Cómo cosechar nuestras propias cebollas en casa

La cebolla necesita un suelo rico en nutrientes y abono para poder desarrollarse.Es recomendable colocar una buena capa de compost antes de plantar, tanto sea en maceta como en huerto, y dejar de regarlas 20 días antes de cosechar.

No hay dudas de que las cebollas son un alimento que no puede faltar en nuestra cocina. Nos ayudan a aportar sabor a nuestras comidas y están presentes en una infinidad de platillos y entrantes. Además, tienen muchas propiedades para nuestra salud. Conoce cómo cosechar cebollas en casa en el siguiente artículo.

Datos técnicos del cultivo de cebolla

La cebolla es una de las especies vegetales que se plantan desde hace más tiempo. Es muy versátil y benéfica para nuestro cuerpo. Puedes plantarla tanto en la huerta como en un macetero, siempre y cuando cumplas con ciertos requisitos, los cuales son:

  • Se planta directo en la tierra.
  • Las estaciones para plantar son la primavera, el verano y el invierno (no en otoño).
  • El tiempo de cosecha desde que se planta hasta que se recolecta es de cuatro meses.
  • Si queremos plantar en maceteros, éstos deben de contener por lo menos tres litros de agua o una profundidad mínima de 20 centímetros.
  • En el caso de plantar cebollas en la huerta, la distancia entre cada planta ha de ser de 15 centímetros y entre las líneas de plantación de 40 cm.
  • En relación al tipo de tierra, es preciso saber que la cebolla necesita un suelo rico en nutrientes y abono para poder desarrollarse. Le gusta la tierra con turba, limo y algo de arena. No le agradan los suelos demasiado arenosos y arcillosos.
  • Los elementos que toma de la tierra son el potasio y el fósforo, no así el nitrógeno. Por lo tanto, es recomendable colocar una buena capa de compost antes de plantar, tanto sea en maceta como en huerto.
  • Las cebollas prefieren los lugares que están a pleno sol, sobre todo durante las semanas en las que se forman los bulbos.
Cebolla

  • Durante todo su ciclo de vida la cebolla precisa de poco riego, a excepción de la etapa vegetativa, es decir, antes de que se forme el bulbo. Unos 20 días antes de cosechar se aconseja dejar de regar.
  • La recolección se realiza cuando los vértices de las hojas están de color amarillo, se retuercen y rompen. Allí es cuando la cebolla madura. Para levantar los bulbos se usa una horquilla para no dañar la piel y se los deja semienterrados por algunos días. Luego se sacan de la maceta o huerta y se dejan secar al sol dos semanas.
  • Es imprescindible dejar libre a las cebollas de malezas o malas hierbas y evitar que padezcan cambios bruscos de humedad.
  • La temperatura ideal para las cebollas es de 15 a 25°C en la etapa de crecimiento de los bulbos y se asocia bien con otros cultivos: fresas, zanahoria, pepino y tomate. No se aconseja asociarlas con las leguminosas.

Los tres tiempos de siembra de cebolla son:

  • Al finalizar el verano
    En surcos superficiales, bien separada una planta de la otra. En macetero se tiran semillas esparcidas aleatoriamente. Se tapan con 1,5 cm de compost y se aprieta un poco el terreno.
  • En invierno
    En las regiones donde los inviernos suelen ser muy fuertes y con nevadas, se recomienda primero crear almácigos (plantas pequeñas) y dejarlos en el invernadero, patio interno o dentro de casa. Así tendremos cebollas pequeñas y preparadas para ser trasplantadas en la primavera. Esto se hace con el suelo seco y con un surco del tamaño de las verduras.
  • En primavera
    Sólo se recomienda en el caso de que el siguiente verano sea húmedo y fresco o bien no se tenga lugar para almacenar las cebollas. La separación entre cada planta debe ser de 10 cm y recién cuando haya alcanzado los 10 cm de altura. La primavera es el mejor momento para plantar bulbos en lugar de semillas. Haz hoyos cada 15 cm en una línea. Introduce en cada hoyo un bulbo, tapa y aprieta la tierra firmemente.
Cebolla y ajo

Cómo plantar cebollas en macetas

Si no tienes espacio en casa para armar una huerta (o terreno disponible), puedes experimentar con una plantación en macetas o maceteros en el balcón, la terraza o el patio. Es más sencillo de lo que crees, no tienes que hacer ningún curso de jardinería ni convertirte en granjero de la noche a la mañana. Sólo tienes que preparar bien la tierra, acondicionar el lugar y elegir las macetas.

Lo primero que debes hacer es contar con una buena tierra orgánica para colocar en los maceteros. La puedes comprar en un vivero (si es así, elige la que sea más negra porque es la más abonada). Por nada del mundo le eches fertilizantes o abonos artificiales, porque si bien harán que la planta crezca más rápido, son perjudiciales para la salud. Además, si estás plantando en tu casa es porque quieres consumir cosas más sanas, seguramente.

Si la tierra está muy seca, se “apelmaza” o es de un color claro, se puede combinar con una tierra con abono, de color negro bien oscuro. Deja que se asienten los nutrientes durante dos semanas ante de plantar.

cebolla muffet

Las macetas deben tener al menos 20 cm de profundidad y 30 cm de ancho. Si vamos a plantar la semilla, igualmente debemos dejar 15 cm entre cada hoyo, porque después crecerá y no tendrá espacio. Si vamos a hacer almácigos, es mejor prepararlas antes y colocarlas en la maceta cuando hayan alcanzado los 10 cm de alto.

Durante los dos primeros meses debes regarlas día por medio y dejarlas en un sitio con bastante sol. Podrás cultivarlas fácilmente al cabo de cuatro meses. Procura prestarles atención a diario para conocer las señales de la planta, qué le falta y qué le sobra. Puedes experimentar hasta convertirte en experto.

Categorías: Buenos hábitos Etiquetas:
Te puede gustar