Cómo celebrar las bodas de oro

Las bodas de oro suponen un momento muy importante en la vida de una pareja porque se cumplen los 50 años de matrimonio. ¿Cómo celebrar este maravilloso acontecimiento en la pareja?

Las bodas de oro son, sin duda, un momento muy especial que no todas las parejas tienen la suerte de poder disfrutar. Cincuenta años juntos es realmente toda una vida. Y la celebración debe estar a la altura de la circunstancia.

Los agasajados querrán recordar los momentos especiales que han vivido a lo largo de estos años como el día de su boda, el nacimiento de los hijos, etc. Debe ser una fiesta muy emotiva, llena de recuerdos, de nostalgia y de amor. La preparación de este evento puede ser, por sí misma, un bello momento para la familia.

A continuación, veremos algunas ideas sobre cómo celebrar las bodas de oro.

Las bodas de oro

La lista de invitados

Invitada a una boda aplaudiendo con una flor en el brazo
Los invitados deben formar parte del círculo más cercano de la pareja, siendo aquellos que recordarán anécdotas y momentos especiales.

Lo más probable es que después de cincuenta años de matrimonio una pareja haya formado una gran familia, con hijos, nietos e incluso, tal vez, bisnietos.

Todos los miembros de esta maravillosa familia serán por supuesto los primeros invitados a la celebración. Y puede que no sean pocos: el número puede ser impresionante si se suman las parejas de cada uno.

Seguramente también habrá otros familiares como hermanos, sobrinos, etc., así como algún que otro amigo especial que haya acompañado a la pareja en su recorrido. Con esta lista ya se tendrá más que suficientes invitados para que la fiesta sea todo un éxito. La idea es que los agasajados estén rodeados de sus seres más queridos.

Quizá te interese: Organizar una boda exprés: todo lo que debes saber

El lugar

Dependiendo del número de invitados, la celebración de las bodas de oro puede hacerse en muchos lugares. Si no son muchos, se puede incluso hacer en un restaurante especial y disfrutar de una hermosa velada rodeados del círculo más íntimo.

Cuando la pareja o algún miembro de la familia tiene una casa lo suficientemente grande, por ejemplo con un patio, se puede también contratar un servicio de catering y organizar la celebración en el espacio propio.

Para celebraciones un poco más grandes también está la opción de los salones de bodas. Estos lugares ofrecen el servicio completo para este tipo de ocasiones. No habrá que preocuparse por nada, bastará con elegir el menú y acordar algunos detalles pero ellos se encargarán de todo.

La renovación de los votos

Pareja mayor abrazándose
Las bodas de oro son un momento ideal para renovar los votos de matrimonio y realizar una nueva boda.

Muchas parejas, cuando celebran sus bodas de oro, deciden renovar sus votos, es decir, volver a casarse. A menudo lo hacen con una ceremonia religiosa convencional. Pero también se puede optar por una renovación de votos más íntima en la que alguna persona cercana oficie la ceremonia.

Los trajes que usarán los novios para esta ceremonia también deben ser muy especiales. Puede ser muy emotivo, si se conservan los trajes de la primera boda, volver a utilizarlos haciendo, por supuesto, las reparaciones del caso.

Tal vez sea buena idea utilizar algunos accesorios del look que usaron aquel día, como por ejemplo unos gemelos en el caso del hombre o alguna joya en el caso de la mujer.

La renovación de votos también puede ser una buena ocasión para renovar las alianzas. Actualmente existen una gran cantidad de modelos de alianzas que pueden complementar el primer anillo que se pusieron en el dedo hace cincuenta años.

Quizá te interese: Cómo debes maquillarte segun el plan que tengas

Los recuerdos de la vida en común

Los recuerdos de estos cincuenta años de vida en común son, sin duda, la parte más emotiva de la celebración de las bodas de oro. Los hijos de la pareja o algún familiar cercano deberán encargarse de recopilar la mayor cantidad posible de información y de recuerdos como fotografías, vídeos, cartas, etc. para mostrarlas durante la fiesta.

Es posible que algunos de los invitados tengan recuerdos de anécdotas relacionadas con la pareja que quieran compartir durante la celebración. Estos momentos llenos de nostalgia y amor suelen ser inolvidables. Además, para recordar ese momento tan especial, es importante contratar un buen fotógrafo que pueda documentar el evento.

Una segunda luna de miel tras las bodas de oro

Pareja mayor con bicis en la playa
Tras la celebración, la pareja puede optar por hacer una segunda luna de miel y volver a recordar sus mejores momentos con un viaje.

Finalmente, después de la fiesta para celebrar las bodas de oro, la pareja puede optar por realizar un pequeño viaje. Sería una especie de segunda luna de miel. Muchos matrimonios deciden volver al mismo lugar al que fueron de luna de miel la primera vez.

Sin embargo, dependiendo del destino, esto no siempre es posible debido a la edad y a posibles complicaciones ligadas a la distancia u otras dificultades. Lo importante es elegir un lugar especial que a los dos cónyuges les guste mucho y donde se sientan cómodos, relajados y felices.

  • EL MATRIMONIO DE LOS DIVORCIADOS DE PRECEDENTE MATRIMONIO CIVIL. (n.d.). Retrieved from https://www.diocesisoa.org/documentos/ficheros/matrimonio-divorciados-civil_552.pdf
  • García Díez, P. (2014). La organización de eventos. El banquete de bodas. Segovia: Universidad de Valladolid. Campus público María Zambrano. Retrieved from https://uvadoc.uva.es/bitstream/10324/5999/1/TFG-N.93.pdf