¿Cómo decorar la cocina para darle un toque clásico?

5 junio, 2018
Es muy fácil decorar la cocina con toques clásicos, sigue los consejos que te damos a continuación y ponte manos a la obra.

La cocina es esa habitación de la casa que enseguida se queda obsoleta, debido a la gran evolución de la tecnología y, por consiguiente, de los electrodomésticos. Es esta la razón por la que enseguida nuestra decoración de la cocina queda anticuada en menos de 5 años. Por ello, la solución puede ser decorar nuestra cocina dándole un toque clásico.

La idea es conseguir un resultado llamativo, funcional y práctico, pero que no pase de moda.

Para ello, lo suyo es buscar electrodomésticos de funcionalidad actuales, pero de estéticas clásicas. Lo recomendable son los electrodomésticos de tipo Smeg, el típico frigorífico de pueblo en estética, aunque con la tecnología actual.

Además, puedes decorar este tipo de electrodomésticos con accesorios de hierro esmaltados, semejantes a los de nuestros abuelos, con los que conseguiremos la decoración de la cocina con un toque clásico.

El estilo retro sigue de moda para decorar la cocina

Los estilos retro pueden decorar tanto las cocinas urbanas como las rústicas; consiguiendo una apariencia de cocina americana de los años 50 y 60 similar a las que aparecen en las películas.

Y, por otro lado, podemos hacer un claro guiño a las cocinas de nuestros antepasados con tonos blancos y negros, con azulejos, repisas o elementos decorativos como cuadros o relojes de aguja.

Y no solo eso, también podemos optar por poner muebles de madera, que darán una apariencia más cálida, rústica y hogareña. Para conseguir este toque clásico, lo normal sería utilizar madera de pino y cedro.

Es posible decorar una cocina con elementos reciclados.

En cuanto a los accesorios, lo ideal sería ir a los mercadillos y rastros de nuestra ciudad. Hay que ir en busca de piezas únicas y auténticas a las que dar una segunda oportunidad con una buena restauración, tales como una encimera de madera antigua, una mesa de los 50, una lámpara de cristal, etc.

Aunque también existe la posibilidad de comprar objetos en tiendas vintages, donde seguramente la tecnología sea puntera, pero la apariencia clásica. Un ejemplo serían las típicas cajas de galletas, donde guardar las legumbres con imágenes de la infancia de los 70.

Este tipo de decoración de toques clásicos está destinada sobre todo a esas cocinas pequeñas, las cuales piden ya a gritos este tipo de decoración. Por ello, el gasto no será tan grande, debido a que habrá que decorar con pocos objetos, y las encimeras, por ejemplo, no serán de gran tamaño.

Las cocinas con toque clásico suelen jugar con los colores en contraste, mezclando los colores beige y celeste para los muebles. En cambio, para el suelo y las paredes es preferible el blanco y el negro, como dijimos antes.

En cuanto a los materiales, lo suyo sería utilizar granito o piedra. Con esto se rechaza el mármol, puesto que estos materiales son los típicos de las casas de campo.

Además, si se tiene una cocina más o menos amplia, la mesa debería ir en el centro y ser de madera.

Es posible decorar la cocina con materiales reciclados.

La iluminación es fundamental

La iluminación deberá ir a cargo de lámparas colgantes, como las de araña; y siempre a juego de los colores del resto de la cocina; es decir, beige o celeste.

No obstante, no hay nada más retro, y que esté de moda en los restaurantes en la actualidad, que usar la bombilla al descubierto.

Además de estas bombillas al descubierto, se podrían incluir unas lámparas industriales para las mesas y encimeras. Esto da aún toque más clásico a nuestras cocinas.

Pero para la luz que viene de la calle, las cortinas de rayas o lunares son las indicadas para dejar pasar el sol. Con sus estampados se puede conseguir ese toque alegre para la cocina en contraste con el resto de colores suaves.

Las sillas y mesas deben ser de madera, pero no necesariamente del color natural de esta. Pintar los muebles con colores acordes al resto de la cocina aportará cierta modernidad entre tanto retro; y, además, abaratará tu compra con una simple capa de pintura; eso sí, no te olvides del barniz, que impedirá arañazos y le dará ese toque brillante.

Finalmente, introduce una pizarra para las listas de la compra o las normas de la casa; quitando así las típicas notas de papel en la nevera. Con todo esto, ya podrás empezar a dar un toque clásico a tu cocina de manera fácil y barata.

Te puede gustar