Cómo consumir algas

Dado su alto contenido de minerales y minerales el consumo de algas puede ser muy beneficioso en el tratamiento de anemias y otros estados carenciales de nutrientes

Seguramente hayas leído alguna receta donde uno de sus ingredientes son las algas y te has preguntado, ¿cómo se consumen? ¿dónde se adquieren? ¿es preciso hervirlas? Entérate de todo esto y mucho más en este artículo.

Diferentes tipos de algas

Lo primero que has de saber sobre las algas es que se pueden dividir en tres grandes grupos: pardas, rojas y azules.

Las algas pardas

  • Nori: laver, sloke, ova marina y slake. Son ricas en proteínas del complejo A. Se pueden combinar con alimentos fritos.
  • Nishime Kombu: carweed, tangle y wrack. Aporta potasio y yodo, a su vez dan sabor dulce a las comidas.
  • Ito Wakame: se combinan con vegetales cocidos y ofrecen calcio, vitaminas B y C y potasio.
  • Hiziki: quedan muy bien con verdura de raíz como zanahorias o remolachas. Tienen grandes cantidades de potasio, calcio e hierro.
  • Arame: es de textura blanda y sabor ligero, rica en yodo y calcio.
  • Alaria: dabberlocks, murlins y wing keep. Estas son ricas en minerales y vitaminas y se usan para preparar sopas.

Las algas rojas 

  • Dulse: combinan a la perfección con cereales cocidos y aportan hierro, fósforo y potasio.
  • Agar-agar: shiro kanten. Es una especie de gelatina suave y muy nutritiva, sobre todo en fibras.
  • Carragaheen: musgo de Irlanda. Tiene grandes cantidades de hidratos de carbono complejos, así como calcio y potasio.

El grupo de las algas azules está compuesto por la Esprirulina, rica en aminoácidos y proteínas que se vende en forma de comprimidos o bien polvo para colocar en los cereales, el yogur, el zumo o la leche.

Consejos para preparar algas

  • Si cuentan con demasiada sal o arena, deben lavarse con abundante agua fría
  • Todas las algas, sin importar a qué grupo pertenezcan, han de colocarse en remojo por 20 minutos por lo menos, para que aumenten hasta 7 veces su tamaño y volumen.
  • Las algas verdes cuando están remojadas pueden cortarse en tiras en el mismo sentido que su crecimiento. Las rojas pueden picarse, cocinar enteras o deshacer en seco y las agar-agar permiten un corte “libre” antes o después de remojarlas.

Consejos de cocinado

  • Las algas Wakame, nori, clorela, kelp, espirulina y dulse pueden consumirse sin cocción.

Ver también: Conoce los increíbles beneficios de la espirulina

  • El alga Kombu precisan al menos 45 minutos en remojo y posteriormente media hora de cocción. El caldo que se obtiene se puede utilizar para elaborar sopas o salsas o bien para cocinar legumbres para un sabor diferente.
  • Las algas Hijiki son de consumo preferente durante los meses de invierno y al tener un sabor muy fuerte, se usan en cantidades pequeñas. Pueden incluirse en sopas, guisos o budines. Es preciso remojarlas por 30 minutos y lo mismo necesitan para cocinarlas. No se recomienda recalentarlas.
  • Si bien el alga Wakame se puede utilizar en decenas de platillos, es el ingrediente por excelencia de la sopa de miso. Necesita alrededor de 15 minutos para hidratarse y 10 para cocinarse. También se puede consumir cruda en las ensaladas.
  • En el caso del alga nori, no precisa remojo y la puedes consumir tostada, usando un sartén directo sobre el fuego, hasta conseguir un tono entre dorado y verde. Luego la cortas en trocitos con tijera y la trituras con la mano (cuando ya esté tibia), espolvoreando por encima de sopas o cereales.

Ver también: Descubre estas recetas con algas, perfectas para la dieta

  • El alga kanten se utiliza principalmente en salsas frías, cremas, flanes, ensaladas, base de gelatina de frutas o para espesar sopas y potajes.

Algas comestibles.

Razones por las que consumir algas

Tienen un gran valor nutricional

  • Son buenas para los diabéticos: al tener un sabor dulce pero azúcares simples, no aumentan el nivel de glucosa en sangre.
  • Excelentes para los vegetarianos: porque ofrecen grandes cantidades de proteínas. La espirulina ofrece más nutrientes que los huevos, el pescado y la carne.
  • Cubren las necesidades diarias de hierro: sobre todo la espirulina, que contiene mucho, seis veces más que los cereales y la espinaca. Es buena para la anemia o la debilidad en general.
  • Son buenas contra la hipertensión: es que regulan el sistema cardiovascular y ayudan a combatir la presión arterial alta.

Mantienen sano nuestro organismo

  • Mejoran la vista: por su alto contenido en vitamina A. Se recomiendan los tipos Nori y espirulina.
  • Calman la tos: así como también son muy buenas para curar gripes y resfriagos. En la medicina tradicional se usan como tónico para el sistema respiratorio mezclando miel y zumo de limón.
  • Mantienen la piel y el cabello sanos: debido a la vitamina A (más que el germen de trigo), conocida como la vitamina de la belleza y la longevidad. Algunas algas a su vez tienen zinc, eficaces para el tratamiento del acné. Otras dan brillo al cabello.
  • Son buenas para los huesos y los dientes: las algas iziki secas tienen 15 veces más calcio que la leche. Lo mismo que la espirulina y la wakame, aconsejadas para prevenir la osteoporosis o para ayudar a recomponer un hueso roto.

Para el sistema digestivo

  • Ayudan en la digestión y el tránsito intestinal: si se consumen junto a las legumbres, por su aporte en fibras. Lo mismo ocurre el consumirlas con alimentos fritos, porque las algas permiten una mejor digestión.
  • Depuran el intestino: son limpiadores de este órgano debido al ácido algénico. Elimina las toxinas que se depositan en as paredes del colon. Son usadas como remedio natural para la colitis.
  • Disminuyen el colesterol: porque tienen un 5% de grasas insaturadas que permiten reducir los niveles de colesterol “malo”, además no contienen grasas saturadas y fibra para su disminución.

Imágenes cortesía de San, Ed Bierman