¿Cómo curar una herida para que no deje cicatriz?

15 octubre, 2019
Este artículo fue redactado y avalado por el médico Nelton Abdon Ramos Rojas
Muchas veces no podemos evitar las cicatrices, pues son el resultado del proceso normal de sanación de la piel. Pero, sí podemos intervenir para que estas marcas sean lo menos notorias posible.

Las cicatrices son el resultado del proceso normal de sanación de la piel, pero aún así, son un problema estético para muchas personas. Y si bien la mayoría opta por evitarlas en la medida de lo posible, en algunos casos resulta inevitable lastimarse y sufrir una herida. Entonces, es normal preguntarse qué se puede hacer para que la herida no deje cicatriz.

Antes de continuar, es necesario aclarar una cuestión: cualquiera puede tener alguna cicatriz en su cuerpo, en algún momento de su vida. Nadie está completamente exento de tener alguna por la sencilla razón de que los accidentes siempre pueden ocurrir.

Ahora bien, es cierto que a algunas personas las cicatrices no se les nota o bien, sus heridas sanas tan bien que parecen no dejar rastro alguno en la piel. Esto puede deberse a varias cuestiones, empezando por una buena salud.

El proceso de cicatrización no es igual en todas las personas

Una persona que goza de buena salud puede tener un buen proceso de cicatrización, porque su organismo está funcionando como corresponde. Sin embargo, hay casos en los que el proceso de cicatrización no es óptimo y entonces es cuando es necesario tener en cuenta otros aspectos.

Por ejemplo, las personas de edad avanzada pueden tener mala cicatrización, con lo cual, al sufrir una herida, esta puede sanar más lento y dejar una marca más notoria. Los pacientes con diabetes también suelen presentar este tipo de inconvenientes.

Entonces, hay que tener presente que el proceso de cicatrización varía de una persona a otra.

Las heridas sanan de manera diferente, según el tipo de piel de la persona, la zona del cuerpo en la que se haya producido la lesión, el tamaño y la profundidad de la herida y otros factores, como el diagnóstico de alguna enfermedad subyacente (como la ya mencionada diabetes).

Es importante saber atender las diferentes heridas de la forma adecuada para evitar que se infecten y se agrave el problema, afectando esto el proceso de regeneración de la piel.

Cuanto mejor atendidas estén las heridas desde el primer momento, mayores probabilidades hay de que la marca de la cicatriz sea mínima o apenas visible.

Un botiquín de primeros auxilios con fármacos y vendas.

Descubre: Primeros auxilios para una quemadura superficial

Consejos para que una herida no deje cicatriz

Veamos algunos consejos útiles para atender una herida superficial correctamente y así evitar que deje una cicatriz profunda.

1. Limpiar de inmediato la herida

  • Luego de presionar sobre la herida con un trapo limpio y que deje de sangrar, debes limpiarla de inmediato.
  • Antes de hacerlo, asegúrate de lavarte las manos con abundante agua y jabón.
  • Aplica sobre la herida alguno de los desinfectantes que puedes comprar en cualquier farmacia. Si no lo tuvieras, podrías hacerlo con agua templada y un jabón suave. (Importante: No utilices alcohol para limpiar las heridas.)
  • Seca la herida con una gasa limpia, dando toques suaves. Evita el algodón porque quedarán restos pegados en la lesión que entorpecerán la curación.

2. Evitar exponer la herida al sol

Los rayos solares UVA son altamente nocivos para la piel de normal; mucho más cuando la piel está dañada. Por ello, durante el proceso de cicatrización no es recomendable exponerse al sol y, en caso de ser necesario, lo más adecuado es utilizar protección.

Cabe destacar que, aún cuando la herida haya sanado, es recomendable aplicarse una crema con factor de protección solar. Así, conseguiremos reducir al mínimo la marca.

Te puede interesar: Entrevista a Rocío Gil Redondo, el cuidado de la piel y las últimas técnicas de rejuvenecimiento

3. Cubre la herida con un vendaje

Dependiendo del tipo de herida, es posible que necesites colocar un vendaje.

La finalidad del vendaje es la de proteger la herida de la acción de los agentes patógenos que hay en el ambiente. No ha de quedar ni muy apretado ni muy flojo. Asegúrate de cambiarlo todos los días. Hazlo también si la zona estuviera húmeda.

Vendar una herida infectada.

4. Masajea alrededor de la herida

Una vez haya sanado la herida, puedes masajear la zona realizando movimientos circulares y suaves con el dedo. De esta manera estimularás la circulación de la zona y podrás mejorar el proceso de cicatrización.

5. No quites las costras una vez que se hayan formado

No quites las costras de las heridas o, de lo contrario, estas sí dejarán marcas en tu piel. Deja pues que se despeguen solas.

6. Aplícate una crema cicatrizante sobre la herida

En las farmacias puedes encontrar una gran variedad de cremas cicatrizantes. Cualquiera de ellas podría serte de gran ayuda. Pide consejo al farmaceuta. Con seguridad, te podrá decir cuál es la más apropiada en tu caso.

Sigue las instrucciones del producto y, en caso de tener alguna inquietud, consulta con tu médico. Procura ser constante en la aplicación de la crema, ya que esto favorecerá el proceso de sanación.

7. Aliméntate bien

La dieta también desempeña un papel importante en la correcta cicatrización de una herida. Si es deficiente, no contarás con los nutrientes necesarios para el proceso de curación.

Descubre: ¿Cuáles son los nutrientes adecuados para el crecimiento del músculo?

Otras recomendaciones útiles

Conviene insistir en que estos consejos son eficaces, sobre todo, para heridas de menor consideración. Ahora bien, si la herida fuera profunda, de gran tamaño o en la que el sangrado no se detuviese pocos minutos después de producido el accidente que la motivó, no pierdas tiempo. Acude de inmediato al centro médico más cercano.

  1. Que una herida, por pequeña que sea, deje cicatriz, dependerá también del tipo de piel. Existen personas en las que los procesos de cicatrización son de por sí difíciles, sean heridas leves o no.
  2. Además de prevenir cicatrices notorias, los consejos anteriormente enumerados servirán para evitar que la herida se infecte. Las heridas infectadas conllevan tratamientos más largos y, por tanto, las marcas que dejan en la piel suelen ser más visibles.
  3. Siempre puedes consultar con un profesional. Hoy en día existen infinidad de recursos para atenuar las marcas en la piel. Incluso, lo más probable es que exista alguna solución para tratar las cicatrices que ya tuvieras.
  4. En ciertos casos, uno de esos recursos es la cirugía. Prodigándole a la nueva herida los cuidados necesarios, la cicatriz resultante podría suponer una mejora si se la compara con el aspecto que la piel tenía anteriormente.
  • Lara García, T. (2002). Cicatrización de heridas cutáneas. Buenos Aires: SP Asociación Médica Argentina.
  • Real Academia Nacional de Medicina. (2012). Diccionario de Términos Médicos. Madrid: Panamericana.
  • Sturla, F.M, et al. (2018). “La matriz extracelular en la curación de las heridas cutáneas. Aspectos físicos, químicos y biológicos”, Revista de la Asociación Médica Argentina, 131 (2): 7-26.