Ansiedad por comer: origen características y cómo vencerla

Aydee Castaño 4 marzo, 2014
Se aconseja no saltarse ninguna de las tres comidas principales, y añadir otras 2 o 3 ingestas adicionales entre ellas, procurando que sean saludables, como, por ejemplo, frutas o cereales.

Cuando padecemos algún desorden alimenticio casi siempre están detrás nuestras emociones. Así, la ansiedad por comer puede ser el resultado de diversas condiciones que debemos esclarecer. A menudo está el estrés, así como los problemas relacionales, y sobre todo, esos estados de ánimo donde la ingesta de alimentos actúa como comportamiento catártico, mermando en muchos casos la propia calidad de vida.

El hambre y nuestras emociones conforman un vínculo directo. Es más, algo bastante común es sentir el deseo o la necesidad de consumir productos poco saludables, como aquellos ricos en excesivas grasas saturadas, alto contenido en sal… etc. Nuestro cerebro en dichos casos alivia de ese modo la sensación de ansiedad, pero al poco es común que surja después el malestar y la sensación de culpabilidad.

La ansiedad por comer puede ser controlada. Sin embargo, en caso de que estemos ante conductas compulsivas siempre será necesario contar con ayuda experta. Veamos no obstante qué hay detrás de estas condiciones y cómo podemos aprender a manejar la ansiedad por comer.

¿A qué se debe la ansiedad por comer?

mujer comiendo pizza con ansiedad por comer

La ansiedad por comer es una característica que predice gran parte de los trastornos alimentarios. Así nos lo explica por ejemplo un estudio llevado a cabo en el departamento de Psiquiatría de la Universidad de Minnesota. Es un factor etiológico donde a menudo se conforma una misma necesidad: aliviar las emociones negativas de algún modo.

  • El acto de ingerir comida tiene en muchas personas un efector relajante y satisfactorio.
  • Se elevan los niveles de serotonina y durante un instante, el estado de ánimo negativo se alivia.
  • No obstante ese efecto tiene una duración muy corta, de ahí que se acaben generando conductas compulsivas.

Asimismo, el origen y la raíz del problema puede ser muy diferente en cada persona. Sin embargo siempre hay un eje en común: el circulo vicioso donde la ansiedad nos aboca a comer, y tras la ingesta de la comida se experimenta culpabilidad.

Causas existentes detrás de la ansiedad por comer

  • Incapacidad para gestionar las emociones. Así, ante una decepción, un error, una decepción, traición o un problema determinado, el paciente se siente incapaz de manejar ese estado de ánimo. El malestar se incrementa y se asientan las bases de la ansiedad.
  • La comida es nuestra única fuente de placer. En estos casos la persona carece de otros estímulos gratificantes (recompensas) y recurre a la comida como mecanismo para experimentar bienestar. 

Cómo reducir la ansiedad por comer

Controlar, manejar y reducir la ansiedad por comer no es fácil. Más allá de lo que podamos pensar exige tener en cuenta muchos factores, como por ejemplo el origen que nos ha llevado a dicha situación. No obstante, cabe decir que tenemos a nuestro alcance adecuados enfoques y estrategias para lograrlo.

  • Hay que tener en cuenta que en caso de estar ante un trastorno de la alimentación, es necesario buscar ayuda profesional.
  • Por otro lado, la dieta no es lo único que debemos regular. No se trata de comer menos, sino de comer bien y de acompañar esas pautas alimenticias saludables de estrategias psicológicas con las cuales, afrontar la ansiedad.

Asimismo, desde la Universidad de Harvard nos señalan que existen diversos alimentos y consejos que pueden ayudarnos a tratar la ansiedad por comer moderada o puntual. Veamos en qué consisten.

Magnesio

platano para vencer la ansiedad por comer

Los alimentos naturalmente ricos en magnesio nos confieren una sensación de tranquilidad. Por tanto, no olvides incluir en tu ddieta vegetales de hojas verdes, legumbres, nueces, semillas y granos enteros.

Reducir el consumo de azúcar

Hay que hacer todo lo posible por reducir o, mejor aún, eliminar el azúcar de la alimentación diaria, esto evitara los deseos de estar comiendo a toda hora, puesto que cuanto más dulces come una persona, mayor necesidad siente de comer otros alimentos dulces.

