Cómo combatir la alergia al sol

Es importante que utilicemos un factor de protección adecuado y que evitemos aquellos elementos que puedan empeorar la condición, como son perfumes o cosméticos al exponernos al sol

La conocida como alergia al sol es una fotodermatosis. Este término engloba  reacciones anormales de nuestra piel  frente al sol, que se producen en personas especialmente sensibles a la luz. Las lesiones, en general dolorosas, son diversas y entre ellas destacan:

  • Enrojecimientos.
  • Placas.
  • Úlceras.

Es importante saber que no es una auténtica alergia ya que solo presenta algunos síntomas propios de la misma y que suele nombrarse como“erupción polimórfica lumínica”.

Esta alteración de la piel debe distinguirse de las quemaduras solares.  Las principales diferencias son las siguientes:

  • Una quemadura solar es una reacción normal de la piel frente a la exposición excesiva al sol.Pero la alergia al sol,como hemos mencionado, es una reacción anormal.
  • En la alergia al sol no es necesario que la exposición solar sea excesiva, de hecho estas reacciones se producen con mayor frecuencia en primavera e inicios de verano, cuando las radiaciones ultravioletas aún no tienen los niveles máximos del verano.
  • Enlazando con la diferencia anterior, la alergia al sol puede producirse incluso con el uso de protectores solares de alto rango. Pero las quemaduras solares se evitan eficazmente con este tipo de medidas si se usan correctamente.

Las alergia al sol suele presentarse en edades tempranas o  adolescencia pudiendo ser una condición temporal o permanente, siendo esta segunda opción la más común.

Hay que destacar que las lesiones producidas por la erupción polimórfica lumínica pueden derivar en problemas graves de la piel, especialmente en casos crónicos por lo que siempre se debe contactar con un profesional médico.

En cualquier caso, en este artículo te ampliamos los conocimientos sobre esta alteración de la piel y te sugerimos una serie de remedios caseros para que puedas mejorar su curso.

Síntomas de la alergia al sol

Aunque todas las zonas de la piel se pueden ver afectadas,  las más expuestas al sol son las que más sufren, como la cara o las manos.

Los síntomas que se presentan son diversos:

Eritema

Enrojecimiento de la piel producido por la vasodilatación de vasos sanguíneos. En este caso sería por la exposición al sol junto con la reacción anormal del cuerpo de personas sensibles a la luz.

Pápulas

Una pápula es una lesión de pequeño tamaño (menos de medio centímetro) sobreelevada, en general redondeada y de bordes bien limitados.

Urticaria

Acompañando a las anteriores puede presentarse la urticaria. Una sensación intensa de picor acompañada de lesiones edematosas (como líquido dentro de la piel) que aparecen y desaparecen en pocas horas para luego cambiar de sitio.

Placas

Lesiones engrosadas de tamaño medio normalmente. Tienen  aspecto inflamatorio y sus tamaños oscilan entre 1  y 30 cm. Se dan en capas superficiales de la piel.

Úlceras

Este tipo de lesiones presentan mayor gravedad. Son profundas (afectan hasta las capas inferiores de la piel) y curan dejando cicatrices.

Causas

La causa de la alergia al sol como tal es desconocida, sin embargo hay varias hipótesis que podrían explicarla:

1.Rayos UVA y UVB

Se sabe que el 75% de los casos de alergia al sol son por la exposición a rayos UVA. El 10 %  se debería a los rayos UVB y el resto a una combinación de ambos.

2.Reacción inmunitaria

Una teoría propone que ante la exposición solar hay una reacción inmune provocada por receptores especialmente sensibles a la luz de nuestra piel. La reacción se manifiesta en forma de las lesiones mencionadas.

3.Aumento de radicales libres

Otra hipótesis explica que hay  un desequilibrio entre los oxidantes y  antioxidantes de la piel. Los últimos, que son perjudiciales para nuestra salud en muchos aspectos más que para la piel, aumentarían mucho con la exposición solar.

Esto determina que las células de la piel fabriquen gran cantidad de radicales libres, unas sustancias perjudiciales para célula.

Para eliminarlos se estimula el proceso de inflamación y esto desembocaría en los síntomas que hemos mencionado. Todo esto se produce mucho más rápido si además las personas son alergia al sol tiene deficiencia de vitaminas E, C  y/o A.

