¿Cómo curar aftas y llagas en la boca?

20 marzo, 2014
Las causas por las que pueden aparecer las heridas en la boca son variadas, pero las soluciones son similares. Te contamos cómo aliviarlas y cómo puedes evitar su aparición en un futuro.

Pueden ser muy pequeñas y, a la vez, muy incómodas. Duelen, molestan y están en un lugar bastante húmedo como para curarse de un día para el otro. Por ello, necesitas encontrar un buen remedio casero para eliminar las aftas y llagas lo más rápido posible.

¿Por qué aparecen las aftas y llagas en la boca?

Aunque son heridas que se presentan con mucha frecuencia, lo cierto es que no se sabe con precisión por qué aparecen. Lo que sí se conoce es que las llagas y aftas afectan al 20 % de la población. Causan dolor e incomodidad, tanto al hablar como al comer.

Pueden ser de dos tipos: simples o complejas. Las primeras aparecen algunas veces al año y duran una semana, aproximadamente, en personas entre los 10 y los 20 años de edad. Las complejas son menos frecuentes y las sufren quienes ya han padecido algún tipo de úlceras bucales.

La aparición de llagas puede estar relacionada con varias causas. Algunos factores que las desencadenan son:

  • Estrés.
  • Ingesta de alimentos ácidos o cítricos.
  • Lesiones por alguna comida o utensilio.
  • Sistema inmunitario debilitado.
  • Problema nutricional o una enfermedad gastrointestinal.
  • Ortodoncia.

Hay que prestar atención a las aftas y a los herpes, que pueden ser iguales en cuanto a su apariencia. El herpes labial está causado por un virus simple y es contagioso, las aftas no. Además, el primero puede aparecer en otros sitios del rostro, como los labios, la nariz y debajo de la barbilla.

En caso de que tengas una úlcera bucal, los síntomas que deberías experimentar son ardor y sensación de hormigueo doloroso, también llagas redondas, blancas o grises con enrojecimientos en los bordes. Asimismo, puede haber fiebre e inflamación de ganglios linfáticos.

Lo bueno de las aftas y llagas bucales es que desaparecen, casi siempre, por sí solas. El dolor puede ser muy molesto, pero lo importante es no posar la lengua ni los dientes en el lugar, por más que sea una “tentación”. En un periodo de siete a diez días, estas serán un mal recuerdo.

Remedios naturales para curar las llagas y aftas

Sal

Cucharada de sal marina.

Es uno de los antisépticos más baratos y efectivos que existen. Es un gran aliado para curar las llagas naturalmente; solo tienes que mezclar una cucharadita de sal en un vaso de agua tibia y enjuagar la boca, haciendo énfasis en la zona donde tienes la llaga. Escupe el agua y repite ese proceso al menos tres veces al día.

Poco a poco, irá disminuyendo el dolor y la molestia. Hay personas que optan por tomar un grano de sal gruesa y frotarlo en la llaga. El problema de esto es que genera más dolor e irritación, por lo que no está recomendado.

Lee también: 8 remedios naturales para las úlceras en la boca

Bicarbonato de sodio

Funciona igual que la sal, como un antiséptico eficaz en estos casos. Mézclalo con medio vaso de agua y enjuaga la boca, haciendo “buches” sin tragar el líquido.

También puedes formar una pasta con un poco de agua y aplicarla en la llaga; debes dejarla unos instantes para que haga su efecto. Luego, enjuaga con agua fría sin frotar.

Agua oxigenada

Otro remedio infalible para las llagas en la boca. Toma un algodón o un hisopo y sumérgelo en agua oxigenada. Aplica directamente sobre la lesión tres veces al día. Calmará las molestias y te ayudará a prevenir las posibles infecciones.

Te puede interesar: 8 usos del agua oxigenada que te gustará conocer

Enjuague bucal

Es un remedio no tan “natural”, pero que puede servirte bastante para calmar las molestias en la boca, un alivio inmediato que controlará la formación de las bacterias. No utilices demasiado enjuague, sobre todo si es muy fuerte, porque es probable que te arda.

Hielo

La propiedad de un cubito de hielo es curar las llagas poco a poco y, a su vez, reducir la inflamación y calmar el dolor. Actúa como un sedante. Pon un cubito en la zona afectada las veces que consideres necesarias al día.

Yogur

Gracias al ácido de la leche y las bacterias que contiene, te ayudará a cambiar la composición del pH de la boca y a controlar la formación de nuevas bacterias. Come un yogur a diario, especialmente si sufres aftas y llagas frecuentemente. Puedes aplicarlo directamente en la llaga o con un hisopo.

Leche de magnesia

Leche de magnesia como alternativa.

Tiene un efecto similar al del yogur. Úsala tres veces al día para que cambie el pH de la boca y esta hará “frente” a las bacterias que suelen causar las úlceras.

Consejos para evitar la formación de aftas y llagas

La deficiencia de minerales o vitaminas causa úlceras bucales. Por lo tanto, es mejor que los incluyas en tu dieta. Otras condiciones que también pueden producir las llagas son la anemia por deficiencia de hierro o ácido fólico, la celiaquía y la enfermedad de Crohn, entre otras.

No dudes en añadir a tu dieta alimentos que contengan hierro, como las verduras de hoja verde, los cereales integrales o la leche, entre otros.

Asimismo, ten cuidado cuando te cepilles los dientes, porque eso puede generar heridas similares a las llagas o irritaciones. Lo mismo cuando comes algún alimento con “punta”, como pueden ser las galletas, panes, tostadas, etc.

Finalmente, evita los alimentos ácidos o picantes, la goma de mascar y, no menos importante, no olvides usar hilo dental después de cada comida para mantener siempre la boca limpia y saludable.

Te puede gustar