Cómo curar rápidamente la indigestión

Katherine Flórez· 10 febrero, 2020
A menudo sucede que, durante o después de las comidas, nos sentimos pesados y con cierto malestar. Si se trata de un caso de indigestión, puede que alguna de estas alternativas sea la solución que buscamos.

La indigestión, también conocida como dispepsia, es una molestia que se presenta en el estómago durante o después de comer. Este malestar puede ocasionar una sensación de ardor, dolor y calor entre la parte inferior del esternón y el ombligo.

Este problema, por lo general, ocurre también muy poco después de comenzar la comida o cuando se ha terminado. Se presenta, entonces, una sensación de llenura que puede ser muy molesta.

Desencadenantes de indigestión

Este malestar puede encontrar su origen en diversos factores:

  • Consumo excesivo de alcohol.
  • Alimentos con mucho condimento o muy grasos.
  • Comer en exceso o muy rápido.
  • Nerviosismo o estrés emocional.
  • Mucha cafeína.
  • Tabaquismo.

Como resultado, la creciente sensación de ardor hace que el funcionamiento normal del sistema digestivo sea casi imposible.No obstante, curar de manera rápida la indigestión puede ser muy fácil. Te traemos las formas más efectivas de hacerlo.

Soluciones simples contra la indigestión

Algunos de los siguientes remedios podrían no funcionar en tu caso. Te recomendamos consultar con tu médico si la indigestión se vuelve frecuente.

Infusión de manzanilla

Esta planta cuenta con potentes propiedades que ayudan a mejorar la digestión, aliviar náuseas, dolores estomacales, vómitos y las diferentes molestias que se presentan en esta zona.

La manzanilla tiene un efecto bastante inmediato; basta con añadir una bolsa de té de manzanilla en una taza con agua caliente, esperar 5 minutos y beber lentamente.

Infusión de canela

Es ideal para aliviar la pesadez y las molestias propias de una llenura. Hay que beber solo una taza cuando empieces a sentir los síntomas de la indigestión; con ello, verás que rápidamente desaparecerán.

Cilantro

cilantro

Por sus propiedades, podría ser un gran aliado para aliviar la indigestión. Para consumirlo, pon a hervir agua con unas ramas de cilantro durante 10 minutos; luego, deja reposar la infusión y, posteriormente, bebe.

Té de hierbas

Después de una comida pesada, beber un té de hierbas controla la indigestión en buena medida. Toma una bolsa de té y sumérgelo en una taza de agua caliente; déjalo reposar por 5 minutos y después bébelo mientras siga caliente.

Naranja

Es una de las frutas que ayuda a brindar un alivio rápido, ya que contiene ácido cítrico y ascórbico. Lo ideal es tomar un jugo de naranja recién exprimido antes de la comida, pues este ayudará a controlar el ácido estomacal y a mejorar la capacidad de digestión.

Bicarbonato de sodio

Bicarbonato de sodio

El problema de la indigestión puede ser controlado fácilmente por el bicarbonato de sodio. Preparar un antiácido casero es muy fácil; primero, debes agregar media cucharadita de bicarbonato a la mitad de un vaso de agua. Esta solución va a neutralizar el ácido que se forma en el estómago y te dará un notable alivio.

Pomelo

Al ser ácido, el pomelo puede ser recomendable para la indigestión. Con la ayuda del rallador, ralla un pedazo de cáscara, déjalo secar al sol durante unas horas y, posteriormente, toma una cucharadita de la cáscara seca cada vez que sientas dolor de estómago.

Comer piña

Drenar piña

Antes de la comida, es recomendable ingerir unos trocitos de piña. Esta fruta contiene enzimas proteolíticas, las cuales ayudan a hacer digestión rápidamente.

Lee también: 5 alimentos grasos que tu médico quiere que comas

Agua

Beber agua caliente puede ser otra de las mejores opciones para aliviar la indigestión, gracias a su efecto relajante. Es recomendable no acostarse luego de ingerir este líquido, ya que esto puede empeorar y causar reflujo.

Finalmente, recuerda que si bien existen muchos remedios para curar la indigestión, lo mejor y más recomendable es la prevención y, sobre todo, escuchar las advertencias que nos manda el cuerpo.

El consejo más efectivo es no insistir en comer más si ya estás lleno y evitar alimentos que en el pasado le hayan sentado mal. Si los síntomas empeoran, por supuesto, se aconseja consultar con el médico.