Cómo cuidar correctamente la salud de tus oídos

Yamila Papa Pintor · 6 noviembre, 2014
Este artículo ha sido verificado y aprobado por el médico José Gerardo Rosciano Paganelli el 17 diciembre, 2018

Nuestros oídos no sólo sirven para escuchar, sino que también nos permiten mantener el equilibrio. Es muy importante cuidar la salud de tus oídos para evitar infecciones y otros problemas.

El dolor o las molestias en esta zona son realmente insoportables. La buena noticia es que se pueden evitar.

Lee el siguiente artículo para enterarte de mucho más.

Tips para cuidar la salud de los oídos

No introducir objetos

Es muy frecuente colocar un bolígrafo, un dedo, una uña, o un hisopo para rascarse o para limpiar. Sin embargo, pueden dañar las delicadas membranas de los oídos y hasta perforarlas.

  • Además, no se aconseja introducir objetos vegetales para sentirse mejor ante alguna molestia auditiva.

También se debe prestar atención a los niños pequeños porque suelen introducir en sus oídos objetos muy pequeños. Entre estos: piezas de juguetes, semillas o cualquier cosa que encuentran.

Dolor de oído

Evitar los medicamentos ototóxicos

Este consejo es muy importante si sufres de dolores de oído o molestias muy seguidas.

Cuando vayas al médico pide que no prescriba este tipo de medicamento, ya que puede dañar el oído. En la mayoría de los casos son antibióticos.

Te puede interesar: Dolor de oídos en los niños

Evitar la exposición al ruido

Estar en un embotellamiento de tránsito todos los días en la ciudad, no le hace bien a tus oídos. Evita estar mucho tiempo en zonas con estas características ruidosas.

Además, se aconseja reducir la visita a lugares donde hay mucha gente o sonido con alto volumen, como puede ser un concierto, un estadio o una discoteca.

  • Permanece solo algunos minutos (los necesarios) en zonas fabriles o industriales.
  • Si pasas por allí muy seguido, coloca tapones para proteger los oídos y amortiguar los ruidos.

No automedicarse

En el caso de que los oídos duelan demasiado, no hay que colocar gotas o medicamentos que encontramos en el botiquín. Tal vez, la membrana del tímpano está perforada y esta aplicación puede conllevar a un cuadro más grave.

Si padeces de un tapón de cerilla o cerumen, haz que un experto lo extraiga. En el consultorio médico tienen los medios y los conocimientos para hacerlo sin causar daños.

Remedios caseros para tratar el dolor de oidos

Tener cuidado con las piscinas

Para proteger la salud de tus oídos, no te sumerjas completamente en una piscina, el mar, el río o una laguna. No por el agua en si, sino por otros componentes tales como el cloro, la sal, los microorganismos, la contaminación, etc.

Puede que adquieras una infección o que se te tapen los oídos. Las playas sin bandera azul o con agua poco saludable es mejor evitarlas.

  • Si te encanta darte una zambullida, hazlo despacio, para que la presión del agua no sea tan fuerte en tus oídos. Esto puede causar daños auditivos.
  • Puedes usar tapones especiales (de material hipoalergénico, ligeros y flexibles) para evitar la acumulación de agua y la otitis (inflamación).

Secarse bien después de bañarse

Ya sea en la ducha, en casa, en el mar o la piscina en las vacaciones. Es necesario mantener la zona bien seca para evitar la proliferación de enfermedades.

La humedad en el conducto auditivo puede causar hongos, por ejemplo, dificultar la audición, etc. Con una toalla suave de algodón podemos secar los pabellones de la oreja.

  • Coloca la toalla alrededor y gira la cabeza para que descienda el agua que puede haber quedado alojada.
  • Repite con el otro oído.

No abusar de los audífonos o auriculares

Los headphones son perfectos para disfrutar de la música sin que los demás tengan que soportarla. Pero a veces, no nos damos cuenta y vamos subiendo cada vez más el volumen.

Si escuchas música usando audífonos y al quitarlos sientes como un silbido, entonces o los has utilizado por mucho tiempo o el volumen estaba demasiado elevado.

En ese caso, evita escuchar música por este medio durante tres días seguidos, con el fin de que los tímpanos descansen.

  • Una buena medida para saber si el volumen está alto es cuando la persona que está al lado nuestro la puede oír.

oídos

Cuidarse del viento

Puede ser al manejar el coche y dejar la ventana abierta o al andar en bicicleta un día muy ventoso. Algo que es sumamente peligroso para la salud de los oídos es tener un ventilador muy cerca de la oreja.

  • La fuerte circulación de aire en los pabellones auriculares pueden producir zumbidos, inflamación y dolor.

Ver también: ¿Por qué nuestros oídos producen cera? ¿Cómo lo hacen?

Hablar bien con el móvil

La mayoría de las personas no sabe hablar bien con el teléfono. Algunos presionan el auricular contra la oreja para escuchar mejor o porque la llamada se entrecorta. Para conversaciones largas o si te lo pasas todo el día usando el móvil:

  • Cambia de oreja a oreja el dispositivo.
  • No coloques al máximo de volumen.
  • Si es posible, utiliza el “manos libres” para descansar tus brazos y tus oídos.

Limpiar correctamente

La limpieza de los oídos es un punto fundamental y no todos conocen cómo hacerlo bien.

  • En el caso del pabellón auditivo externo (la oreja) usa un tejido húmedo, como ser una toalla.

Si en algún momento el dolor es insoportable acude de inmediato al médico. Es el quien hallará la raíz del problema y te guiará de forma adecuada.

  • Benito Orejas, J. I., Garrido Redondo, M., Velasco Vicente, J. V., Mata Jorge, M., Bachiller Luque, R., & Ramírez Cano, B. (2015). Extracción de la cera de los oídos. Pediatria de Atencion Primaria. https://doi.org/10.4321/S1139-76322015000400021
  • MINSALUD. (2017). ABECE SALUD AUDITIVA Y COMUNICATIVA“Somos todo oídos.” DIRECCION DE PROMOCION Y PREVENCION , MINITERIO DE SALUD SOCIAL.
  • Ried, E. (2016). OTALGIA, DOLOR EN EL OÍDO. Revista Médica Clínica Las Condes. https://doi.org/10.1016/J.RMCLC.2016.11.018
  • M. Portman. (1976). El Oído. Manual de Otorrinolaringología.
  • Arango, F. O. C., & Rodríguez M., M. V. (1997). Anatomía y fisiología del oído. In Alteraciones visuales y auditivas de origen genético Aspectos oftalmológicos, audiológicos y genéticos. https://doi.org/10.1021/ja071447b