Cómo debe ser la dieta de una persona que padece paludismo

David Sanchez 5 junio, 2018
El paludismo es una enfermedad que afecta a muchas personas, y aquellas que la tienen deben llevar una dieta adecuada a sus necesidades especiales.

El paludismo -también conocido como malaria- es una enfermedad potencialmente mortal causada por un parásito que se transmite por los mosquitos. La enfermedad es prevalente en África, América del Sur y Asia, y menos común en América del Norte y Europa.

La mayoría de los casos de malaria registrados en Europa son en las personas que se involucran en el tráfico internacional regular. Si a alguien se le diagnostica paludismo, el médico puede aconsejarle que coma ciertos alimentos para ayudar a su recuperación.

Principales efectos del paludismo

Entre los principales efectos del paludismo, especialmente en la fase más aguda de la enfermedad, están unos fuertes vómitos frecuentes, diarrea profusa, fiebre elevada y frecuente sudoración.

Todo esto puede causar una grave pérdida de fluidos corporales, que desembocará en una importante deshidratación. Además, el paludismo provoca pérdida de apetito, lo que puede agravar la situación al ingerir menos alimentos.

Efectos del paludismo.

Ante esto, una dieta basada en líquidos puede ayudar a que tu cuerpo se mantenga correctamente hidratado durante la enfermedad. Además, este tipo de dieta permitirá reemplazar todos los electrolitos perdidos a través de la diarrea, el vómito o la sudoración.

Algunos buenos alimentos en los que basar la dieta son los tés, la gelatina, el café, los zumos de frutas y los caldos. Este tipo de productos serán también más fáciles de ingerir para el enfermo que carece de apetito.

Debes leer: 5 recetas con café que no conocías

Alimentación equilibrada y rica en hierro

Tras ser dado de alta en el hospital, lo más recomendable es ajustar la dieta a una alimentación equilibrada con especial atención a un buen aporte de hierro. Será importante comer pequeñas cantidades de manera frecuente en lugar de grandes ingestas de comida.

Esto ayudará a que nuestro organismo, debilitado tras haber superado recientemente la enfermedad, digiera bien los alimentos y gestione adecuadamente las comidas. En estos momentos será importante evitar alimentos fritos, tés, cafés y alcohol. Así podremos evitar recaer en los problemas gastrointestinales provocados por el paludismo.

Por otro lado, la importancia del hierro en la dieta se debe a que, durante la enfermedad, los parásitos entran en el torrente sanguíneo y destruyen los glóbulos rojos. Estas células se dedican a transportar el oxígeno hasta todos los rincones de nuestro organismo.

Células enfermas por la malaria.

Por ello, un paludismo prolongado puede provocar anemia, de manera que la ingesta de unas altas cantidades de hierro pueden ayudarnos a reemplazar los glóbulos rojos perdidos. A modo de ejemplo, algunos buenos alimentos son las carnes rojas, las judías verdes y las espinacas.

Leer también: Cómo hacer que tus caldos y cremas tengan más minerales

La importancia del resto de los nutrientes

Además de incluir alimentos ricos en hierro en nuestra dieta, una vez terminada la crisis febril también tendremos que asegurar un buen aporte de proteínas. Así podremos evitar más pérdidas de la masa muscular, incluyendo leche, huevos, legumbres o soja.

También tendremos que asegurar una cantidad necesaria de hidratos de carbono complejos para que el paciente tenga unas reservas de energía adecuadas y suficientes. esto es importante porque, durante las fases más graves de la enfermedad, el paciente habrá perdido grandes reservas de energía.

Por otro lado, la dieta debe incluir grasas de buena calidad en su justa medida. Estas pueden ser obtenidas de alimentos como el aceite de oliva vrigen extra o los frutos secos.

Vitaminas y minerales.

Finalmente, el paciente recientemente recuperado debe consumir buenas cantidades de vitaminas y minerales para poder recuperar todos los electrolitos perdidos durante la enfermedad. Para ello, los productos más recomendables son las frutas, las verduras y las hortalizas.

Consejos adicionales contra el paludismo

  • A la hora de salir por la noche, lo más recomendable es llevar manga larga y pantalones largos.
  • Impregnar el cuerpo con un buen repelente será una buena medida para evitar que los mosquitos se acerquen.
  • Los edificios bien conservados, con metal en las puertas y las ventanas serán menos accesibles para estos insectos. Durante la noche, lo mejor será mantener cerradas todas las puertas y las ventanas.
  • El uso de mosquiteras en las camas evitará que los mosquitos nos piquen durante la noche.
  • Realizar deporte y sudar hace que los mosquitos sientan una mayor atracción. Por tanto, la higiene personal será de vital importancia para ser unas víctimas menos probables.
Te puede gustar