¿Cómo controlar el exceso de apetito de manera natural?

Debemos saber que es diferente tener hambre o ganas de comer, ya que lo segundo puede estar provocado por cuestiones emocionales. Podemos recurrir a terapias alternativas para solucionarlas

Hay días, semanas o épocas del año en que de repente, sin motivo aparente, sentimos que tenemos más hambre y que nos cuesta más saciarnos. Si además tenemos sobrepeso, ese exceso de apetito puede ser una verdadera causa de angustia.

Existen remedios naturales para controlarlo, pero también es importante que descubramos la causa, ya que muchas veces el cuerpo nos está reclamando algo que necesita y que no le estamos dando.

Primeramente tenemos que observar si lo que tenemos es hambre o ganas de comer, ya que lo segundo puede estar provocado por cuestiones emocionales. En este caso podemos tomar Flores de Bach que nos ayudarán a estar mejor emocionalmente para no tener la necesidad de llenar esos vacíos con la comida:

  • Agrimony: Nos ayuda cuando tenemos algún problema que no somos capaces de exteriorizar
  • Wild oat: Comemos por insatisfacción.
  • Heather: Cuando comemos mucho y con avidez o por un sentimiento de soledad
  • Cherry Plum: Nos ayuda cuando comemos de manera descontrolada.

Los oligoelementos también pueden ser muy útiles, ya que son sustancias químicas que se encuentran en pequeñas cantidades en el organismo para intervenir en su metabolismo. Para el exceso de apetito recomendamos especialmente el ZnNiCo (Zinc Niquel Cobalto).

Cuando nos cuesta mucho saciarnos podemos preparar una mezcla de semillas de lino, salvado de trigo y la planta psyllium molidas. Tomaremos una o dos cucharadas grandes de la mezcla con un vaso de agua 10 a 15 minutos antes de cada comida. Además, esta mezcla nos ayudará en casos de estreñimiento.

En algunos casos, sobre todo cuando lo que el cuerpo nos pide son dulces, puede haber algún desarreglo en el metabolismo de la glucosa. En ese caso recomendamos consumir alimentos integrales, hacer varias comidas al día, beber mucha agua y tomar habitualmente infusiones de canela y estevia. También podemos valorar tomar el oligoelemento cromo.

En cambio, cuando el cuerpo nos pide salado puede haber un exceso de cansancio el cuerpo o un desequilibrio con las sales. En este caso recomendaremos hacer ejercicio, beber mucha agua y tomar Natrium Chloratum (sal de Schüssler).

La homeopatía también puede ser muy útil en estos casos, sobre todo porque no conlleva contraindicaciones ni efectos secundarios:

  • Anacardium orientale: Para frenar un apetito feroz.
  • Thuya: Para el descontrol con la comida. También ayuda en la celulitis y la retención de líquidos.
  • Antimonium crudum: relaciona la comida con el afecto, problemas amorosos y descontrol.
  • Staphysaria: cuando comemos para tragar las penas. Hay desorden para comer, perdemos la noción de cantidad y calidad de lo ingerido.

Tenemos que tener el cuenta que el hipotálamo (una parte del cerebro) es el regulador del apetito, por lo que también nos pueden ayudar terapias como la acupuntura, enfocada a los distintos órganos que intervienen en el apetito aumentado.

(Foto: Judy Baxter / Flickr)
(Foto: Judy Baxter / Flickr)

Recomendamos siempre consultar con un naturópata para que haga un diagnóstico y tratamiento personalizado, ya que algunos de los remedios que citamos pueden intervenir con la medicación y algunos trastornos.

Categorías: Buenos hábitosRemedios naturales Etiquetas:
Te puede gustar