Cómo curar pólipos nasales con 5 soluciones caseras

Martín Perez · 8 julio, 2018
Si los pólipos nasales no presentan mejoría con estos remedios naturales es conveniente acudir al especialista para que nos examine y nos ofrezca un tratamiento adecuado para nuestro caso.

Las alergias constantes o crónicas, los procesos infecciosos en las vías respiratorias y ciertas inflamaciones de la mucosa nasal pueden causar enfermedades como los pólipos nasales. Usualmente, el tratamiento para esta afección implica el uso de medicamentos corticoides o cirugías, pero aquí te ofrecemos cinco soluciones caseras para tratarla.

¿Qué son los pólipos nasales?

Los pólipos nasales son protuberancias llenas de líquido que suelen crecer cerca de los conductos y senos paranasales. Estas formaciones parecen pequeñas uvas dentro de las fosas nasales y por lo general no producen dolor, aunque pueden resultar incómodos cuando la persona presenta cuadros alérgicos.

Estos pólipos pueden variar de tamaño. Así, al igual que en muchos casos no representan un problema grave para el paciente, otras veces incluso se requiere extraerlos mediante cirugía. Por ello, debes resolver este problema a tiempo.

Generalmente, los pólipos crecen sobre los senos paranasales y los presionan. Por tal motivo se considera esta enfermedad como una variación de la sinusitis, mejor conocida como sinusitis polipoidea.

Lee también: Cómo curar pólipos nasales con 5 soluciones caseras

Causas de los pólipos nasales

No se han determinado oficialmente las causas de los pólipos nasales. Sin embargo, según los estudios realizados, las siguientes causas son las que lucen como más probables:

  • Alergias severas que no han sido tratadas adecuadamente
  • Asma
  • Infecciones prolongadas
  • Inflamaciones crónicas de la mucosa nasal
  • Alteración de los vasos sanguíneos encargados del riego de la mucosa
  • Disfunciones anatómicas que presionen demasiado la fosa nasal
  • Sensibilidad a las aspirinas
  • Fibrosis quística
  • Rinitis alérgica

Síntomas y tratamiento del pólipo nasal

Cuando los pólipos nasales son pequeños, normalmente el paciente no presenta síntomas y hasta puede que ignore la presencia de estas formaciones. Sin embargo, a medida que los pólipos van creciendo pueden llegar a causar obstrucciones de los conductos nasales y generar una infección. En muchos casos, cuando las vías nasales se encuentran bloqueadas, el paciente termina respirando por la boca.

Generalmente, los síntomas asociados a esta enfermedad son:

  • Congestión nasal que puede causar secreciones (rinorrea)
  • Pérdida del olfato leve o moderada
  • Pérdida del sentido del gusto leve o moderada
  • Dolor de cabeza
  • Dolor y presión en la cara y zona nasal
  • Síntomas de resfriado
  • Ronquidos

Al momento de tratar los pólipos nasales, la medicina halopática emplea muchas veces inyecciones y cirugía. Esta última debería realizarse solo cuando exista una obstrucción total de una o ambas fosas nasales y los tratamientos regulares no causen mejoría.

Antes de optar por una cirugía para retirar los pólipos nasales es recomendable intentar con otros recursos. Hay remedios naturales que funcionan para reducir o frenar el crecimiento de estas protuberancias y aquí te traemos cinco de ellos.

5 soluciones caseras para pólipos nasales

Los remedios caseros generalmente son una opción económica y de fácil preparación y que en muchos casos pueden ayudar efectivamente en el tratamiento de diversas enfermedades.

1. Solución salina para lavado nasal

Una solución salina o de agua con sal se prepara muy fácilmente y ayuda a limpiar y descongestionar las fosas nasales, removiendo los agentes alérgenos que pueden causar la aparición de los pólipos nasales.

Ingredientes

  • 1 cucharadita de sal marina (5 g)
  • 1 vaso de agua caliente (200 ml)

¿Qué debes hacer?

