¿Cómo deshacernos de los granos ciegos?

Aunque se conocen comúnmente como granos 'ciegos', en realidad, se trata de granos enquistados o internos. A continuación te contamos más sobre ellos y cómo tratarlos.

Los granos ciegos son aquellos que causan una gran inflamación de la piel y, por ende, enrojecimiento y molestia. Se trata de poros inflamados que, a diferencia de las espinillas, son más difíciles de remover.

Lo primero que se debe hacer cuando se tiene uno o varios granos ciegos es no apretar la zona; esta acción podría ser sumamente contraproducente ya que podría hacer que los granos se inflamen aún más y la infección sea más grave.

Tratamiento para los granos ciegos

1. Lavar el rostro

Para comenzar el tratamiento de los granos ciegos es fundamental lavar el rostro con agua y un buen jabón antibacterial. De esta manera se eliminará todo tipo de suciedades externas de la piel, como el sudor, los excesos de grasa e, incluso, ciertas bacterias.

Lavarse la cara con agua.

2. Aprovecha el vapor

Para ayudar a que el poro se abra y se forme una cabeza en el grano, lo mejor que se puede hacer es aprovechar el vapor del agua caliente. Se puede obtener colocando una olla de agua a hervir, a la cual acercaremos el rostro a una distancia prudente, con una toalla puesta sobre nuestras cabezas para maximizar el efecto “sauna“.

También se puede abrir el poro con ayuda de  un vaporizador. Por lo general, en los centros estéticos y dermatológicos ofrecen, dentro de su servicio de limpieza, el uso de este aparato que arroja vapor caliente al rostro durante un tiempo determinado.

Otra forma de ayudar a la formación de una cabeza en el grano consiste en aplicar una compresa caliente sobre la piel. Cabe destacar que, no hay que precipitarse para obtener buenos resultados.

Es preferible aplicar, progresivamente, sesiones de calor y vapor cortas que intentar acelerar el proceso y conseguir solo el maltrato de la piel.

3. Realizar una exfoliación

Una vez que la cabeza del grano esté bien formada, no hay que apretarlo para que salga. Con ayuda del vapor debería salir por sí solo. Por supuesto, la limpieza de los residuos debe realizarse apenas el poro supure, ya que así se evitará que se vuelva a taponar.

Una vez el poro haya sido limpiado, se puede proceder a realizar una exfoliación suave. Esto ayudará a eliminar las impurezas y las células muertas de la piel.

Lee también: Exfoliante de coco y harina de almendras: una solución contra el acné

4. Aplicar bicarbonato de sodio

¿Sabías que el bicarbonato de sodio es uno de los remedios más eficaces para acabar con los granos ciegos? Este compuesto absorbe el exceso de grasa y ayuda a eliminar la suciedad de la piel. 

Para esto lo único que debes hacer es formar una pasta, con partes iguales de bicarbonato de sodio y agua, y luego extenderla sobre la zona afectada. Una vez aplicada, se deja allí durante unos 20 minutos y luego, se retira con agua tibia.

Agua con bicarbonato.

5. Ponte una compresa de hielo

Una vez extraídos los granos ciegos, aplica una compresa de hielo para ayudar a combatir la inflamación. Recuerda envolver la compresa en un paño o tela fina para evitar que la piel se queme con el contacto. 

Se recomienda aplicar la compresa de hielo durante unos 10 minutos, luego descansar unos 20 minutos antes de volver a aplicarla sobre los granos ciegos. De esta manera, evitaremos sobreexponer la zona al frío.

Mascarilla para los granos ciegos

La siguiente mascarilla resulta muy favorecedora para refrescar, limpiar e hidratar la piel a profundidad. Al contener aceite de árbol de té, un poderoso antibacterial, esta mascarilla ayuda a combatir los excesos de grasa y, por ende, las impurezas. Para prepararla necesitarás lo siguiente:

Ingredientes

  • ½ pepino.
  • ¼ de taza de cilantro picado.
  • 2 cucharadas de aceite de árbol de té.
  • Agua fresca (cantidad suficiente).
Mascarilla facial de yogur y pepino.

Procedimiento

  • Lava y corta en rodajas medio pepino.
  • A continuación, coloca las rodajas de pepino en la licuadora junto con un poco de agua fresca. También añade 2 cucharadas de aceite de árbol de té y cilantro.
  • Licúa todo durante un par de minutos hasta obtener una especie de pasta homogénea, sin grumos.
  • Vierte en una jarra la pasta y llega al refrigerador durante 1 hora, aproximadamente.
  • Aplica directamente sobre la piel y déjala actuar durante 20 minutos. 
  • Enjuaga con un jabón antibacterial y agua fría.

Te puede interesar: 5 tratamientos con sábila para curar el acné

Acude a tu dermatólogo

Si tienes uno o varios granos ciegos que no ceden con este tratamiento, es recomendable que acudas a tu dermatólogo para una evaluación más exhaustiva.