Cómo cuidar de la creatividad en el empleo

Saber aprovechar la creatividad nos puede brindar tal bienestar que podamos enfrentarnos a cualquier situación con buena disposición.

La creatividad en el empleo es indispensable. Nos ayuda a hallarle la solución a las cosas de una manera fácil y eficaz. Esto, a largo plazo, nos alivia y nos hace olvidar esa sensación de que vivimos como el gigante Atlas, con el peso del mundo sobre los hombros.

Una persona que sabe sacarle provecho a su creatividad, en las distintas actividades que lleve a cabo en su vida diaria, no solo se ayuda a sí misma sino que aportará significativamente a su entorno. En otras palabras, su influencia será positiva.

Ciertamente la creatividad no se puede forzar ni condicionar. Pero sí se puede cuidar. ¿Cómo? Muy fácil, con una actitud proactiva, buen ánimo y sobre todo, entusiasmo.

Para ayudarte a lograr esto, a continuación te contamos todo acerca de cómo cuidar de la creatividad en el empleo. De esta manera, las dificultades de la rutina dejarán de parecerte una amenaza.

Amenazas para la creatividad en el empleo

1. Agenda repleta

Crea un sistema de trabajo

Cuando tenemos la agenda repleta de actividades, muchas veces cuesta priorizar. A largo plazo, esto puede convertir nuestra vida en una rutina demasiado mecánica. ¿Por qué? porque nos enfocamos en cumplir lo escrito y, poco a poco, dejamos de lado lo que realmente nos satisface y brinda felicidad.

Por ello es necesario evitar llenar la agenda día a día. Para cuidar de la creatividad en el empleo es fundamental dejar un espacio para la improvisación y el esparcimiento. Para recuperar nuestra capacidad de asombro, despejarnos y poder traer a la vida nuevas ideas.

Lee también: 9 formas de saber si tienes un trabajo tóxico

2. Nos saber pedir ayuda

Para cuidar de la creatividad en el empleo es importante saber delegar y pedir ayuda cada vez que la necesitemos. Poder contar con otros no solo nos aporta tranquilidad, sino que también puede encender esa chispa de inspiración que tanto hace falta.

3. Severidad

Tener un trabajo que cubra los gastos

No hay crítico más despiadado que uno mismo. Muchas veces nosotros mismos somos la mayor amenaza para la creatividad.

La desilusión o la vergüenza por no conseguir un objetivo puede ser muy traumática, pero no por ello debemos boicotear nuestro propio trabajo. Debemos permitirnos errar. Nadie tiene la respuesta a todo.

Muchas maravillas creativas han surgido precisamente del error, y del saber perseverar.

Visita este artículo: La importancia de respetar el horario de trabajo

4. Dependencia tecnológica

Aunque las herramientas tecnológicas nos faciliten mucho la vida (desde Evernote a Wikipedia pasando por Instagram o Google Calendar) debemos hacer un uso consciente de ellas.

¿Para qué me esfuerzo si Internet lo puede hacer por mi? ¿Por qué hacerlo yo mismo si existe una aplicación para ello? Cuando estas son las excusas a las que se recurre, es el momento de hacer cambios.

Para poder cuidar de la creatividad en el empleo, o en cualquier otro ámbito, no podemos depender de la tecnología.

5. Comodidad

Equilibrar el trabajo y la vida

Si estás demasiado cómodo en tu trabajo es más difícil que puedas sacar a la luz tu potencial y tu creatividad. ¿Por qué? porque te has acostumbrado a la rutina y ya no intentas hacer algo por cambiarla.

No se trata de prescindir por completo de la creatividad sino de saber cuándo es momento de salir de la zona de confort y buscar nuevas ideas o experiencias.

6. Trabajo para terceros

Una de las claves para el éxito es hacer aquello que nos agrada. ¿Por qué? porque somos capaces de aportar sin sentir que nos estamos esforzando y también porque alcanzamos resultados superiores.

Muchas veces, cuando trabajamos para terceros (jefes, clientes, etcétera) la creatividad puede verse amenazada. Esto se debe a que debemos condicionarnos a cierta normativa y parámetros. Por otra parte, se trabaja en relación a las preferencias de otros.

Para cuidar de la creatividad en el empleo, en este sentido, es indispensable expresarnos asertivamente con los demás. Dar nuestro punto de vista acerca de las actividades que se deben realizar es una forma de crear un espacio fértil para las ideas.

7. Saturación

estres de trabajo

Los extremos son perjudiciales. Cuando no sabemos detenernos a tiempo, desistir o cambiar el rumbo muchas veces podemos estar ahuyentando la creatividad en el empleo.

La ambición debe poder moderarse. De lo contrario podría resultar contraproducente. Después de todo, cuando se insiste demasiado en algo y no resulta, es evidente que hay que buscar otra forma o dirigir nuestra atención hacia otra cosa.

Por otra parte, cuando una persona se satura de retos, proyectos, actividades, compañías, etcétera también puede afectar su pensamiento. ¿Por qué? porque la persona profundiza tanto que pierda objetividad y claridad para evaluar. En este sentido, resulta evidente que el distanciamiento es necesario.

Para poder cuidar de la creatividad en el empleo, lo primero que debemos tener en cuenta que siempre se pueden hallar soluciones. Todo es cuestión ponerse manos a la obra, no darse por vencido y ser positivos.