Aumentar el consumo de agua

Los expertos siempre recomiendan el consumo de, por lo menos, seis vasos de agua durante el día. Es muy importante seguir al pie de la letra este sabio consejo, además si se coge por costumbre tomar agua antes de cada comida se puede sentir menos hambre.

Es recomendable comer varias veces al día

Se aconseja establecer hasta 5 comidas al día (pocas cantidades en cada una de ellas). De ese modo el metabolismo siempre está activo y evitamos los clásicos atracones.

Probióticos

Según un estudio publicado en  la revista Psychiatry Research el consumo de probióticos como el chucrut y el kéfir reduce los síntomas de la ansiedad, y en especial, la ansiedad por comer.

También te puede interesar: cómo te puede ayudar el yoga para tratar la ansiedad

Hacer ejercicio todos los días

Esta es una manera bastante efectiva para controlar la ansiedad por comer exageradamente. El ejercicio físico es algo que no debe faltar en la vida de ninguna persona, ya que es la mejor manera de vivir  de forma saludable, tanto física como mentalmente, sobre todo cuando queremos dejar a un lado algunos problemas emocionales, como en el caso de la ansiedad.

Distraer la mente

mujer leyendo para vencer la ansiedad por comer

En el momento que sintamos la necesidad de comer un dulce o cualquier alimento poco saludable, lo mejor será tratar de distraer la mente de algún modo. Lo principal es desviar la atención y enfocarla a un punto muy diferente, puede ser una lectura, una llamada telefónica, o sencillamente algo que aleje la mente de los deseos de buscar comida.

Jamás se debe eliminar el desayuno

El desayuno debe ser la  comida principal de toda persona, por lo tanto tiene que ser lo más completa posible, ya que de ello depende que el metabolismo sea correcto; si por el contrario el desayuno se omite o se come algo que no nutra lo suficiente, al llegar la noche se tendrá que comer el doble por que el organismo así lo requiere. Hay que tener en cuenta que durante la noche no se ingiere ningún tipo de comida, por esta razón en la mañana se debe compensar esa falta de alimento.

Relájate

Hay algunas hierbas que pueden ser de gran ayuda para prevenir y mejorar la tensión que puede ser provocada por un innumerable número de contratiempos que se presentan frecuentemente en la vida de todas las personas, estas plantas son: la manzanilla, el té verde y la valeriana, con ellas se pueden preparar infusiones que se toman a la hora de ir a dormir y en la mañana, de esta manera se reduce mucho la ansiedad.

Dormir lo suficiente

mujer en la cama venciendo la ansiedad por comer

Cuando el sueño es de buena calidad y suficiente, se estimula la hormona leptina, encargada de indicarle al cerebro que el cuerpo está totalmente satisfecho y que no requiere de ningún otro alimento para sentirse bien.

Consumir más proteínas

Si a la hora del desayuno se consume una mayor cantidad de proteínas el organismo se sentirá satisfecho durante el resto del día, lo cual reduce el deseo de comer fuera de los horarios normales.

Indentifica los detonantes de tu ansiedad

Es importante estar pendiente de todos los acontecimientos y detonantes que pueden en un momento dado, activar la ansiedad por comer. Con toda seguridad si se descubre la causa, será mucho más sencillo encontrar la solución adecuada.

Eliminar toda tentación

Indudablemente la mejor forma de evitar caer en tentaciones es hacer lo posible por alejarlas, por eso cada vez que se compre comida, hay que procurar adquirir los alimentos indispensables y no caer en antojos, dulces y demás productos. Lo mejor será pasarnos por la sección de frutas.

Busca tu motivación, tu puente a la felicidad

mujeres andando para vencer la ansiedad por comer

La serotonina es la hormona de la felicidad, la cual se libera cuando las personas se sienten plenas y felices. Un modo de lograrlo es clarificando qué nos motiva, qué practicas, aficiones y situaciones nos hacen sentir felices, relajados, realizados.

Haz cambios en tu vida. En ocasiones, una pequeña variación en nuestra rutina despierta nuevas ilusiones, esas capaces de disuadir la ansiedad o tenerla al menos bajo control

Te puede gustar