¿Cómo combatir el cáncer de matriz?

Elena Martínez Blasco·
24 Julio, 2020
El cáncer de matriz es una enfermedad que afecta principalmente a mujeres postmenopáusicas. Las terapias de reemplazo hormonal aplicadas a algunas de estas mujeres pueden propiciar su aparición.
 

El cáncer de matriz se desarrolla cuando existen células cancerígenas en el útero, capaces de dividirse e invadir los tejidos adyacentes.

El cáncer de matriz

El cáncer es una enfermedad que se caracteriza por la aparición de células anormales que poseen un crecimiento incontrolado. La alta proliferación de estas células cancerígenas conlleva la aparición de tumores.

Una de las características del cáncer es que las células tumorales son capaces de dividirse y colonizar otros tejidos, apareciendo lo que se conoce como metástasis.

No obstante, la denominación de los distintos tipos de cáncer se da en función del órgano donde se originó dicho cáncer. Así, en el caso del cáncer de matriz, el órgano afectado es el útero.

El tipo de cáncer de matriz más común es el cáncer de endometrio, que afecta a la capa de revestimiento que recubre el útero. Suele darse tras la menopausia y afecta en mayor medida a aquellas mujeres que presenten obesidad.

 

Además, las terapias de reemplazo hormonal, que utilizan altas dosis de estrógenos sintéticos, pueden promover la aparición de dicho cáncer.

El éxito del tratamiento del cáncer de matriz depende en gran medida de la etapa en la que se haya detectado la afección. De esta forma, cuanto antes se detecte, más eficaz será su tratamiento.

Grupos de riesgo

Existen ciertos factores de riesgo que están relacionados con la aparición de cáncer de matriz:

·         Tener más de 50 años. El cáncer de matriz raramente se da en mujeres menores de 40 años, pues suele aparecer tras la menopausia.

·         La obesidad. El exceso de peso es un importante factor de riesgo para el desarrollo del cáncer de matriz.

·         La diabetes.

·         Ser estéril o no haber tenido hijos.

·         Tener la primera menstruación a edad muy temprana.

·         Tratamientos hormonales con dosis elevadas de estrógenos o progesterona.

·         El tratamiento con tamoxifeno. El tamoxifeno es un fármaco muy empleado en la quimioterapia para el cáncer de mama, y está comprobado que es un factor de riesgo para el desarrollo del cáncer de matriz.

 

No obstante, se debe tener en cuenta que aunque estas características se dan con mayor frecuencia en los casos de mujeres con cáncer de matriz, también existen casos en los que se desarrolla dicho cáncer sin darse ninguna de las anteriores situaciones.

Síntomas del cáncer de matriz

El síntoma más frecuente de este cáncer es el sangrado vaginal anormal. Este sangrado se puede dar entre periodos (sangrado intermenstrual) o bien un sangrado vaginal después de la menopausia.

Especialmente en el caso de mujeres mayores postmenopáusicas que experimentan un sangrado vaginal, se debe realizar una consulta ginecológica, pues este evento puede ser una manifestación temprana de la enfermedad.

Es de vital importancia prestar atención a este tipo de síntomas, pues pueden ayudar a una prevención precoz de la enfermedad, aspecto crucial que determina el éxito del tratamiento.

Posibles tratamientos

Existen diferentes opciones de tratamiento para las pacientes con cáncer de matriz. En función del estadio de la enfermedad se valorarán unas opciones u otras. Además, actualmente se están investigando y poniendo en marcha nuevas opciones de tratamiento.

 

Entre los posibles tratamientos a aplicar se encuentran:

Cirugía

Dentro de las posibles cirugías, se puede valorar la opción de realizar una histerectomía total, en la cual se extrae la totalidad del útero e incluso otros órganos de la zona. Esta opción suele ser la elegida en los casos avanzados, en los que el cáncer está muy extendido.

Otras opciones menos agresivas pasarían por extraer únicamente el tejido o la zona donde se encuentre el cáncer. Así, se pueden extraer los ovarios, el cuello uterino o el útero, por ejemplo.

Radioterapia

En este tipo de tratamiento se utiliza una radiación de alta energía para destruir las células cancerígenas. Se puede aplicar una radioterapia externa, en la que la radiación es emitida por una máquina fuera del cuerpo, o una radioterapia interna, en la que se utilizan instrumentos que se colocan en la zona afectada y emiten radiación directamente sobre el cáncer.

 

Quimioterapia

En la quimioterapia se utilizan una gran variedad de fármacos destinados a destruir e impedir el crecimiento de las células tumorales. Puede administrarse una quimioterapia sistémica, ya sea por vía oral o inyectada, que llega a todo el organismo, o una quimioterapia regional, administrada directamente en una cavidad corporal.

 

https://mejorconsalud.com/7-senales-de-advertencia-de-cancer-de-cuello-uterino/

https://mejorconsalud.com/3-razones-para-hacerse-un-papanicolaou-o-citologia-vaginal/

  • World Health Organization. (2013). Comprehensive cervical cancer prevention and control : a healthier future for girls and women. World Health Organisation. https://doi.org/ISBN 978 92 4 150514 7
  • Akin, O., Mironov, S., Pandit-Taskar, N., & Hann, L. E. (2007). Imaging of Uterine Cancer. Radiologic Clinics of North America. https://doi.org/10.1016/j.rcl.2006.10.009
  • Echt, G., Jepson, J., Steel, J., Langholz, B., Luxton, G., Hernandez, W., … Petrovich, Z. (1990). Treatment of uterine sarcomas. Cancer. https://doi.org/10.1002/1097-0142(19900701)66:1<35::AID-CNCR2820660108>3.0.CO;2-V