¿Cómo curar los talones agrietados?

El buen estado de nuestros talones también depende de que llevemos una dieta saludable y equilibrada. Bebe mucha agua y recuerda exfoliar la piel al menos una vez a la semana

No hay nada más antiestético que tener los talones agrietados, sobre todo durante el verano, cuando queremos lucir nuestros pies.

Algunas de las causas de los talones agrietados son la falta de atención y cuidado, pero también, la poca hidratación, sobre exposición y exceso de presión por un calzado incómodo. 

¿Qué son los talones agrietados?

Generalmente una piel saludable y bien cuidada debe mostrar un aspecto homogéneo y ser elástica. Pero al estar expuesta al entorno recibe múltiples elementos que pueden hacer que pierda su estado de salud.

Si bien es cierto que la piel de los pies y los talones es más gruesa que en otras zonas del cuerpo, si la hidratamos correctamente debería mantenerse sana y con un aspecto liso. El problema llega cuando la piel de los talones pierde la hidratación y se vuelve frágil generando grietas. 

Estas grietas se irán agrandando conforme nuestros pies reciban el impacto al caminar o agentes externos como el sol. Debido a unos autocuidados inadecuados, las fisuras de la piel pueden no sanar correctamente y seguir presentes e incluso causarnos molestias.

Primer plano de unos talones agrietados.

Síntomas de los talones agrietados

Los siguientes signos son los más habituales:

  • Piel agrietada y descamación. Aparecen grietas y la piel se vuelve quebradiza generando escamas.
  • Picazón. Es causada por una disminución de las capas superiores de la piel que provoca el estiramiento de las inferiores. Si no se trata debidamente puede aumentar la probabilidad de presentar pie de atleta y hongos.
  • Sangrado o secreción. Este es un problema muy grave, porque indica que las grietas afectan alas capas más internas de los tejidos. En este caso, se recomienda no usar zapatos sin calcetines, ni calzado demasiado cerrado.

¿Cómo prevenir y curar los talones agrietados?

Hábitos preventivos

  • Escoge bien el calzado. Es recomendable que busques un calzado amplio de horma con pocas costuras eb contacto con la piel. Evita el tacón alto y los modelos con poca sujección del talón.
  • Evita darte largos baños de agua caliente. El agua caliente puede disminuir la hidratación de la piel y eliminar los aceites que la protegen.
  • Protege los pies del sol.
  • Bebe agua y consume alimentos con un alto contenido en agua. Aportar hidratación al cuerpo es importante a la hora de mantener nuestra piel saludable.
  • Usa cremas específicas para tratar tus talones agrietados.

Ver también: 5 cremas caseras para hidratar los talones resecos

Remedios naturales

  • Aplica aceite vegetal (por ejemplo de coco) después de lavar y secar los pies. Coloca un par de calcetines gruesos para que penetre más.
  • Emplea la pulpa de un plátano maduro sobre la piel y deja actuar por 10 minutos antes de enjuagar.
  • Añade la mitad de un aguacate con la mitad de un coco (las pulpas) en la licuadora, junto con un plátano. Coloca la pasta en los talones y deja actuar.
  • Remoja los pies en zumo de limón durante 10 minutos una vez a la semana. Eliminará la piel muerta. También puedes frotar los talones agrietados suavemente para exfoliar con un cepillo.

Ver también: 6 remedios para eliminar los talones agrietados

 

  • Ledesma, M. L. (2015). Natural Elements: cosmética natural y saludable. Revista Vinculando.
  • Sánchez Hernández, S. (2009). Tratamiento de la hiperqueratosis y las grietas del talón mediante enzimas proteolíticas. Revista Española de Podología20(1), 26-28.