Cómo cuidar las manos agrietadas: 10 recomendaciones

El descuido de las manos agrietadas puede conducir a infecciones y envejecimiento prematuro. Por eso, es primordial protegerlas contra las agresiones y usar tratamientos hidratantes.

Existen algunas recomendaciones básicas para cuidar las manos agrietadas sin necesidad de usar costosos tratamientos. Aunque las cremas apoyan su proceso de recuperación, en general, hay algunos hábitos que previenen el desarrollo de otras complicaciones.

La piel de las manos no se diferencia mucho de la del resto del cuerpo, sin embargo, requiere más atención por su contacto permanente con diversas superficies. Además, hay que tener en cuenta que se usan de forma excesiva en muchas actividades y no tienen un protector.

Por todo esto, cualquier señal de grietas o deshidratación debe ser atendida de manera especial. Si bien al principio parece “inofensivo”, puede propiciar la aparición de infecciones, irritación y otros incómodos síntomas más difíciles de tratar. ¿Ya sabes qué hacer? ¡Apunta!

1. Lávalas con agua tibia

Mantener las manos limpias y desinfectadas es un hábito imprescindible para evitar las infecciones. Sin embargo, si de cuidar las manos agrietadas se trata, lo mejor es hacerlo de forma moderada, usando agua tibia y jabón neutro.

Aunque el agua caliente disminuye la presencia de gérmenes, su uso está desaconsejado porque empeora la sequedad. Tampoco se debe emplear jabón líquido antibacteriano, ya que elimina las bacterias “buenas” que protegen la piel.

Lee también: 7 alimentos que te ayudan a combatir las manos frías

2. Utiliza guantes de protección

Los mejores aliados para prevenir la aparición de grietas y agresiones en las manos son los guantes de látex para el aseo. Estos elementos, que suelen ser muy económicos, evitan el contacto directo con las sustancias químicas de los productos de limpieza.

Por otro lado, impiden que la mugre y el polvo se acumulen sobre la superficie cutánea. Aunque muchos lo ignoran, estos son responsables de algunos casos de sequedad e infecciones.

3. Abrígate las manos

Uno de los detonantes más comunes de las grietas en las manos es el clima frío. Las bajas temperaturas afectan la circulación y conducen a un estado de deshidratación.

  • Para lidiar con este problema lo más recomendable es usar guantes de lana o abrigos especiales.

4. Aplícate productos exfoliantes

La textura granulada de los productos exfoliantes permite remover las células muertas que se acumulan sobre las manos. Debido a esto, son útiles como parte del tratamiento de las manos agrietadas y secas.

  • Para lograr mejores resultados se recomienda elegir los que contienen aceites.

5. Utiliza protector solar

El uso de protector solar es imprescindible dentro de los hábitos para cuidar las manos agrietadas. De hecho, no es necesario tener algún problema cutáneo para empezar a utilizarlo.

  • Este producto es el único que puede disminuir las agresiones de los rayos UV sobre la piel.

6. Hidrátalas por dentro y por fuera

La hidratación de las manos es tan importante como la de otras zonas del cuerpo. Por eso, si sufren sequedad, grietas o cualquier imperfección, es esencial aumentar el consumo de agua y usar cremas humectantes.

  • Ambas cosas revitalizan la piel y disminuyen el riesgo de infecciones y envejecimiento prematuro.

7. Bríndales cuidados nocturnos

Algunos hábitos nocturnos aceleran el proceso de recuperación de las manos resecas y agrietadas. Por ejemplo, aplicarles vaselina o aceite de almendras sobrepone esas grasas esenciales responsables de su humectación.

  • Además, hay disponibles tratamientos exclusivos para las manos que, usados antes de dormir, previenen las arrugas y manchas.

8. Aplícales un masaje

La aplicación de masajes es un hábito que no quita mucho tiempo y que aporta interesantes beneficios. Este permite estimular la circulación para una mejor oxigenación y reparación de las células.

  • Sus efectos son aún mayores cuando se complementa con aceites relajantes y humectantes.

9. Utiliza gel de aloe vera

El gel contenido en las hojas de aloe vera es quizá el ingrediente más popular en lo que tiene que ver con la medicina natural para mejorar la piel. Debido a su alto contenido de agua, antioxidantes y compuestos antimicrobianos, es excelente para cuidar las manos agrietadas.

Su aplicación directa favorece la hidratación de los tejidos secos y detiene el crecimiento de bacterias. De igual forma, promueve el proceso de cicatrización y disminuye la presencia de manchas y pequeñas imperfecciones.

Ver también: Las porciones que deberías comer están en tus manos

10. Adquiere una crema de caléndula

Hay muchos beneficios de utilizar crema de caléndula en el tratamiento de las alteraciones de la piel de las manos. Por un lado, concentra compuestos antibacterianos y antiinflamatorios que previenen las infecciones e irritación.

También es cicatrizante y sus aceites esenciales humectan a profundidad la piel para acelerar su curación. En la actualidad se puede adquirir en tiendas herbolarias o farmacias. Adedmás, de modo opcional se puede utilizar el ungüento elaborado en casa.

¿Tus manos están ásperas o agrietadas? No dudes en seguir todas estas recomendaciones. Recuerda que, aunque parece sin importancia, descuidar estos problemas acarrea otras consecuencias. Así pues, asegúrate de tomar medidas lo antes posible.

Te puede gustar