Cómo cuidar la piel mixta de tu cutis

Elena Martínez 17 diciembre, 2015
Es posible que una dieta poco equilibrada sea el desencadenante de los desequilibrios en nuestra piel. Conviene reducir las grasas perjudiciales y aumentar el consumo de grasas saludables y agua

Las pieles secas necesitan una hidratación profunda para prevenir las arrugas, mientras que las pieles grasas requieren productos que eliminen el exceso de sebo y dejen la piel mate.

Pero, ¿qué sucede con la piel mixta? Suele combinar zonas secas (pómulos, contorno de ojos y cuello) con zonas grasas (zona T: frente, nariz y barbilla), a veces incluso con la presencia de granitos o la aparición prematura de arrugas.

En este artículo te explicamos cómo puedes equilibrar tu piel mixta con remedios naturales para conseguir un cutis nutrido y sin brillos.

¿Nos nutre la dieta?

Nos nutre la dieta

Nuestro rostro habla de nuestra salud y nos da pistas de qué podemos hacer para mejorar nuestro aspecto a la vez que cuidamos nuestra salud. Una piel mixta pone en evidencia algunos errores en nuestra alimentación que debemos corregir:

  • Exceso de azúcar y alimentos refinados.
  • Exceso de grasas perjudiciales: Fritos, cremas, dulces, embutidos, comida basura, alimentos precocinados, grasas hidrogenadas y aceites de mala calidad.
  • Exceso de sal.
  • Déficit de grasas saludables: Aceites vegetales de primera presión en frío, frutos secos, aguacates, pescado azul, yema de huevo.
  • Déficit de frutas y vegetales crudos.
  • Ingesta insuficiente de agua fuera de las comidas.

Si equilibramos nuestra dieta con estas pautas, aunque lo hagamos de manera gradual, notaremos cómo el cutis también va mejorando su textura y secreción sebácea de manera natural.

Además, experimentaremos una gran mejora en nuestro aspecto cuando nos levantemos por la mañana.

Lee también: 5 verduras saludables para prevenir el cáncer de colon

¿Un único producto?

En general, es difícil encontrar una loción hidratante para la piel mixta que, además, no sea cara y sea lo más natural posible.

Los ingredientes que hidratan en profundidad la piel seca suelen dejarla demasiado brillante, mientras que los más ligeros no nos nutren en profundidad la parte más deshidratada.

Por este motivo te recomendamos realizar una cura especial diferenciada durante dos o cuatro semanas, mientras haces también cambios en tu alimentación.

Para las zonas secas

Aceite de coco

Tenemos que encontrar un aceite vegetal de buena calidad que se adapte a nuestro tipo de piel seca o con arrugas.

  •  Podemos elegir desde los más ligeros, como el de coco o de jojoba, a los más grasos, como el de oliva, el de rosa mosqueta o la manteca de karité, pasando por los intermedios, que serían el de sésamo, el de almendras y el de lino.
  • Una vez a la semana nos podemos aplicar en las zonas secas una mascarilla natural y casera a base de aguacate, plátano maduro o yema de huevo, o bien combinar estos ingredientes.
  • La dejaremos actuar durante 20 o 30 minutos y nos limpiaremos el rostro con agua tibia o fría.

Para las zonas grasas

En las zonas más brillantes, grasas o con acné usaremos gel de aloe vera, agua de rosas, agua de mar o infusiones de tomillo y manzanilla. Lo aplicaremos con un algodón y lo dejaremos secar antes de aplicarnos cualquier otro producto o maquillaje.

  • En estas zonas también realizaremos suaves exfoliaciones una o dos veces por semana, mezclando bicarbonato de sodio con un poco de gel de aloe vera.
  • Nos masajearemos las zonas grasas del rostro con suavidad, haciendo círculos, y nos aclararemos con agua tibia o fría.
  • Después nos aplicaremos uno de los productos que hemos citado para hidratar y calmar la piel.

Visita este artículo: Alimentos que debes evitar si tienes piel grasa

Loción para piel mixta

Crema-casera-de-aloe-vera

Después de esta cura equilibrante de dos a cuatro semanas, si hemos notado una mejoría en la piel mixta, podemos probar con una única loción casera especial para pieles mixtas. La podemos aplicar tanto al levantarnos como antes de acostarnos.

Ingredientes

  • 50 ml de aceite de coco virgen extra (a temperatura ligeramente cálida para que su textura sea líquida y se pueda mezclar bien con el resto de ingredientes).
  • 50 ml de gel de aloe vera fresco o envasado, pero lo más puro posible y sin aditivos artificiales.
  • 15 gotas de aceite esencial de árbol de té (si tenemos granitos).
  • 30 gotas de jugo de limón fresco.
  • 4 cápsulas de vitamina E, que funciona como conservante.

Preparación

  • Mezclaremos bien los ingredientes con una pequeña espátula o cuchara y conservaremos esta loción en un envase de cristal bien cerrado en la nevera.
  • Deberíamos usarla antes de un mes para que mantenga sus propiedades, ya que solamente contiene conservantes naturales.

Nos la aplicaremos por todo el rostro, en zonas secas y grasas, para que la secreción sebácea se vaya equilibrando.

Te puede gustar