Cómo condimentar comidas para dejar la sal

Sazona tus platos con aceite de oliva y zumo de limón, o añade hierbas aromáticas y especias para evitar el consumo de sal.

Existen diferentes alternativas que reemplazan el sodio al preparar los alimentos, ya se porque quieres comer más sano o porque el médico te ha prohibido el consumo de sal. Quizás tengas presión arterial elevada o retención de líquidos. Por eso, te traemos diferentes maneras de condimentar comidas para dejar la sal en el siguiente artículo. ¡Toma nota!

El contenido de sodio en los alimentos

El sodio es el encargado de controlar los niveles de agua en el cuerpo, de forma que, si consumimos mucho, hace que se elimine menos líquido a nivel renal y este líquido se puede acumular en diferentes zonas, como por ejemplo, los tobillos. Un adulto necesita 400 mg de sal en total para poder estar equilibrado.

Por lo tanto, el exceso de sodio en nuestra alimentación (no sólo la sal que le echas a la comida, sino también la que está incluida en ella) aumenta la presión arterial, al incrementar el volumen sanguíneo.

Las personas que tienen problemas de hipertensión deben dejar de lado la sal en la comida o bien, reducir su consumo. Los panificados (galletas, panes), los productos con muchos conservantes (enlatados, fiambres, embutidos) o prehechos (caldos concentrados, sopas instantáneas y salsas) son los que más cantidad de sal aportan al organismo. La buena noticia es que se pueden conseguir versiones sin sal o con sodio reducido, si es que los queremos consumir.

Cómo reducir el consumo de sal

Remedios caseros para la halitosis

Si ya estás acostumbrado a comer mucha sal y la echas sin darte cuenta cuando preparas la comida o al comer, quizá sea un poco más difícil dejarla de un día para el otro. Además, te será complicado sentirle el sabor verdadero a los platillos.

Pero es preciso que recuerdes que reducir la ingesta de sal puede evitarte muchos problemas y enfermedades. Lo interesante es que el gusto por la sal se adquiere con los hábitos, y por ende, también se puede reducir y hasta eliminar o cambiar por otras opciones. A medida que vas disminuyendo la cantidad de sal, la preferencia por lo salado se reducirá también.

Presta atención a algunos consejos para reducir el consumo de sodio:

  • Come alimentos más frescos, con poco aporte de sodio.
  • Reduce el uso de sal al preparar los alimentos.
  • Mejor que cada comensal añade la cantidad de sal que desee de manera individual.
  • No lleves el salero a la mesa para evitar la tentación.
  • Sazona con hierbas aromáticas y especias.
  • Cocina los alimentos al vapor sin añadir sal.
  • Lee bien las etiquetas de los alimentos preparados que compras.
  • Prefiere la sal marina o la sal de Himalaya (de color rosa).
  • Cuando hiervas las pastas por ejemplo, no añadas sal gruesa.
  • Preferible sazonar al principio de la cocción, para que con poca cantidad quede más salado.

Alternativas para dejar de consumir sal

1. Pimienta negra molida

Pimienta negra

No compres la que está procesada y embolsada. Es mejor que compres los granos y que luego, con un molinillo, condimentes la comida. Presta atención a las cantidades, ya que puede ser algo fuerte. El aroma y el sabor será delicioso y lo mejor de todo es que no vas a querer colocar sal.

Ver también: https://mejorconsalud.com/remedio-con-pimienta-negra-para-aliviar-los-dolores-musculares/

2. Salsa de soja

salsa de soja

Debes tener cuidado porque algunas marcas de salsa de soja son saladas. Es una buena manera para dejar de consumir sodio. Te sirve para condimentar muchos alimentos sobre todo el arroz o las pastas. Y además, puedes colocarla en la mesa para que cada comensal pueda servirse la cantidad necesaria. Unas gotas o un pequeño chorrito será suficiente, porque le cambiará bastante el sabor.

3. Cebolla en polvo

cebolla

No confundas con la sal de cebolla, un producto completamente diferente. La cebolla en polvo se puede comprar en varios mercados o hasta la puedes hacer tú. Ralla una cebolla y deja que se seque o bien córtala en cuadraditos. Ten mucho cuidado porque es un producto bastante concentrado.

Descubre https://mejorconsalud.com/sopa-de-cebolla-y-ajo-la-receta-para-aumentar-las-defensas/

4. Zumo de limón

No es apto para todo tipo de comidas y preparaciones ya que el sabor ácido del limón no le gusta a todo el mundo y no queda bien con cualquier comida. El zumo le aportará un sabor exótico a tus comidas. Sirve para condimentar varios platos, sobre todo con alimentos frescos, por ejemplo, ensaladas. También para pescados o pollo.

5. Ajo asado

Beneficios-del-jugo-de-ajo

Tienes que cortar unos dientes de ajo y luego asarlos o al horno o en la plancha. También los puedes picar y dejar en un frasco listos para usar. La idea es que le quites la humedad para que te duren más tiempo. El sabor salado del ajo no hará que necesites ponerle sal adicional.

Ver también: https://mejorconsalud.com/lo-ocurre-organismo-cuando-comes-6-dientes-ajo-asado/

6. Semillas de girasol

Trata de comprar las que no tienen sal añadida. Es ideal para darle sabor diferente a tus comidas. Además, al tener aceite en su composición, queda perfecto para las ensaladas. Añade zumo de limón y aceite de oliva y olvídate de la sal.

7. Mostaza

En lugar de ponerle sal a tus comidas, prueba un poco de mostaza. Si quieres puedes comprar las semillas o sino comprar la mostaza ya preparada, algunas con hierbas o especias.

No olvides leer: https://mejorconsalud.com/7-remedios-naturales-puedes-preparar-semillas-mostaza/

Condimentos e hierbas aromáticas

El listado es realmente muy extenso. Algunas de las opciones disponibles de condimentos para sustituir la sal son: azafrán, canela, clavo de olor, curry, jengibre, nuez moscada, albahaca, anís, cilantro, eneldo, estragón, hinojo, laurel, menta, orégano, perejil, romero, salvia y tomillo. Puedes hacer una receta multipropósito mezclando orégano en polvo, hojas de cilantro, pimentón en polvo, hojas de laurel y cebolla en polvo. Podrás usarla en cualquier preparación.

• Piskorz, D. (2011). Hipertensión arterial. Salud(i)Ciencia. https://doi.org/10.2319/111211-702.1. • Carlos Zehnder, B. (2010). Sodio, potasio e hipertensión arterial. Revista Médica Clínica Las Condes. https://doi.org/10.1016/S0716-8640(10)70566-6. • FDA. (2016). El sodio en su dieta. Hechos Sobre Alimentos. • Fernández, G. A. I., Morillo, L. J. H., & Rodríguez, I. E. R. (2009). Trastornos del sodio. Revista Ciencias de La Salud. https://doi.org/10.1016/j.medcli.2009.04.023.