Cómo combatir los calambres musculares rápidamente

Elena Martínez 19 agosto, 2015
El alcohol de romero tiene efectos antiinflamatorios inmediatos y facilita la circulación. Podemos prepararlo en casa y tenerlo siempre a mano para darnos un masaje para aliviar los calambres

Los calambres musculares pueden ser muy dolorosos y es importante conocer algunos remedios rápidos y naturales para aliviarlos de manera urgente, en especial para aquellas personas que los sufren a menudo.

Descubre en este artículo cuáles son estas soluciones eficaces para este tipo de espasmos repentinos.

Los calambres musculares

Este molesto problema es mucho más habitual de lo que creemos, ya que afecta a una de cada dos personas de más de 60 años de manera habitual, y a muchas personas de cualquier edad de manera esporádica.

El calambre aparece como consecuencia de la irritación de los nervios, lo cual provoca que el músculo se contraiga de manera continua. Este espasmo involuntario puede durar segundos o unos cuantos minutos.

Los-calambres-musculares

Pueden sufrirse en cualquier músculo del cuerpo, pero las zonas más frecuentes son las pantorrillas, los muslos, los pies y las manos.

Cuando suceden de manera crónica pueden deberse a diferentes motivos:

  • Deficiencia de minerales, en especial, de potasio, magnesio, hierro y calcio
  • Deficiencia de vitamina E
  • Pérdida excesiva de líquidos (sudoración, diarreas, etc.)
  • Estrés
  • Enfermedades como la artritis, la arterioesclerosis o la fibromialgia
  • Medicamentos diuréticos

En cambio, cuando los calambres son esporádicos suelen deberse a:

  • Falta de estiramientos musculares antes y después del ejercicio
  • Movimientos inusuales
  • Exposición a temperaturas frías

Te recomendamos leer: Calambres: ¿Por qué se producen y cómo tratarlos naturalmente?

Estiramiento

El músculo que sufre el calambre está en estado de contracción, por lo que el primer remedio es el de estirarlo. Si el calambre es, por ejemplo, en la pantorrilla, estiraremos totalmente la pierna, pondremos el pie en ángulo recto y apuntaremos con los dedos de los pies hacia nosotros, empujando con el talón hacia delante.

En cambio, si el calambre es en los dedos de los pies, los sujetaremos con la mano y los estiraremos hacia fuera.

Estiramiento

Masaje con aceite

Con un poco de aceite vegetal (de oliva, girasol, sésamo, coco o almendra), podemos masajearnos al momento y ejercer cierta presión la zona con el calambre. Es fundamental seguir el recorrido contrario al del dolor.

Lo más importante es generar calor local para combatir el enfriamiento relacionado con el calambre y facilitar la recuperación lo más rápido posible.

Esterilla eléctrica

Otro modo de aplicar calor de manera rápida consiste en tener a mano una esterilla eléctrica. Mientras se calienta iremos estirando el músculo y, una vez esté lista, la alternaremos con los masajes.

Cualquier objeto que dé calor puede ser otra opción válida, como una bolsa o una botella de agua caliente.

Alcohol de romero

Champú-de-romero

El alcohol de romero es un antiguo remedio que nos permite realizar un masaje sin tener que usar ningún aceite. Sus efectos antiinflamatorios y circulatorios son muy rápidos, por lo que es conveniente tenerlo siempre a mano como solución a los calambres.

También tiene la gran ventaja de que podemos comprarlo a un precio económico, o bien elaborarlo en casa siguiendo estos sencillos pasos:

  • Necesitamos un envase de cristal que podamos cerrar herméticamente.
  • Lo llenaremos de plantas frescas de romero, a ser posible recién recogidas. El mejor momento es cuando la planta está en flor.
  • Rellenaremos el recipiente con alcohol de 96 grados (de venta en farmacias).
  • Cerraremos el recipiente y lo dejaremos macerar durante 15 días en un lugar oscuro.
  • Cada día lo agitaremos durante unos instantes.
  • Pasado este tiempo, filtraremos el líquido y lo conservaremos en un envase de cristal oscuro y bien cerrado.

Ver también: Remedios con romero para mejorar la circulación

¿Cómo prevenirlos?

Si sufrimos calambres musculares al menos una vez por semana es importante que realicemos un tratamiento natural de prevención, ya que este problema estaría poniendo en evidencia algún otro desequilibrio orgánico.

  • El primer paso consiste en aumentar el consumo de alimentos ricos en magnesio y potasio, dos minerales presentes en las frutas y verduras como el tomate o el plátano. El cacao puro también es un excelente alimento medicinal.
  • También podemos acostumbrarnos a comer cada día una ensalada con frutos secos y semillas germinadas, un plato que nos aportará una gran cantidad de vitaminas y minerales.
  • Si los calambres son muy persistentes podemos optar por un suplemento de magnesio.
  • Para los calambres en las piernas nos acostumbraremos a darnos cada día una ducha con agua fría en la zona afectada.
  • La tintura de viburno es un remedio muy bueno para prevenir los calambres.
Te puede gustar