  • Mezclar el agua con la sal hasta que esta se disuelva.
  • Utilizar un gotero o una botella vacía a modo de atomizador nasal.
  • Aplicar directamente en las fosas nasales e inhalar para que el líquido recorra toda la cavidad nasal.
  • Repetir en cada orificio nasal unas 3 veces al día.

2. Jarabe de rábano y miel

El rábano es una raíz cuyos beneficios en el tratamiento de enfermedades de las vías respiratorias son conocidos. Sin embargo, mucha gente la evita, ya que tiene un sabor un poco fuerte. Este remedio mezcla el rábano con miel, para ayudar a que sea más fácil consumirlo y aprovechar sus propiedades.

Ingredientes

  • 1 manojo de rábano, rallado (200 g)
  • 1 taza de miel natural (250 ml)

¿Qué debo hacer?

  • Mezcla el rábano con la miel.
  • Consume una cucharadita de esta preparación en la mañana y en la noche, hasta que se acabe la mezcla.

Nota: Es recomendable dejar que los aromas del rábano impregnen tu boca antes de tragar. Esto ayudará a reducir los pólipos nasales.

3. Vitamina C

El consumo de frutas cítricas, como las naranjas, fresas, toronjas y limones, fortalecen el sistema inmunitario gracias a su alto contenido de vitamina C, por lo que pueden ayudar a disminuir los pólipos nasales. Estas frutas también contienen bioflavonoides, que son importantes para la salud de los tejidos, como el de la mucosa nasal y los vasos sanguíneos.

Ingredientes

  • Frutas cítricas de tu preferencia (naranjas, limones, mandarinas).

¿Qué debes hacer?

  • Comer uno o dos frutos cítricos al día, preferiblemente enteros, aunque también puede ser en forma de jugo con poca azúcar.

4. Inhalaciones de vapor

Esta técnica de inhalar vapor es muy utilizada cuando se necesita despejar los conductos nasales y diluir las secreciones de moco. Hay varias formas de realizar estas inhalaciones, pero los ingredientes son los mismos, ya que se requiere agua y alguna planta medicinal para esta área.

Ingredientes

  • Agua
  • Hojas de menta o eucalipto

¿Qué debes hacer?

  • Hervir agua en una olla junto con las hojas de menta o eucalipto.
  • Verter la preparación en un bol grande.
  • Cubrir la cabeza y el cuello con un paño y colocar el rostro por encima del bol con la preparación.
  • Es recomendable que la toalla cubra la cabeza y el bol para evitar que el vapor se escape.
  • Inhalar profundamente para sentir el vapor en la nariz y continuar con este proceso hasta que el agua se enfríe.
  • De preferencia, realizarlo durante varias noches, para favorecer el descanso nocturno y la disminución de los pólipos nasales.

5. Aceite del árbol del té

Gracias a sus múltiples propiedades antibacterianas, antivirales, fungicidas, cicatrizantes y antiinflamatorias, el aceite del árbol del té es un excelente remedio casero para combatir los pólipos nasales. Es muy importante resaltar que este aceite solo debe utilizarse de forma tópica, y de preferencia diluido, porque también es tóxico.

Para tratar los pólipos nasales con este aceite, se puede aplicar un poco de esta manera:

Ingredientes

  • 5 gotas de aceite de árbol de té
  • 1 taza de agua tibia (250 ml)
  • Hisopos de algodón

Ver también: 5 remedios caseros para los pólipos nasales

¿Qué debes hacer?

  • Añadir las gotas de aceite de árbol de té al agua tibia.
  • Mojar un hisopo en esta mezcla y pasarlo sobre los pólipos, o en los conductos nasales si es difícil llegar hasta la protuberancia.
  • Otra idea es hacer inhalaciones de vapor con esta misma preparación para aliviar la congestión.

Si a pesar de aplicar este tipo de soluciones naturales los síntomas de los pólipos nasales continúan, lo mejor es acudir a un médico para evaluar otras alternativas de tratamiento. La medicina natural es el primer aliado al que tenemos acceso para poder ofrecer soluciones al instante, y los pólipos nasales tienen gran porcentaje de curación con las soluciones caseras.