Cómo combatir dolores musculares de manera natural - Mejor con Salud

Cómo combatir dolores musculares de manera natural

Aparecen por un esfuerzo, por hacer actividad física o por dormir mal. Lo cierto es que todo el mundo, al menos una vez al año sufre de grandes dolores en algún grupo de músculos. Si esto te ocurre seguido, debes empezar a prestar atención a los movimientos que haces mal. Lee el siguiente artículo para aprender cómo combatir dolores musculares de manera natural.

Causas de los dolores musculares

Es interesante saber por qué duelen los músculos. Bien, las razones pueden ser variadas, pero las más frecuentes son: el ejercicio físico, los malos movimientos, los esfuerzos y dormir mal. Los músculos siempre se encuentran en cierto grado de contracción (tono muscular) y para mantener esta postura se requiere de energía, la cuál se obtiene mediante el ATP, una molécula.

musculos3

Para poder producir el ATP, los músculos recurren a la respiración aeróbica, que usa oxígeno y glucosa. Desechan luego dióxido de carbono y agua. Cuánto más contraemos los músculos, más ATP necesitamos. Si no hay suficiente oxígeno, la mezcla se prepara de manera deficiente (con más glucosa) y eso da como resultado el ácido láctico. Este último es el causante del dolor, básicamente.

Pero esta teoría es cada vez más débil, debido a ciertas investigaciones. En la actualidad se cree que el dolor muscular es producto de las microlesiones que se producen al hacer ejercicio o movimientos particulares, hasta que el sistema nervioso lo va reparando. Esta teoría se sustenta en el hecho de que cuando te duele un músculo también hay molestias en las coyunturas cercanas, donde están los nódulos linfáticos. Para purificar el cuerpo se necesita descanso y drenaje linfático.

Desgarro muscular

Remedios naturales para los dolores musculares

En el mercado existen diferentes desinflamantes y analgésicos con la capacidad de calmar el dolor en cuestión de minutos (u horas), sin embargo, es preferible evitar recurrir a productos químicos y de laboratorio que no sólo sobrecargan el hígado con tóxicos sino que además se vuelven una “adicción”. Cada vez es necesaria una dosis mayor para conseguir el efecto deseado. Afortunadamente, tenemos a disposición una gran cantidad de remedios y recetas caseras para el dolor muscular que no dañan el organismo y permiten recuperarnos prontamente.

Frío

Durante las primeras 72 horas luego del mal movimiento o del ejercicio es cuando la inflamación está en su punto máximo. En ese momento, puedes realizar inmersiones con agua fría o colocar hielo en la zona afectada. Esto hará que se adormezcan los nervios y se produzca una vasoconstricción que reducirá la inflamación. Ten preparada una bolsa con hielo en el congelador para cuando regresas de entrenar o si tienes un empleo que requiere que cargues cosas muy pesadas.

Vitamina B

Todo el complejo B de vitaminas, pero sobre todo B1, B6 y B12 sirven para influenciar al sistema nervioso y reducir el malestar que produce una lesión muscular. Los alimentos que más ofrecen estas vitaminas son el arroz integral, la levadura de cerveza, las algas marinas, las espinacas, los pimientos, el germen de trigo, el hígado y las semillas de girasol.

Dieta

Es recomendable llevar una dieta equilibrada y no consumir los alimentos que puedan “beneficiar” a la inflamación, como es la sal, las bebidas alcohólicas, la carne roja y el azúcar. Prefiere agua o zumos naturales para beber, vegetales para comer y sal marina o especias para condimentar.

Agua caliente

Esto es para después de las primeras 72 horas desde que comenzó el dolor y si todavía continúa. Esto permite al músculo relajarse, aumentar la irrigación sanguínea, dar sensación de bienestar y destensarse. Realiza baños de inmersión, en lo posible con sales minerales o hierbas aromáticas.

baño

Ejercicio

Un error muy frecuente es dejar de hacer ejercicio porque un músculo duele. Si la molestia no te prohíbe moverte, entonces, vuelve al entrenamiento o hacer las actividades que han provocado los dolores. Esto acelerará la recuperación. Si no te animas a levantar peso de nuevo, al menos realiza una caminata moderada.

Aceites

Realizar masajes con aceites esenciales como de romero, pino y eucalipto es excelente para relajar la lesión y dormir mejor. La idea es que el movimiento con el aceite produzcan calor. El mejor momento para esta técnica es por la noche, antes de dormir. Aplica una venda o una prenda que abrigue y duerme con ella.

Aceites-esenciales

Elongación

Muchas veces, los dolores musculares aparecen porque la contracción del músculo no se termina de relajar. Por ello, al terminar de entrenar o hacer ejercicio, no dudes en estirar y masajear la zona que duele o que sabes que va a doler en las siguientes horas.

Hierbas

Las hierbas pueden ayudarte a calmar el dolor muscular. Las más aconsejables son la lavanda, el romero y el laurel. En el primer caso se debe aplicar de manera externa el aceite esencial. El segundo se puede disfrutar del aceite esencial pero también consumir como infusión y el tercero, con un té que se aplica en la zona adolorida como si fuera un cataplasma.

Hierbas-aromatica

Aloe vera

Aplica la pulpa de un tallo de aloe vera en el área que te duela, varias veces al día, dejando que la piel lo absorba por completo. Tapa con una gasa o paño y desinflamará rápidamente. Si no tienes un aloe vera en casa, no dudes en conseguirlo. Mientras tanto, usa una crema que lo contenga entre sus ingredientes.

Jengibre

Otro de los elementos que siempre está presente en los diferentes tratamientos caseros. Sus enzimas inhiben el dolor y reducen la inflamación. Consume un té con dos gramos de raíz de jengibre rallado, en tres tomas diarias.

El-jengibre-y-sus-beneficios