Diagnóstico

 Ante la aparición de cambios en la piel después de la exposición solar es necesario consultar con un profesional médico. A pesar de que hemos explicado cómo diferenciar la alergia al sol de una quemadura, estas últimas también requieren de tratamiento específico.

Por no hablar de que hay otros eventos que pueden alterar la piel de formas parecidas como las picaduras de insectos o las dermatitis alérgicas. Los tratamientos de cualquiera de estas alteraciones son completamente distintos a los de la alergia al sol.

Prevención y Tratamiento

Los fármacos más comúnmente recetados por los profesionales médicos son los que también se aplican en la alergia. Estos son los corticoides y antihistamínicos.

Estos medicamentos alivian los síntomas de la alergia al sol, sin embargo para erradicarla y evitar que se vuelva a producir lo mejor son una serie de medidas preventivas que nosotros mismos podemos realizar:

  • Evitar el agente causal (el sol) en la medida de lo posible.  Si es necesario exponerse usaremos sombreros, ropas y protectores solares adecuados.
  • Evitar el uso de perfumes, desodorantes y cosméticos al tomar el sol.
  • Consumir antioxidantes y aceite omega-3 resulta beneficioso para evitar los síntomas de la alergia al sol.

En algunos casos los especialistas médicos aconsejan como medida preventiva la fototerapia, que consiste en exponer al paciente progresivamente a los rayos solares. Se consigue con máquinas especializadas que regulan la cantidad de rayos UVA y UVB.

Esta medida no puede aplicarse sin el aparato especializado ni sin la supervisión del especialista por lo que no está incluida entre las medidas anteriores.

Remedios naturales para combatir la alergia al sol

Si  ya han aparecido los síntomas de la alergia al sol aquí te dejamos una serie de remedios naturales para aliviarla.

1. Aloe Vera

Aloe Vera alergia al sol

Prepararemos una crema de aloe vera con otros componentes beneficiosos para piel, necesitaremos:

  • 9 cucharadas soperas de pulpa de aloe vera (obtenida de la planta).
  • 15 gotas de esencia de geranio.
  • 15 gotas de esencia o zumo de limón
  • 3 cucharadas soperas de aceite natural, podemos elegir entre aceite de almendras, de jojoba o de germen de trigo según nuestro tipo de piel.

Se mezclan todos los ingredientes hasta obtener una mezcla cremosa. Al aplicarla reducirá las rojeces y desinflamará las zonas irritadas.

2. Pepino

Pepino alergia al sol

Necesitaremos un pepino fresco que licuaremos hasta obtener una consistencia fina que podamos aplicarnos con facilidad. Desinflamará las zonas y aliviará los picores o dolores de las lesiones. Es más eficaz si la aplicamos fría.

3. Patata cruda

Patata cruda

Para desinflamar y calmar la sensación de ardor podemos machacar una patata cruda y aplicárnosla en la cara. También es más eficaz si está fría.

4. Bicarbonato

Aliviar la sensibilidad dental con bicarbonato de sodio

Diluimos una taza de bicarbonato de sodio en un bol de agua.  La aplicaremos suavemente mientras nos duchamos. Con esto reduciremos la progresión de las lesiones.

5. Compresas de vinagre

Preparar tu propio vinagre de manzana

Se empapa un paño de algodón o una toallita en vinagre, se escurre y se aplica sobre la zona afectada. Es calmante y reducirá la rojez.

6. Leche de coco y yogur

Para la última mezcla necesitaremos una taza de leche de coco y otra de yogur, mezclaremos ambas y con cuidado aplicaremos sobre las zonas afectadas.

La alergia al sol es un problema de salud manifestado en las primeras etapas de la vida que requiere del diagnóstico y seguimiento por parte de un médico. Además se seguir el tratamiento que te recomienden puedes usar estas recetas para aliviar las molestias.

Beani, J.-C. (2008). Fotodermatosis. EMC - Dermatología. http://doi.org/10.1016/S1761-2896(08)70352-2 Hamman, J. H. (2008). Composition and applications of Aloe vera leaf gel. Molecules. http://doi.org/10.3390/molecules13081599 Duro Mota, E., Campillos Páez, M. T., & Causín Serrano, S. (2003). El Sol y los Filtros Solares. Revista de Medicina Familiar y Comunitaria. http://doi.org/10.4321/S1131-57682003000300005