas a cambiar las ventanas te conviene elegir marcos de madera en lugar de aluminio ya qu la madera se mantiene más cálida.

Poner aislantes en las ventanas

Plantar árboles

En la puerta de tu casa sería bueno que hubiera un árbol del tipo caducifolio, que durante el otoño e invierno no tiene hojas y en verano y primavera es bien frondoso.

De esta manera cuando hace frío deja pasar el sol a las ventanas y lo contrario cuando hace calor. A su vez, sirven para proteger del viento y de los ruidos de la calle.

También lee Cómo plantar ajos y cebollas en casa: ¡Muy fácil!

Poner alfombras

Si no eres muy amante de las que se pegan al suelo porque después en verano son un suplicio, no importa. Puedes colocar algunas movibles en los sitios donde más estés como, por ejemplo, la sala o el comedor.

También coloca una al lado de la cama para cuando te levantes.

Poner alfombras

Vestir más abrigado

Al calentar la casa, solemos estar adentro con una sola capa de ropa y la estufa encendida al máximo. ¿Qué tal si haces al revés? Por ejemplo, usar calcetines, una chaqueta o un pantalón más abrigado dentro de la casa, y ahorrar en la calefacción.

Cuando tengas que ir al baño a la noche, no camines descalzo. Vístete de forma tal que puedas moverte sin problemas y al mismo tiempo no requieras encender la estufa por más tiempo.

Por supuesto, en la cama debes colocar más cantidad de ropa, como una manta bien gruesa. Los materiales más recomendados son el polar y la franela. Cuando estés en el sofá mirando una película no dudes en usar algo para taparte.

Vestir más abrigado

Comer acorde a la época del año

Una sopa, un guiso, unas pastas y un té antes de dormir son solo algunas ideas de comidas que aumentarán la temperatura corporal y evitarán que enciendas la calefacción al máximo.