¿Cómo combatir el reflujo gástrico?

Para evitar la acidez nocturna es muy importante que hagamos una cena ligera y esperemos, al menos, dos o tres horas antes de irnos a la cama

El reflujo gástrico ocurre cuando los ácidos del estómago suben al esófago provocando una sensación de quemadura, ardor y dolor, haciendo sentir deseos de vomitar.

Este problema por lo general es tratado con medicamentos, pero existen muchos tratamientos naturales para esta dolencia que pueden ser útiles y efectivos para combatir los síntomas y acabar con el problema del reflujo para siempre.

¿Qué podemos tomar para la acidez?

Para acabar de plano con la acidez que causa el reflujo gástrico debemos cambiar los hábitos alimenticios. Al mismo tiempo debemos evitar algunas comidas que pueden producir o aumentar la acidez estomacal.

A continuación vamos a conocer algunos remedios caseros que nos pueden ayudar a aliviar un poco el reflujo. No obstante, actúan como antiácidos naturales, pero no nos van a curar la afección de manera definitiva.

Remedios antiácidos

  • En diez mililitros de agua hervida agregamos dos cucharadas de vinagre de manzana y lo bebemos tres veces por día.
  • También se puede conseguir el extracto de raíz de regaliz y se toman 600 miligramos al día.
  • De igual manera puede ser muy útil el jugo de áloe vera antes de las comidas o un vaso de jugo de zanahoria.
  • De igual forma puede ser muy bueno masticar chicle después de cada comida.
  • Las infusiones de la manzanilla, cardo de leche, bálsamo de limón o la planta ibéride pueden ser también de mucha utilidad para tratar este problema de salud.
  • El jugo de patata cruda combinado con aceite de oliva virgen extra es un antiácido muy efectivo. También previene las úlceras estomacales.

Debemos vigilar con el bicarbonato de sodio. Aunque es un antiácido, no podemos consumirlo en exceso. Con el paso del tiempo podría alterar el pH ácido del estómago y predisponernos a sufrir enfermedades graves.

Aloe vera para el reflujo gástrico

¡Cambia los hábitos alimenticios!

Para evitar este malestar debemos tratar de cambiar los hábitos y mejorar nuestra alimentación. De este modo sí podemos poner fin al reflujo gástrico de manera definitiva.

Estos cambios no serán nada fáciles de seguir y mantener. No obstante, si hacemos el esfuerzo valdrá la pena y nos libraremos del reflujo.

  • Primero que todo debemos darnos cuenta y saber qué alimento es el que nos produce acidez; al descubrir que comida es debemos eliminarla por completo de nuestra dieta.
  • Lo siguiente que debemos hacer es masticar muy bien todo lo que estemos comiendo, además de hacerlo con lentitud y con toda la tranquilidad que se pueda.
  • El estrés es el mayor causante de la acidez.
  • Algo que también puede ser de gran ayuda es comer en pocas cantidades varias veces al día.
  • Por último, o debes acostarte con el estómago lleno. Debes esperar por lo menos tres horas después de comer para irte a la cama.
  • Tampoco debes realizar ejercicios acabando de comer. Será prudente esperar unas dos horas para hacerlo.
Comer sin estrés para combatir el reflujo gástrico

La dieta adecuada para el reflujo gástrico

Alimentos que no se pueden consumir

  • Nos referimos aquí a los alimentos ácidos como son: todos los cítricos, el chocolate, las frituras, las grasas, el café, el ajo, los tomates y la menta.

Estos deben eliminarse por completo de tu dieta diaria, ya que pueden aumentar la acidez estomacal y producirte muchas molestias. Si lo haces notarás la mejoría en poco tiempo.

¿Qué alimentos puedo comer con más frecuencia?

  • Las manzanas verdes, el jengibre, la albahaca, las uvas, toda clase de té de hierbas; también pueden ser muy útiles los alimentos crudos, alimentos probióticos y la sal marina.

Recuerda también que para mejorar este problema lo ideal es dejar de fumar y de beber alcohol. Trata de mantener tu peso corporal estable, duerme un poco inclinado y recostado sobre el lado izquierdo. Seguramente podrás calmar de esta forma la fastidiosa acidez y el reflujo gástrico.

Imagen cortesía de Andrés Santamaría