¿Cómo se desarrolla la alergia?

30 Julio, 2020
Este artículo ha sido escrito y verificado por el biólogo Samuel Antonio Sánchez Amador
La prevalencia de las alergias ha aumentado de forma global, sobre todo en personas jóvenes. Esto nos hace preguntarnos: ¿cómo se ha desarrollado la alergia a nivel evolutivo en los seres humanos? ¡Descúbrelo!

Muchos habremos vivido el infortunio de padecer una reacción alérgica. Este tipo de reacciones están experimentando un aumento continuo de su prevalencia, pues se calcula que de un 30 a un 40 % de la población mundial las ha sufrido en algún momento. ¿Cómo se desarrolla la alergia?

No todo son malas noticias, ya que por muy molesta que pueda llegar a ser, la alergia podría esconder un significado evolutivo clave para los humanos. Se trata de una reacción inmunitaria del organismo frente a una sustancia que por lo general es inocua para el anfitrión, la cual se manifiesta por unos signos y síntomas característicos cuando este se expone a ella.

Los anticuerpos del sistema inmune de la persona que padece esta patología reconocen agentes inofensivos del medio como potenciales peligros y actúan en consecuencia para expulsarlos. Esto genera inflamación de distintos grados en los senos paranasales, la piel, el sistema digestivo, entre otros.

Es así como la existencia de la alergia nos hace preguntarnos: ¿por qué nuestro propio sistema de defensas nos boicotea ante situaciones inofensivas? Para saber más al respecto, a continuación detallamos más acerca del papel de las alergias en la evolución humana y su desarrollo,

¿Por qué se desarrolla la alergia?

El verdadero propósito de las reacciones alérgicas continúa siendo un tema de debate e investigación a día de hoy. La hipótesis de la higiene nos propone que las alergias se han extendido de manera global debido a la falta de exposición a patógenos reales. 

Un estudio publicado en Plos Computational Biology sostiene que proteínas encontradas en elementos de contacto diario con el ser humano son similares a aquellas de parásitos corporales.

La falta de actividad de nuestro sistema inmune ante el contacto con este tipo de seres vivos dañinos podría hacer que detectara cualquier otra señal similar como un potencial peligro, causando la reacción en cuestión.

El estudio previamente nombrado brinda evidencias que apoyan esta hipótesis:

  • El equipo de investigación monitorizó la reacción en laboratorio de anticuerpos ante una proteína de una especie de parásito,  Schistosoma mansoni. La proteína en cuestión era muy similar a una presente en el polen de abedul.
  • Los mismos anticuerpos que se encargaron de eliminar la proteína del parásito fueron los que reaccionaron ante el polen de abedul.

Estos resultados, aún simples, arrojan una gran cantidad de información. Es posible que la falta de alarmas reales haga que nuestro sistema inmune fabrique las suyas propias.

¿Por qué se desarrolla la alergia?
La alergia es una reacción del sistema inmunitario ante agentes que identifica como peligrosos.

Para saber más: Vacunas para la alergia, preguntas y respuestas.

Una respuesta quizá no tan accidental

Podríamos quedarnos con esta posible explicación, pues suena convincente y parece evidenciada científicamente. Aún así, existen otras corrientes que defienden ideas distintas.

Algunos estudios recogidos en este artículo de la revista Scientific American sugieren que este tipo de reacciones no son en absoluto accidentales. Proponen que la alergia podría protegernos de toxinas presentes en el medio:

  • En uno de los estudios se expusieron ratones a pequeñas dosis de veneno y, al cabo de varias semanas, a dosis más concentradas del mismo. Algunos ratones solo fueron inoculados con la dosis concentrada.
  • Se descubrió que los ratones que habían sido expuestos a pequeñas dosis presentaron una respuesta inmune mucho mayor frente a la dosis concentrada de los que no recibieron inoculación inicial.
  • La exposición a una dosis inicial hizo que los ratones previamente inoculados desarrollaran anticuerpos alérgenos específicos, preparándolos para escenarios futuros más severos.

¿Qué podría significar lo previamente descrito?

Interpretando los resultados, no es descabellado pensar que mediante vómitos, falta de aire y otros síntomas, nuestro cuerpo nos está preparando para situaciones de verdadero peligro.

Nuestro sistema inmune podría estar preparándose para otras reacciones futuras más severas y, a la vez, comunicarnos que intentemos evitar estas sustancias alérgicas.

Esta teoría sugiere que una alergia se desarrolla como un mecanismo evolutivo en humanos. En base a la experiencia con agentes poco dañinos, podríamos haber aprendido a evitar situaciones de mayor riesgo como especie. Además, nuestro sistema inmune se entrenaría ante peligros serios con estos pequeños episodios alérgicos.

¿Qué podría significar lo previamente descrito?
Algunas teorías sugieren que las alergias son un mecanismo evolutivo de los seres humanos.

También te puede interesar: ¿Cómo diferenciar la alergia del coronavirus?

¿Por qué se desarrolla la alergia? Una incógnita sin respuesta

Como hemos podido observar en este espacio, existen teorías diversas en lo que al surgimiento de las alergias se refiere. No hay certezas o falsedades, sino distintas formas de enfocar una patología global. Aún así, el verdadero motivo y desarrollo de las alergias continúa siendo una incógnita.

  • An evolutionary basis for allergies, the scientist. Recogido a 25 de abril en https://www.the-scientist.com/daily-news/an-evolutionary-basis-for-allergies-34596
  • Dear evolution, thanks for the allergies, scientific american. Recogido a 25 de abril en https://www.scientificamerican.com/article/dear-evolution-thanks-for/
  • Alergia, wikipedia. Recogido a 25 de abril en https://es.wikipedia.org/wiki/Alergia