¿Cómo contrarrestar la obesidad?

La obesidad es un problema que cada día cobra más importancia. La verdadera solución está en la prevención. La actividad física y una correcta alimentación resultan fundamentales para contrarrestar la obesidad.

La obesidad es un problema social presente en todo el mundo, que impera tanto en países desarrollados como no desarrollados. Sin embargo, en los países desarrollados el ritmo de vida es mucho más agitado, lo que hace que la dieta no sea la más adecuada.

Más allá de ello, hay regiones enfocadas en contrarrestar la obesidad, tal es el caso de países cercanos al mar Mediterráneo. En estos países es muy conocida la llamada dieta mediterránea, la cual consta de alimentos del mar, vegetales y vino.

A pesar de alternativas como esta, la obesidad se mantiene como una de las principales causas de muerte, razón por la cual entes encargados de la salud en el mundo se encuentran en estado de alerta.

¿Qué es la obesidad?

Es el exceso de peso o sobrepeso debido a la acumulación exagerada de masa grasa o tejido adiposo. La obesidad ocasiona diversas enfermedades, tales como la hipertensión, la diabetes y el cáncer e incluso puede causar la muerte. Es un problema que no podemos perder de vista como sociedad y de manera individual.

Lee también: La obesidad multiplica por 7 la probabilidad de padecer artrosis

Tipos de obesidad

6 tipos de obesidad y sus causas

Muchas personas desconocen la clasificación de la obesidad, la cual te detallamos a continuación:

  • Central o androide. Se caracteriza por ser una de las más complejas por el riesgo que representa para los órganos viscerales. Recibe el nombre de obesidad central debido a su localización corporal. Se concentra en el tronco e influye en la aparición de enfermedades como la diabetes.
  • Periférica o imoide. Comprende la acumulación de grasa en la zona baja, de la cintura hacia abajo. Se encuentra asociada con problemas articulares por sobrepeso.

¿Cómo contrarrestar la obesidad?

Puede ser una pregunta compleja tratándose de uno de los problemas de salud más importantes del siglo XXI; no obstante, contrarrestarla no es una tarea tan complicada como pudiera parecer.

Más allá de tratarla, el objetivo frente a la obesidad es prevenirla. Adelantarse a la misma no solamente evita problemas estéticos, sino también fisiológicos.

1. Mantenerse activo

Mantenerse activo

Uno de los factores de prevención de la obesidad es evitar el sedentarismo, ya que incide directamente en el sobrepeso. La inmovilidad muscular del organismo y, por consiguiente, la acumulación de calorías o energía favorece la obesidad.

El cuerpo necesita gastar los nutrientes consumidos en los alimentos y la mejor forma de hacerlo es la actividad y el ejercicio físico. Desplazarse hacia el trabajo caminando ayuda a contrarrestar el sobrepeso. También, algunos optan por movilizarse en bicicleta, lo que favorece al medio ambiente.

Por otra parte, practicar ejercicio matutino como caminatas, paseos en bicicleta programados y natación ayudan a reducir la masa grasa del organismo y contrarrestar la obesidad.

2. Monitoreo médico

El Índice de Masa Corporal (IMC) es el indicador mediante la cual se determina el peso en el cual se encuentra una persona. Este índicador se dedudce de la talla y la masa del individuo. Luego de obtener el IMC, se revisan factores como la edad y el sexo.

No obstante, se recomienda realizarse un chequeo médico anual para descartar cualquier tipo de afección relacionada con la obesidad. Este indicador aporta en el cuido de nuestra salud.

Visita este artículo: 6 motivos por los que deberías empezar a bajar de peso para cuidar tu salud

3. Alimentarse correctamente

Alimentarse correctamente

Tanto la alimentación como la actividad física forman parte de los hábitos de un estilo de vida saludable. Llevarlos a cabo garantiza bienestar físico, psicológico y fisiológico. Los nutricionistas recomiendan el ejercicio conjuntamente con una alimentación balanceada, ya que esta aporta al rendimiento físico y ambas cosas contrarrestan la obesidad.

Elaborar dietas ricas en proteína, vitaminas y nutrientes favorece el desarrollo de la masa magra (músculo) y contrarresta los depósitos de grasa en todo el organismo.  Por otra parte, las calorías deben ingerirse de manera equilibrada a lo largo del día, evitando el sobrepeso o bien un peso muy bajo.

También, se debe evitar alimentos procesados, ricos en grasa o sintéticos, ya que desmejoran las condiciones de salud de manera considerable.