¿Cómo convencer a tu pareja de agrandar la familia?

Agrandar la familia es una decisión que debe tomarse en pareja. ¿Es posible convencer a la pareja que ha llegado el momento de tener un bebé? ¿O deben llegar a un acuerdo para postergar la decisión?

Vivir en pareja, ya sea casados o unidos de hecho, habitualmente es romántico y pasional en los primeros tiempos. Los enamorados se disfrutan al máximo. Entonces, llega el momento en que uno piensa en agrandar la familia. Si la pareja no está de acuerdo, convencerla no es una tarea fácil.

Las necesidades de ambos se vuelven contradictorias y en ocasiones, se vuelven un verdadero problema. Antes de tirar la relación por la borda y entregarse a las peleas, hay que “comprender”. Luego, se puede intentar convencer al compañero de la importancia de traer un bebé. O, eventualmente, decidir ambos postergar la decisión.

Agrandar la familia: ¿cuándo hay que hablar sobre ello?

El tema de querer tener hijos debería ser un motivo de conversación antes de contraer matrimonio o  formalizar una pareja. Pues, es probable que eso tan obvio para uno, no lo sea para otro. Y si estás con una persona que no desea jamás tener hijos, puede ser un problema a futuro.

Habla con tu pareja.

No significa que sea una mala persona, simplemente ha tomado esa decisión para su vida. Pensar que con el tiempo cambiará de  opinión, es una alternativa, pero no es la realidad absoluta.

Si ha dejado la posibilidad abierta en respuesta como “no, por ahora”, las cosas cambian. Es entonces, cuando depende de la confianza y el conocimiento mutuo. Quizá, más adelante puedan llegar a un acuerdo y agrandar la familia.

Lee también Cómo es la vida en pareja después de tener un niño

¿Qué pasos seguir para convencer a la pareja de agrandar la familia?

1. No presionar

Lo primero que hay que tener claro es que, demasiada presión puede ocasionar el resultado inverso. Es decir, si de lo único que se habla es de tener un hijo, probablemente generará un “NO” rotundo. Por lo tanto, la mejor táctica es conversar una vez, darle un tiempo para que procese y a los días volver a intentar. Siempre mostrando los aspectos positivos desde una postura amigable y de comprensión.

2. Compartir los miedos

Es importante generar empatía con el tema que tratan para que no termine en una discusión de pareja. Si la pareja no desea tener un hijo, de seguro tiene sus motivos y esos son los puntos que hay que revertir.

Es necesario consultar cuáles son las preocupaciones que actúan como barrera en el deseo de agrandar la familia. Es probable que las respuestas se sientan como excusas, pero no hay que permitir que el enojo influya.

Si las causas resultan molestas, simplemente hay que dominar las emociones y colocarse en el lugar del otro. Explicar que también tiene sus miedos, pero que los beneficios son mucho mayores y juntos pueden afrontar todo.

Lee también El miedo a la hora de educar ¿es efectivo?

3. Compartir actividades e inducir a la imaginación

haz de tu patio moderno un lugar de ensueño

Durante situaciones que generan placer a la pareja, su predisposición es positiva, entonces debes actuar. Si están viendo un juego de baloncesto, lo invita a imaginar cuando le enseñe a encestar a su hijo.

Generalmente, la idea de ser los padres que transmitan sus experiencias a los más pequeños, resulta agradable para ellos. Es una forma de ver solo el costado bello de agrandar la familia.

Tampoco es bueno que pasen todos los minutos que dura el partido hablando de su futuro hijo, porque quedarás hablando sola.

Lee también Cómo solucionar una rebeldía infantil

4. Observar otras parejas con hijos

Si bien las comparaciones suelen ser tediosas, algunas veces tienen un efecto favorable. Luego de alguna comida con amigos que llevan a sus pequeños o de alguna anécdota familiar, es oportuno comparar.

Preguntarle ¿cómo hubiese actuado él con su hijo en esa situación? o ¿cómo se sentiría la primera vez que le digan papá? Este tipo de consultas los lleva a conectar con sus verdaderos sentimientos y a ponerse en el rol de padre.

Consideraciones fundamentales para agrandar la familia

  • Es importante negociar con la pareja, pero no generar un problema a partir del deseo de tener un bebé.
  • Hablar abiertamente sobre el reloj biológico de la mujer.
  • No obligar al compañero a tener un hijo si no lo desea.
  • Si no logras convencerlo de agrandar la familia y decides priorizar tu necesidad maternal antes que la pareja, es mejor visitar a un consejero antes de proceder a la ruptura.

Por último, evita un embarazo sin el consentimiento de la pareja. Dejar los métodos anticonceptivos sin mutuo acuerdo, es un error que en el futuro podría perjudicar a la fmilia.

  • Cosp, M. A., & Román, J. G. (2011). El tiempo productivo, reproductivo y de ocio en las parejas de doble ingreso. Papers.
  • Pilar, M., López, S., Ma, Y., & Quiroga Estévez, A. (1995). Relaciones entre satisfacción familiar y laboral: Variables moduladoras. anales de psicología.
  • Garrido, A., Reyes, A. G., Ortega, P., & Torres, L. E. (2007). La vida en pareja: un asunto a negociar. Enseñanza e Investigación En Psicolog.