Cómo controlar una sudoración excesiva

El agua de hamamelis es una opción muy recomendada para combatir el sudor facial. Reduce el exceso de transpiración y deja la piel limpia y seca.

La hiperhidrosis o producción excesiva de sudor es un trastorno que afecta mucho a la calidad de vida de las personas que lo sufren, y que no siempre está relacionado con el esfuerzo o la temperatura.

El sudor es una acción natural de un cuerpo sano, ya que controla la temperatura y el líquido del cuerpo, pero cuando éste es excesivo no nos aporta ningún beneficio y además puede condicionar mucho la actividad de una persona. En este artículo presentamos algunos remedios naturales para controlar el exceso de sudor, un problema que afecta al 3% de la población.

Cuando sudamos demasiado

El sudor se crea en las glándulas sudoríparas y se excreta a través de los poros de la piel con el objetivo de refrescar la piel, por lo que tiene una función necesaria para nuestro equilibrio térmico y también para eliminar el exceso de líquidos del organismo.

En algunos casos, las glándulas son demasiado activas y producen sudor aunque el cuerpo no necesite refrescarse.

Esto puede deberse, en primer lugar, a factores hereditarios, pero también hay algunos medicamentos y enfermedades que lo pueden provocar.

Finalmente, las alteraciones del sistema nervioso como son el estrés, la ansiedad o tensiones emocionales también pueden aumentar la sudoración.

Es importante vigilar los alimentos que contribuyen a sudar mayor cantidad y también buscar remedios naturales, ya que existen algunos productos antitranspirantes en el mercado que no son nada recomendables para la salud, ya que cortan completamente una vía de eliminación de toxinas del cuerpo que, en caso de cerrarse, puede provocar enfermedades a la larga.

La alimentación adecuada

Las especias como la cayena, la pimienta o el jengibre aumentan la temperatura del cuerpo y por lo tanto la cantidad de sudor. Precisamente se usan para bajar la fiebre porque hacen sudar, pero en este caso, si sufrimos una sudoración excesiva intentaremos evitarlas lo máximo posible.

También evitaremos las comidas y bebidas a altas temperaturas.

En tercer lugar, tampoco nos convienen los alimentos ricos en yodo, que podrían agravar el problema, como por ejemplo:

  • Brócoli
  • Espárragos
  • Cebolla
  • Ajo

También es importante, en general, evitar las comidas excesivas, que suponen un estrés para nuestro organismo y pueden aumentar la sudoración.

En cambio, nos conviene comer alimentos astringentes, como son:

  • Limón
  • Acerola
  • Frutos rojos
  • Membrillo
  • Tomate

En el caso del tomate podemos preparar gazpacho o zumo de tomate que tomaremos diariamente.

zumo tomate postbear

La salvia

La salvia contiene vitamina B que ayuda a reducir la actividad de las glándulas sudoríparas y por lo tanto reducir la sudoración.

Podemos tomar la infusión o el extracto, e incluso incluirla en nuestros baños corporales. Las hojas de salvia también se pueden comer en ensaladas, en salsas o bien rebozadas.

Finalmente, su aceite esencial se incluye en muchos desodorantes naturales, por lo que también podemos aplicarnos unas gotitas directamente sobre la piel o bien prepararnos nuestro propio desodorante natural.

salvia Fernando Stankuns

Esporas de licopodio

Las esporas de licopodio también conocidas como azufre vegetal, absorben el sudor al mismo tiempo que frenan la proliferación de bacterias causantes del mal olor. También previenen las irritaciones y escoceduras que puedan aparecer. Se aplican cada mañana y cada noche, sobre las zonas de mayor transpiración evitando cualquier herida abierta.

Baños de arcilla roja

Al menos una vez a la semana podemos realizar un baño caliente con arcilla roja en polvo. La arcilla absorbe toxinas de nuestro organismo, y el baño nos ayudará también a relajar nuestro sistema nevioso.

Pondremos cinco cucharadas soperas de arcilla en la bañera y estaremos dentro media hora. Después nos aclararemos con agua fría.

Agua de hamamelis

El hamamelis tiene una acción astringente que reduce la transpiración excesiva, dejando la piel limpia y seca. Podemos adquirir agua de hammamelis en herbolarios y rociarnos el cuerpo antes de vestirnos y también en aquellos momentos que notamos el exceso de sudor. Es un excelente remedio, por ejemplo, para combatir el sudor facial.

Hamamelis mollis 94-395-A

Últimos consejos

Finalmente recomendamos usar ropa de tejidos naturales como el algodón, ligeramente holgada para una buena ventilación.

No nos olvidemos, además, que las personas que sufren transpiración excesiva pierden mucho líquido, por lo que es importante que beban agua a lo largo del día, especialmente fuera de las comidas.

Imágenes por cortesía de postbear, Fernando Stankuns y Tie Guy II

Categorías: Otros tratamientos Etiquetas:
Te puede gustar