Cómo crecer tomates de manera ilimitada con sólo 4 rebanadas

Cultivar tomates es sumamente sencillo. Además, se trata de un fruto muy delicioso y nutritivo. Con solo unas rodajas, puedes lograr una bella y fructífera planta para hacer tus ensaladas.

¿Sabías que tan solo cuatro rebanadas de esta fruta bastan para lograr una planta que te abastezca de ella? El proceso es económico y para nada complejo: te contamos cómo crecer tomates de manera ilimitada.

Además de ser un ingrediente esencial de muchísimas recetas, el tomate es una fruta —porque es la parte de la planta que contiene las semillas— con un sinfín de propiedades beneficiosas para el organismo. Entre ellas, podemos enumerar su importante aporte de vitaminas A, K y C y de minerales como el hierro y el potasio.

Asimismo, también se destaca por contener fibra, lo que lo hace efectivo contra el estreñimiento, y  un diurético natural. No pueden dejarse de lado, tampoco, sus consecuencias positivas para la circulación sanguínea y el mantenimiento de la piel.

Debido a sus indiscutibles usos y ventajas, el tomate es una de las frutas —muchos lo consideran una verdura por el uso que se le da— más valoradas en todo el mundo. Si concuerdas con esta noción, de seguro te interesa conocer cómo crecer tomates de manera ilimitada con apenas algunas rebanadas.

Cómo crecer tomates de manera ilimitada

Cortando solamente cuatro rebanadas de tomate, puedes obtener una plantación casera de esta fruta con una inversión verdaderamente baja. ¿Quieres saber más?

Procedimiento

Lo primero que tienes que hacer es, por supuesto, llenar una maceta grande con tierra. A continuación, corta cuatro rebanadas finas de un tomate y colócalas directamente sobre la tierra, preferiblemente separadas entre sí. De este modo, te garantizas que todas las semillas lleguen a hacer contacto con el suelo.

Antes de proseguir, te dejamos una recomendación muy útil: para no derrochar alimento, puedes coger un tomate que esté demasiado maduro, o incluso uno en mal estado. Esto no afecta en nada la consecución de una planta saludable, que es lo que aquí buscamos.

Seguidamente, debes verter otra capa de tierra sobre las rodajas de tomates. No debe ser demasiado gruesa, ya que pretendemos que los plantines broten al cabo de un tiempo.

Justamente, este crecimiento debería comenzar a evidenciarse a partir de algunas semanas desde la siembra. Desde allí, lo único que queda es transplantar los plantines que más crezcan a una maceta independiente o directamente al suelo. El fin es que no compitan por los nutrientes con plantas menos sanas.

También te puede interesar: Haz de tu balcón tu pequeño huerto particular

Cuidados que requiere el tomate

Desde el momento en el que lo sembramos, la planta del tomate necesita de un riego diario, sobre todo al comienzo y en su crecimiento. Luego, cuando comience a dar frutos, es recomendable menguar un poco con el riego para que se concentre mejor el sabor; lógicamente, debemos evitar que la planta se marchite.

Además, el transplante que se realiza cuando brotan los primeros plantines es sumamente importante; las raíces de los tomates requieren de bastante espacio para expandirse.

Por otro lado, recuerda que este tipo de cultivos necesitan de la luz solar para crecer sanos. Por lo tanto, sitúalos en el lugar más iluminado de tu jardín.

En cuanto al sustrato, debemos tener uno bien orgánico para cumplir con nuestro objetivo de crecer tomates de manera ilimitada. El nitrógeno es un nutriente fundamental para este tipo de cultivos; algunas maneras de añadirlo son las siguientes:

  • Agregar estiercol compostado.
  • Con posos de café o plantas fijadores como las judías.
  • Quitar la capa superior de tierra y colocar humus de lombrices.

En última instancia, vale remarcar la necesidad de las plantas de tomate de recibir luz solar. Por ese motivo, no es la mejor idea que cubras la tierra con un colchón de hojas de otras plantas, como suele hacerse.

Si decides realizarlo de todos modos, ya que es práctico para conservar la humedad y evitar enfermedades en las plantas, hazlo después de que la tierra haya recibido una buena dosis de sol.

Lee también: Varios cultivos fáciles para empezar un huerto en casa

Ventajas de cultivar tomate en casa

Crecer tomates de manera ilimitada con algunas rebanadas es sumamente sencillo y beneficioso.

Crecer tomates de manera ilimitada puede ser una actividad que, además de ser una excelente introducción al mundo de la jardinería, puede colaborar a que toda la familia lleve una dieta saludable y equilibrada. Como ya dijimos, se trata de una fruta muy nutritiva.

Asimismo, hay factores económicos que se desprenden de cultivar tomates en el hogar: sobre todo en el invierno, este fruto suele alcanzar precios muy elevados. Entonces, qué mejor que sacarlos gratis de nuestra propia huerta; incluso sin haber invertido casi nada para su siembra.

Finalmente, también puede convertirse en un gran pasatiempo y una manera de enseñar a los niños valores como la responsabilidad, el valor del ahorro y cómo llevar un estilo de vida saludable. Por donde se lo mire, crecer tomates de manera ilimitada en casa trae beneficios.