Cómo cambia tu cerebro cuando te conviertes en mamá

Antonella Grandinetti · 12 marzo, 2019
Convertirse en madre implica cambios físicos y emocionales, pero ¿también estructurales a nivel cerebral? Te lo contamos todo al respecto en este artículo.

La maternidad nos cambia de muchísimas maneras diferentes. Desde los primeros momentos del embarazo se suceden un sinfín de cambios físicos y emocionales que pueden percibirse en mayor o menor medida. Pero ¿sabías que también tu cerebro cambia cuando te conviertes en mamá?

Los investigadores de un estudio publicado en Nature Neuroscience han observado una reestructuración cerebral que comienza durante la gestación y continúa al menos durante los dos primeros años después del parto. Continúa leyendo para descubrir todo al respecto.

¿Tu cerebro cambia cuando te conviertes en mamá?

Cerebro en las manos
La plasticidad del cerebro de una mamá se asocia a una adaptación evolutiva.

Un equipo de investigación de la Universidad Autónoma de Barcelona realizó resonancias magnéticas cerebrales de mujeres durante y después de la gestación y descubrió una reducción del volumen de materia gris en regiones asociadas a las relaciones sociales.

Dicha disminución se detectó en todas las mujeres embarazadas estudiadas. El cambio se produjo de manera simétrica en el volumen de materia gris en las secciones de la corteza prefrontal y temporal y en la línea media cortical. Estas áreas son asociadas por los neurólogos con los procesos sociales.

Tras el parto, se realizaron nuevos escáneres mientras las madres observaban fotos de sus hijos y se continuó observando el mismo efecto. Cuando se practicaron estudios en futuros padres no se registró ningún cambio a nivel cerebral, por lo cual se concluyó que dichas modificaciones cerebrales serían estrictamente femeninas.

Quizá te interese: 6 mitos sobre la maternidad

Cambios del cerebro de la mamá

La investigación no ha encontrado diferencias entre mujeres que habían concebido de manera natural o a través de tratamientos de infertilidad. En ambos casos, las reducciones de sustancia gris eran similares.

Veamos a continuación de qué manera dicha disminución afecta o modifica el actuar de la nueva madre:

  • No se han encontrado cambios de memoria ni de otras funciones intelecturales.
  • La pérdida de materia gris no se asocia a un déficit cognitivo.
  • La plastilidad cerebral de la madre tendría un fin evolutivo. Así, la nueva mamá respondería de forma más eficiente a las necesidades del bebé.
  • Gracias a esa reducción de sustancia gris, la madre sería más sensible al estado emocional de su hijo y a detectar posibles amenazas.

Creemos que la reducción se debe a un proceso similar a la poda sináptica que tiene lugar durante la adolescencia, donde se eliminan las sinapsis débiles para favorecer un procesamiento mental más maduro y eficiente“, ha concluido una de las integrantes del estudio, Susanna Carmona.

¿La nueva madre pierde la memoria?

Mujer con un post-it en la frente
Algunos estudios señalan una posible disminución de la memoria cuando te conviertes en madre.

Si bien el estudio presentado en el punto anterior no ha encontrado evidencias de la disminución de la memoria de las madres, una investigación de 2010 sugería que los cambios hormonales podrían llegar a tener una cierta influencia en la cognición.

Entre sus conclusiones, los especialistas arrojaron que la adaptación cerebral de la nueva madre podría llegar a generar una disminución del rendimiento de la memoria.

Por otra parte, una investigación llevada a cabo en Australia comparó la respuesta de la memoria de embarazadas y mujeres no embarazadas. En los resultados se observó un deterioro significativo en la medida naturalista de la memoria.

Según estos dos estudios, tu cerebro cambia cuando te conviertes en mamá. Esa plasticidad permite la adaptación a las nuevas circunstancias y una mayor respuesta empática necesaria para cuidar del bebé correctamente, aunque afectando, posiblemente, a la memoria.

No te pierdas: La soledad en la maternidad

Conclusiones

Tu cerebro cambia cuando te convierte en mamá, de eso no hay dudas. Sin embargo, no hay datos concluyentes que determinen de manera exacta cómo afectan esos cambios cerebrales a tu actuar diario. En resumen se cree que:

  • Aumentaría tu capacidad de empatía para permitirte comprender a tu hijo.
  • Se incrementaría tu capacidad de reconocer posibles amenazas y peligros.
  • Podría llegar a verse afectada tu memoria.
  • Se encenderían en tu cerebro las zonas asociadas con el amor, para generar esa relación simbiótica que permite el correcto desarrollo y protección del pequeño durante sus primeros años de vida.

La maternidad nos cambia de muchísimas maneras diferentes. No solamente deja marcas en nuestro cuerpo sino que, según parece, modifica nuestro cerebro para que podamos responder mejor a las necesidades de nuestros hijos.

Si bien los datos no son 100 % concluyentes. es necesario realizar nuevas investigaciones al respecto. Parece ser que tu cerebro cambia cuando te conviertes en mamá.

  • Elseline Hoekzema, Erika Barba-Müller, Cristina Pozzobon, Marisol Picado, Florencio Lucco, David García-García, Juan Carlos Soliva, Adolf Tobeña, Manuel Desco, Eveline Crone, Agustín Ballesteros, Susanna Carmona, Oscar Vilarroya. Pregnancy involves long-lasting changes in human brain structure. Nature Neuroscience. DOI: 10.1038/nn.4458
  • Scientific American. (2016). Pregnancy Causes Lasting Changes in a Woman's Brain. https://www.scientificamerican.com/article/pregnancy-causes-lasting-changes-in-a-womans-brain/
  • ScienceDirect. (2010). Giving birth to a new brain: Hormone exposures of pregnancy influence human memory. https://www.sciencedirect.com/science/article/pii/S0306453010000314 Rendell, P. G., & Henry, J. D. (2008). Prospective-memory functioning is affected during pregnancy and postpartum. Journal of Clinical and Experimental Neuropsychology, 30(8), 913–919. https://doi.org/10.1080/13803390701874379
  • Hoekzema, E., Barba-Müller, E., Pozzobon, C., Picado, M., Lucco, F., García-García, D., … Vilarroya, O. (2016). Pregnancy leads to long-lasting changes in human brain structure. Nature Neuroscience, 20, 287. Retrieved from https://doi.org/10.1038/nn.4458