Cómo curar la tos seca en niños

Aunque la tos es un mecanismo de defensa del cuerpo humano, si la tos seca es persistente en el niño y no remite deberemos acudir a un especialista

La tos seca en niños es una molestia que no genera ningún tipo de flema. La misma tiende a causar irritación y, de no atenderse sus íntomas, pueden agravarse cada vez que se presente. Es una afección muy común en infantes menores de 10 años y pueden presentarse episodios varias veces al año por diferentes causas.

Este padecimiento afecta a niños y adultos por igual. En algunas ocasiones es un mal necesario, ya que permite la expulsión de un cuerpo extraño, una sustancia ingerida o puede ser la manifestación de una enfermedad.

Aunque la tos seca ha sido etiquetada como una dolencia, es un mecanismo natural que el cuerpo utiliza para limpiar las vías respiratorias.

Causas de la tos seca

Cuidar la gripe en los niños.

Las causas de la tos seca pueden ser muy variadas. Entre las más destacadas está la inflamación por rinitis, bronquitis y laringitis entre otros.

Asimismo, algunas situaciones especiales pueden generar episodios de tos seca, sin que una enfermedad esté implicada. Tal es el caso de ambientes contaminados por humo de tabaco, exceso de humedad o cambios bruscos de temperatura.

Algunas de las causas más comunes que producen la tos seca en los niños son las siguientes:

  • Ambientes muy fríos o secos
  • Lugares donde funcionen aires acondicionados
  • Olores fuertes
  • Reacciones alérgicas
  • Espacios donde exista gran cantidad de polvo
  • Irritación en las vías respiratorias por un resfriado o gripe
  • Por consecuencia en enfermedades de reflujo gástrico

Con frecuencia los progenitores buscan remedios para combatir la tos seca en los niños. Ya sea con un tratamiento natural o un medicamento, la intención es aliviarle el malestar al pequeño.

Lee también: Dos caldos para sobrellevar la gripe

Tratamientos naturales para calmar la tos seca en niños

Existen diversos remedios naturales para aliviar los síntomas de la tos seca en los niños que les pueden reconfortar y hacer que se sientan mejor.

Consumir abundante líquido

El ingerir líquidos durante el período de irritación de las vías respiratorias resulta imprescindible para mejorar los  molestos síntomas.

Darle al niño suficiente cantidad de agua varias veces al día es una forma de mantener las membranas húmedas. Deberá comsumirla a temperatura ambiente: esto hará que se minimice la tos de manera eficaz.

Baños de vapor

Los baños de vapor son otra forma de ayudar a tu hijo. Para un mejor resultado el niño debe respirar el vapor, de ser posible, durante 20 minutos. Esto ayudará a reducir la irritación y humedecer las vías respiratorias.

Comprueba antes que la temperatura no es demasiado elevada para evitar quemaduras.

Jugos de frutas no cítricas

Es importante que los jugos que le des a tu hijo durante cuando tenga tos seca no sean de frutas cítricas, ya que generan más mucosidad, ni estén calientes.

No olvides que las vías respiratorias forman parte de la piel. Así, la mucosa, como el resto de la dermis, debe ser tratada a temperatura ambiente.

Vaporizador

Coloca en la habitación del niño un vaporizador, enciéndelo y mantenlo funcionando por unos minutos, mientras tu hijo no esté presente. La idea es que el pequeño tenga la habitación húmeda y caliente.

Le puedes colocar una esencia de eucalipto o laurel: el olor le ayudará a despejar las vías respiratorias y relajarse cuando duerma.

Tomar miel con limón

Darle una pequeña cucharada de miel con unas gotas de limón antes de dormir y al levantarse aliviará los episodios de tos seca.

Es frecuente que la tos aumente de noche, esto obedece a la posición horizontal en que se encuentra el cuerpo. Por lo cual aumenta la sensación de ahogamiento y la irritación de las mucosas.

Ver también: Infusión de menta y miel para calmar la irritación de la garganta

Receta de jarabe natural para tratar la tos seca

El limón, aunque es un fruto cítrico, ayuda alcalinizar de forma rápida el cuerpo. La miel, por su parte, colabora en la eliminación de las bacterias e hidrata la garganta.

Ingredientes

  • 1 taza de miel  (336 g)
  • ½ taza de agua  (125 ml)
  • 1 limón

Preparación

  • Coloca en una olla la miel y calienta a fuego muy bajo (no debe hervir, ya que pierde las propiedades).
  • Vierte en un envase el agua y el limón entero, previamente lavado.
  • Cocina el limón durante 3 minutos o hasta que esté blando.
  • Retira el limón del fuego, cuela el agua y deja enfriar. A continuación, corta el limón en rodajas y retira las semillas.
  • Vacía el limón en la miel que se está calentando, y cocina a temperatura baja por una hora.
  • Pasado el tiempo indicado, retira la mezcla del fuego y cuela las rodajas de limón.
  • Finalmente, deja enfriar y vierte en un frasco esterilizado con tapa.

Este jarabe lo pueden tomar niños y adultos, ya que es ideal para calmar la tos seca. A los pequeños de la casa se les puede dar media cucharadita tres veces al día. Los adultos pueden tomar una cucharada tantas veces lo consideren necesario.

Es muy importante supervisar la frecuencia de la tos seca en niños. Si después de un tiempo y tras aplicar estos tratamientos no mejora, debes llevarlo a un especialista.