¿Cómo comer conscientemente?

Ekhiñe Graell·
24 Julio, 2020
Este artículo ha sido verificado y aprobado por la pedagoga en educación física y nutricionista Elisa Morales Lupayante al
10 Enero, 2019
A la hora de comer debemos desterrar de nuestra mente los conceptos de bueno y malo y eliminar la culpa por ingerir determinados alimentos. En lugar de ello, elegiremos comer otros.
 

Muchas veces, tendemos a comer muy deprisa, sin disfrutar ni saborear verdaderamente la comida. Por ello, queremos hablarte sobre la importancia de comer conscientemente.

Esta práctica es beneficiosa para estar saludable. Al dejar de lado los factores de estrés y focalizar tu atención en la comida, aprovecharás mucho más las opciones de los alimentos y disfrutarás la experiencia con todos tus sentidos. Se trata de que te liberes de preocupaciones y dediques ese tiempo a comer, nada más y nada menos.

Entonces, aprendamos a comer de manera que disfrutemos de los alimentos. Así, estaremos más concienciados de qué y cuánto comemos. 

Cómo comer conscientemente

1. Inhalar y exhalar

Cómo comer conscientemente: inhalar y exhalar

Un estudio llevado a cabo en la Universidad de Ciencias Médicas de Cienfuegos  (2005) revela la importancia de la respiración en diversos ámbitos vitales. De hecho, afirma que la respiración sosegada favorece estados de calma y tranquilidad. Por lo tanto, al estar tranquilos, disfrutaremos mejor de la comida en un ambiente relajado.

Por lo tanto, te recomendamos hacer 2 o 3 ciclos de 5 respiraciones profundas para empezar a relajarte y disfrutar más de la comida.

 

2. Dar gracias

Las zonas del cerebro que están asociadas con la gratitud y el bienestar no pueden funcionar cuando hay estrés. La buena noticia es que lo contrario también es cierto: si te centras en la gratitud, el estrés no puede hacerse cargo de la situación.

Si bien no hay evidencias que demuestren la importancia de dar las gracias, se sabe que las emociones y pensamientos positivos, vivir en paz, sin estrés ni ansiedad, mejora la calidad de vida, tal y como defienden los científicos en el artículo titulado El papel de las emociones positivas en el desarrollo de la Psicología Positiva. Por tanto, estaríamos frente a una situación como la descrita en el punto anterior cuando hablábamos de la respiración.

La gratitud detiene ciertos comportamientos, emociones y pensamientos negativos. Después de tus cinco respiraciones profundas, permítete un momento para dar las gracias, realizar una reflexión en silencio o una oración por la comida que vas a comer.

Visita este artículo: ser agradecido nos da felicidad

3. Toda la comida es buena

Cómo comer conscientemente: toda la comida es buena

Elimina lo “bueno” y lo “malo” de tu vocabulario de los alimentos. No se puede disfrutar completamente un trozo de pastel si estás diciéndote a ti mismo que es malo para ti.  Cuando se toman decisiones acerca de los alimentos que se van a consumir, intenta reemplazar el “debo” o el “no debería” por “elijo”.

 

Te recomendamos leer: Restringir alimentos no es la solución para una dieta

4. No repetir situaciones frustrantes

Cuando te encuentres comiendo sin pensar, con estrés, lo mejor es perdonarte a ti mismo y seguir adelante. Tendemos a recordar lo que hicimos mal, lo que ayuda a producir en nuestra mente mayor estrés. Por lo que en lugar de ponernos en contra de nosotros mismos, lo ideal es perdonarnos y procurar no repetir los mismos errores.

5. Disfrutar de lo que hay en tu plato

Cómo comer conscientemente: disfrutar de lo que hay en tu plato

Nunca comas cualquier cosa que no te gusta y realmente disfruta de todo lo que comes. Toma los cuatro primeros bocados de tu comida lentamente y pon toda la atención en la comida: disfruta los sabores y texturas para que puedas empezar a entender lo que se siente al comer.

En conclusión, comer conscientemente, viviendo el presente, saboreando y valorando los alimentos, alejado del estrés diario, de las preocupaciones, hará que valores mucho más el momento de la comida y aquellos alimentos que estás consumiendo.

 
  • Lodeiro, T. (2008). Consumir menos, vivir mejor. Ideas prácticas para un consumo más consciente. Txalaparta.
  • McDougall, J. A., & John, A. (2006). Digestive Tune-Up. Summertown Tennessee, Healthy Living Publications.
  • Powell, S. (2014). Alimentación consciente. EDITORIAL SIRIO SA.