Cómo deshacerse de los ataques de pánico

Lorena González 20 octubre, 2017
Ser conscientes de que los peligros de los que nos alerta el ataque de pánico no son reales nos ayudará a relativizar el problema y a controlar la situación

¿Has experimentado alguna vez un ataque de pánico? En tal caso, ya sabes lo desagradables que pueden llegar a ser.

Te dejamos una serie de consejos para que, si esto te vuelve a ocurrir, sepas cómo deshacerte de ellos.

¿Cómo se manifiestan?

Ataques de panico

Los ataques de pánico están acompañados de los siguientes síntomas:

  • Los ataques de pánico son temporales y suelen tener una duración de entre 5 y 10 minutos. Tras el ataque de pánico, la persona que lo experimenta tiene una sensación de agotamiento físico y emocional.
  • Hay que tener en cuenta que su cuerpo y su mente se han preparado durante este tiempo para un peligro real y esto ha hecho que gasten mucha energía.
  • Las personas que experimentan un ataque de pánico sufren un dolor en el cuerpo. En ocasiones van al médico creyendo que hay algo que pone en peligro su vida.

Ver también: Las 3 grandes diferencias entre la ansiedad y el estrés

Durante un ataque de pánico la persona cree que todo lo que hay a su alrededor es irreal, y lo que le rodea es una especie de mundo desconocido.

La persona que lo experimenta sabe lo que le está pasando y sabe en qué momento va a aparecer el ataque.

Cuando está experimentado este episodio la persona se siente aterrorizada y no tiene una razón justificada para ello.

Los ataques de pánico están acompañados de síntomas físicos muy intensos como son las taquicardias, la dificultad para respirar, la hiperventilación pulmonar, temblores o mareos.

Los ataques de pánico pueden ocurrir en cualquier momento o lugar, sin previo aviso, aunque, como ya hemos indicado, minutos antes, la persona que los padece sí empieza a pensar que esto le puede ocurrir.

¿Cuándo aparecen?

tu doctor

Las personas que padecen este tipo de trastornos ven cómo el primer ataque tiene lugar entre 12 y los 25 años. El ataque de pánico se suele desencadenar por factores externos, como por una intranquilidad relacionada con su vida emocional.

Entre el origen de estos ataques hay dos teorías:

  • Una de ellas asegura que se podrían dar por un exceso del neurotransmisor norepinefrina. Se trata de una sustancia que produce una regulación a la baja de los receptores adrenérgicos postsinápticos.
  • La segunda teoría, que no es excluyente de la primera, asegura que en origen de este tipo de ataques se da porque el neurotransmisor GABA (ácido gamma-aminobutírico) se frena, causando el desencadenamiento de los ataques.

Cuando esto ocurre, la ansiedad aumenta.

Lee también: Cómo calmar los nervios de manera natural

¿En qué consiste un ataque de pánico?

Según la ciencia, estos ataques son heredados de nuestros antepasados. El organismo de nuestros antepasados se preparaba para atacar o para huir.

Estos ataques se manifiestan mediante la respiración agitada, reflejos acelerados, sudoración en exceso, y todo esto se refleja como un mecanismo de supervivencia.

¿Cómo deshacerse de un ataque de pánico?

La crisis de curación

Cuanto estés experimentando un problema así, lo primero que debes tener en cuenta es que no estás ante una situación de peligro real.

Estos son los cuatro puntos que has de recordar para ayudarte a superar un ataque de pánico.

  • No te vas a morir en un ataque de pánico y tampoco estás ante un peligro tangible.
  • Intenta tranquilizarte y márchate a un lugar tranquilo. Espera y deja que pase el temor. Solo acéptalo, pero no luches contra él.

Si dejas de pensar en cosas alarmantes, el miedo desaparecerá por sí solo y no necesitarás nada más.

  •  Respira de manera profunda.
  • Tensa para luego relajar los músculos del cuerpo: así centrarás tu mente en otras cosas.

Una vez ya ha pasado el momento en el que se ha producido el ataque de pánico debes intentar que esto no se vuelva a repetir nunca más.

Para ello no olvides que lo mejor es evitar el estrés. También es recomendable que aprendas a relajarte. Esto pasa por dormir bien, descansar las horas suficientes, comer sano y meditar.

Acude periódicamente al médico para revisar el estado real de tu salud e intenta comprender la naturaleza de los ataques de pánico. Así sabrás tratarlos con inteligencia y no con los sentimientos.

También sería recomendable evitar productos como la cafeína o la yohimbina, ya que podrían desatar crisis de ansiedad o ataques de pánico en personas con predisposición física a ello.

 

Te puede gustar