Cómo combatir la flacidez en piernas y brazos

La flacidez puede aparecer por la edad o bien como consecuencia de la pérdida de peso o una alimentación deficiente. Los ejercicios físicos pueden ayudarte a recuperar tonicidad

Sin duda alguna, combatir la flacidez es una de las pesadillas más frecuentes de las mujeres y de algunos hombres.

Si bien, esta se ve más reflejada a partir de los 30 años; sin embargo, hay muchos factores que aceleran la aparición de la flacidez a edades más tempranas. Las zonas más frecuentes son:

  • Los brazos.
  • Las piernas.
  • El cuello.
  • Los párpados.
  • La comisura de los labios.

Conoce cómo combatir la flacidez en piernas y brazos en este artículo.

La flacidez aparece, básicamente, por la falta de movimiento o ejercicio en un músculo, lo que provoca un déficit en la tensión.

También puede presentarse flacidez en el tejido epidérmico, pera esta es más simple de tratar, ya que con algunos ejercicios específicos se revierte la situación.

Sin embargo, es preciso saber que la elasticidad de la piel y su recuperación es un proceso arduo, largo y que no depende sólo de los movimientos que se realicen.

Recomendaciones para combatir la flacidez

Existen algunos consejos, que puedes seguir al pie de la letra para prevenir la aparición temprana de la flacidez.

  • Evitar dietas adelgazantes demasiado drásticas: porque hacen desaparecer la grasa que sujeta la piel.
  • Evitar la exposición al sol en exceso: porque se forman radicales libres que debilitan las fibras de la dermis
  • No fumar
  • Mantener una alimentación saludable: dejando las grasas malas y comiendo más fibras
  • Seguir una rutina de ejercicios aeróbicos: al menos tres veces a la semana y de una hora cada sesión. Además de complementar con natación, caminata, bicicleta o trekking dos veces a la semana
  • Beber mucha agua

Te puede interesar: Flacidez vaginal y sus 4 causas

Brazo flacido

Cómo combatir la flacidez con remedios populares

Aloe vera para combatir la flacidez

  • Extrae la pulpa o gel de un tallo de aloe vera .
  • Frota con suavidad y de forma circular por la zona afectada.
  • Repite al menos una vez a la semana para una sensación “tensora” inmediata.

Higos y zumo de limón para combatir la flacidez

  • Extrae la pulpa de dos higos y añade el zumo de un limón.
  • Mezcla bien para obtener una pasta homogénea.
  • Aplica antes de dormir en las áreas con flacidez.
  • Deja actuar 20 minutos y luego remueve con agua fría.

Miel y clara de huevo para combatir la flacidez

  • Mezcla una cucharada de miel con la clara de un huevo.
  • Extiende con movimientos circulares y ascendentes en piernas o brazos.
  • Deja actuar 20 minutos antes de retirar con agua fría.

Zumo de manzana y melón para combatir la flacidez

  • Mezcla medio vaso de zumo de manzana y medio de melón.
  • Aplica mediante masajes y una leve presión en las partes del cuerpo donde sufres flacidez.
  • Repite dos veces a la semana para ver buenos resultados.

flacidez

Melón en rodajas para combatir la flacidez

  • Parte un melón pequeño en varias rodajas.
  • Extrae la pulpa y coloca en la licuadora con agua (125 ml) y el zumo de un limón.
  • Licúa y luego remoja una gasa, la cuál aplicarás en la parte “colgante” de los brazos.

Semillas de linaza para combatir la flacidez

  • Muele dos cucharadas de semillas de linaza o lino y mezcla con cuatro cucharadas de agua caliente, para formar una pasta.
  • Añade dos gotas de aceite esencial de ciprés.
  • Extiende sobre una tela, dobla por la mitad y coloca sobre la zona con flacidez.
  • Cubre con un plástico para que el proceso sea más simple.
  • Repite este tratamiento dos veces a la semana.

Algas kombu para combatir la flacidez

  • Hidrata un puñado de algas kombu en un vaso de agua durante tres horas.
  • Aplica con un masaje circular suave y ejerciendo una leve presión sobre las áreas con flacidez de tus piernas.

Ejercicios para eliminar la flacidez en los brazos

Esa cantidad de piel que parece que “sobra” en los brazos, se puede endurecer y eliminar con ejercicios. Muchos de ellos se pueden hacer en casa, es decir, no tienes que pagar e ir a una academia o gimnasio.

Flexiones

  • Realiza flexiones de brazos en el piso.
  • Que el único punto de apoyo y de mantenimiento del peso del cuerpo sean los brazos.
  • La forma puede variar mucho, siendo lo más común tumbarse en el piso y levantar todo el cuerpo sólo usando los brazos.
  • Si nunca lo has hecho antes, cruza las rodillas y apóyalas en el piso, así tendrás mayor estabilidad, harás menos esfuerzo y tu espalda sufrirá menos.

Que ejercicios combatir la flacidez después de la perdida de peso

Ejercicios con botella

  • Llena una botella vacía de agua o refresco con piedras, arena, agua o lo que tengas a disposición, para generar cierto peso.
  • Si puedes compra unas mancuernas en una tienda de productos de gimnasia.
  • De pie, separa un poco las piernas y sostén la pesa con la mano izquierda.
  • Levanta la mano para que quede recta encima de la cabeza, sujeta el codo con la mano derecha.
  • Sube y baja con la pesa por detrás de la nuca.
  • Repite diez veces, estirando bien el brazo y sin tocar la cabeza.
  • Cambia de mano y realiza dos series con cada una.

Ejercicios con pelota

  • Ponte de pie y con las piernas abiertas un ancho de caderas.
  • Toma una pelota de goma espuma y colócala entre la mano derecha y el lateral de la pierna de ese lado.
  • Realiza ciertas presiones con ritmo, apretando con la palma de la mano a la pierna.
  • Reitera 20 veces y cambia de lado.

Leer también: Alimentos para prevenir la flacidez

Ejercicios para eliminar la flacidez en las piernas

Son aquellos que, por regla general, permiten adelgazar también las diferentes zonas del cuerpo, por consiguiente, pueden tardar un poco más en “hacer efecto” que los de los brazos u otra zona del cuerpo.

Ejercicios generales

  • Por ejemplo, anda en bicicleta, usa el escalador, sube por las escaleras en vez de utilizar el elevador, salta la cuerda o sal a trotar o correr.
  • Repite al menos cuatro veces a la semana, una hora cada día.

Sentadillas

  • Otra buena manera de endurecer las piernas y los muslos es haciendo sentadillas.
  • Apoya la espalda contra la pared.
  • Suba y baje flexionando las rodillas.
  • También, puedes hacer zancadas con pesas en las manos.
  • En cualquier caso, realiza cuatro series de 12 repeticiones cada una.

Los ejercicios y la buena alimentación son clave fundamental para combatir la flacidez. Tomará un poco de tiempo lograr los objetivos, pero la persistencia será la clave del éxito.

  • Parra, N. S. L., Valencia, K. C., & Villamil, Á. C. (2012). Proceso de envejecimiento, ejercicio y fisioterapia. Revista Cubana de Salud Publica. https://doi.org/10.1590/S0864-34662012000400008
  • Jiménez, M. G., Martínez, P., Miró, E., & Sánchez, A. I. (2008). Bienestar psicológico y hábitos saludables: ¿Están asociados a la prática de ejercicio físico? International Journal of Clinical and Health Psychology. https://doi.org/10.1109/ICSICT.2010.5667623