Cómo curar el dolor de garganta con agua tibia y miel

El dolor de garganta se puede deber a una infección por virus o bacterias. En caso de no remitir con remedios naturales, acude a un médico para que determine cuál es su origen.

El dolor de garganta es una de las molestias más comunes y todos nosotros la hemos sentido alguna vez. Por suerte, Acabar con él es muy fácil: solo necesitas probar esta alternativa natural que te recomendamos. ¡Aprende a curar el dolor de garganta con agua tibia y miel!

Es probable que en tu despensa ya tengas un excelente remedio para acabar con el dolor de garganta y aún no lo sepas. Nos referimos, por supuesto, a la miel, que combinada con agua tibia le dará un alivio inmediato a tu dolor.

¿Cuáles son las causas del dolor de garganta?

Mujer con dolor de garganta

El dolor de garganta, también conocido como faringitis, es una dolencia muy común. Se caracteriza por presentar síntomas como carraspera, tos, dificultad y dolor al tragar, y en algunos casos, fiebre.

Sin embargo, solo pocos casos de dolores de garganta requieren ser tratados con antibióticos. Normalmente la molestia desaparece sola o con ayuda de calmantes y remedios antiinflamatorios en unos días.

Las causas son variadas. Por ejemplo, en el caso de los niños, la infección estreptocócica, causada por la bacteria estreptococo, es muy común. En adolescentes y adultos que padecen mononucleosis también está presente el dolor de garganta como síntoma. Los virus como el resfriado o influenza son una causa común de dolor de garganta.

Las alergias presentan dolor de garganta entre sus síntomas, sobre todo cuando estas son provocadas por la falta de humedad en el ambiente. Esto se debe a que el aire seco promueve la aparición de virus, bacterias y ácaros. Por ello, en temporadas frías suelen aparecer con más frecuencia los malestares respiratorios.

La polución también es una causa de dolor de garganta y, por supuesto, los malos hábitos como fumar. En este último caso, los fumadores pasivos también se ven afectados, por lo que podrían padecer de la molestia al estar expuestos por mucho tiempo a la inhalación de humo.

Lee: Alivia los síntomas de la faringitis con 5 remedios naturales

¿Cuáles son los beneficios de la miel para el dolor de garganta?

La miel, además de ser deliciosa, tiene muchos beneficios para nuestra salud. Aunque seguramente la uses para endulzar bebidas, acompañar tu desayuno o incluirla en algún postre, también tienes un poderoso remedio natural que deberías aprovechar.

Esta maravillosa sustancia tiene propiedades antibacterianas, antiinflamatorias, hidratantes, cicatrizantes y calmantes. Por ello es perfecta para tratar enfermedades o malestares respiratorios como el dolor de garganta.

Reduce la secreción de moco y la tos que podrían ser causantes del dolor de garganta. Alivia la carraspera o el ardor, ya que actúa como una capa protectora y humectante sobre la zona.

Combate las bacterias y evita que la infección se propague o se mantenga por mucho tiempo. Además, controla las alergias al polen que en algunos casos provocan dolor de garganta.

Existen fármacos y remedios naturales que ayudan a desaparecer la dolencia en algunos días. Por supuesto, te recomendamos una opción natural y muy deliciosa para tratar esta molestia: la miel. Junto a un poco de agua tibia aliviará el dolor en pocos días y podrás retomar tu ritmo de vida sin ningún malestar.

Lee: Garganta y boca secas: ¿cómo evitarlas?

Agua tibia y miel para curar el dolor de garganta

Ingredientes

  • 1 taza de agua (250 ml)
  • 2 cucharadas de miel (50 g)

Preparación

  • Toma una olla y pon a calentar el equivalente a una taza de agua hasta que esté tibia.
  • Luego diluye 2 cucharadas de miel en el agua y haz gárgaras con la mezcla. Este tratamiento lo puedes hacer todos los días, en la mañana y en la noche, hasta que el dolor desaparezca.

Con este remedio se reducirá la inflamación en la garganta y se aliviará el dolor. Si lo prefieres, puedes añadir un poco de limón a la mezcla y tomarla como infusión, esto también es excelente para curar el dolor de garganta.

Recuerda que prevenir el dolor el garganta es posible. Para ello debes tomar ciertas medidas de higiene y cambios de hábitos. Lávate bien las manos y evita meterlas en la boca. No grites ni fuerces demasiado tus cuerdas vocales. Evita el contacto cercano con personas que tengan virus, resfriado o gripe. Si eres fumador, trata de dejar este mal hábito cuanto antes.

En caso de no haber podido curar el dolor de garganta durante una semana y no tengas signos de mejoría, acude al médico. Podría tratarse de una infección mayor en la que tu garganta solo es una de las zonas afectadas.