Cómo desatascar la ducha: cuatro métodos infalibles

Francisco María García · 29 marzo, 2019
Entre los problemas más frecuentes que nos podemos encontrar en el cuarto de baño está el atasco de la ducha. En la práctica, hay una serie de trucos y remedios caseros que podemos aplicar. ¿Cómo actuar?

Uno de los problemas más frecuentes que podemos tener en casa es tener que desatascar la ducha, pues una ducha atascada es un verdadero dolor de cabeza. Si es el cabezal el que está taponado, la presión del agua puede disminuir mucho, haciendo que ducharse se vuelva una tortura.

Si es el desagüe el que está atascado, además de que resulta desagradable tener los pies sumergidos en el agua estancada, esta puede desbordarse ocasionando inundaciones en el baño. No siempre es necesario llamar al fontanero. Antes de hacerlo y de incurrir en gastos, podemos intentar solucionar el atasco nosotros mismos.

A continuación, veremos cuatro métodos infalibles para desatascar la ducha.

Métodos caseros para desatascar la ducha

1. Vinagre y zumo de limón para el atasco del cabezal

Vinagre y zumo de limón para el atasco del cabezal
Estos dos ingredientes producen un pH ácido capaz de degradar restos adheridos a las paredes.

El cabezal de la ducha, el lugar por donde sale el agua, suele atascarse debido a que los sedimentos de cal y otras sustancias que vienen con el agua se quedan pegadas a las paredes. Estos sedimentos suelen ser muy visibles en los pequeños orificios del cabezal.

Para desatascar la ducha con productos naturales podemos utilizar vinagre y zumo de limón. Debemos poner a hervir en un recipiente una parte de vinagre por dos de agua y el zumo de un limón. Si el cabezal de la ducha es metálico, esperamos a que el agua hierva, apagamos el fuego e introducimos el cabezal dentro del agua.

Cuando el cabezal de la ducha es de plástico, es preferible dejar que el agua pierda un poco de temperatura durante unos minutos antes de introducirlo. En cualquiera de los dos casos, se debe dejar el cabezal en remojo durante 15 a 20 minutos. El cabezal estará limpio y el atasco solucionado.

2. Bicarbonato y vinagre para desatascar el desagüe

Si el problema es el desagüe, es decir, el lugar por donde se va el agua, el atasco se debe casi siempre a la acumulación de jabón, de champú, pelos y también sedimentos de cal. En caso de que no queramos utilizar productos químicos, el bicarbonato y el vinagre pueden ser una buena solución.

Para desatascar la ducha con este método, se vierte una taza de bicarbonato de sodio por el desagüe y se deja reposar por algunos minutos. Luego se vierte una taza de vinagre. Dejar reposar algunas horas, de ser posible toda la noche. A continuación, deja correr agua muy caliente por unos minutos.

Es muy probable que el problema se resuelva con este método. Pero si no es así, puede ser que se necesite probar con otros métodos, incluido el uso de productos químicos más fuertes.

3. Sacar la tapa del desagüe para desatascar la ducha

Sacar la tapa del desagüe para desatascar la ducha
Otra opción es desatascar el bloqueo manualmente, quitando el desagüe y retirando los restos.

El atasco del desagüe de la ducha generalmente está formado por una masa de pelos y restos de productos como champú, gel, jabón, etc. que bloquean las cañerías. Para liberar el desagüe del atasco, se puede retirar esa masa con la mano.

Lo primero que debemos hacer es colocarnos unos guantes, después se debe retirar la tapa del desagüe. Generalmente esta tiene un tornillo en la mitad o dos a los lados. Se debe desatornillar, retirar la rejilla e introducir la mano hasta donde se encuentre el atasco y tirar hacia afuera. Esta solución suele ser muy efectiva.

4. Limpiadores químicos de tubería

Si los métodos anteriores no son suficientes, se puede recurrir a los limpiadores químicos de tubería que se encuentran fácilmente en el mercado. Estos productos son muy fuertes y pueden dañar las tuberías o causar serias lesiones en la piel, ojos, etc.

Por eso es importante leer bien las indicaciones de cada producto antes de usarlo y seguirlas al pie de la letra, a la hora de eliminar obstáculos en las tuberías.

Otra recomendación importante es que nunca se debe mezclar dos o más tipos de productos químicos para desatascar la ducha. Si el atasco no se soluciona con el primer producto, no se debe echar otro directamente sobre el anterior. Esto podría generar emisiones muy tóxicas que terminarían afectando la salud.

Al utilizar productos químicos, es preferible empezar solo con la cantidad necesaria. Por lo general, con la mitad del envase el problema suele solucionarse. Si después de esperar el tiempo indicado y seguir todas las instrucciones no es así, entonces se puede utilizar el envase entero.