¿Cómo deshacerte de los rollos de la espalda?

A continuación te proponemos 6 consejos para que te pongas manos a la obra y te deshagas de esos antiestéticos rollos de la espalda que tanto te mortifican.

Los rollos en la espalda son un signo inequívoco de que nuestros hábitos no son saludables. Bien sea la una alimentación inadecuada, una mala postura o el sedentarismo, lo cierto es que son motivo de preocupación para los que los tenemos. Continúa con nosotros y te explicaremos cómo deshacerte de los rollitos de grasa en la espalda,

Figura y salud

Los llamados rollos en la espalda, no son más que la acumulación de tejido adiposo en la zona posterior del torso. Aunque es más probable que aparezcan con el paso de los años, no por eso son menos preocupantes. La realidad es que pueden indicar sobrepeso y una dieta desequilibrada y ser precursores de enfermedades cardiovasculares.

Con mucha voluntad, una alimentación rica en frutas, vegetales y abundante agua y siguiendo nuestros consejos podrás eliminar este problema. ¡Despídete de los rollos en la espalda!

Consulta también: 5 alimentos que nunca deberías comer después de hacer ejercicio

¿Cómo deshacerte de los rollitos de grasa en la espalda?

  1. Cuida tu alimentación

Qué saber sobre la alimentación limpiaAunque este consejo pueda parecer muy obvio y simple, en realidad constituye el primer paso para una vida saludable. Para lograrlo deberás evitar o eliminar por completo los siguientes productos:

  • Frituras y otras fuentes de grasa poco saludables.
  • Harinas refinadas.
  • Azúcares.

En lugar de los alimentos mencionados anteriormente, optaremos por aumentar el consumo de proteína magra, frutas, verduras y grasas saludables. Tales como el aguacate, las semillas, los frutos secos, el aceite de coco, el pescado azul, entre otros. Lee también: 5 problemas de salud que te ocasionan dolor de espalda

  1. Terapias de masaje

Calmar el dolor de espalda.
Sin duda, la forma más placentera de eliminar los indeseables rollitos en la espalda esen acudir a un masajista. Las técnicas de presión y movimiento sobre la piel favorecen la eliminación progresiva de la adiposidad y favorecen la circulación sanguínea.

Ciertos métodos como el linfodrenaje, ayuda a los vasos linfáticos a eliminar las toxinas del organismo y a combatir la retención de líquidos. En todo caso, cualquier técnica de masaje que suponga la aplicación de calor en la zona de la espalda y los laterales del abdomen, podría resultar muy beneficiosa. Hay que ser consecuentes y mantener la rutina para que los masajes sean efectivos. 

  1. Ejercicios caseros

Te proponemos estos ejercicios para eliminar la grasa con más facilidad:

  • La cobra: Acostados boca abajo, extendemos todo el cuerpo y colocamos las manos detrás de la nuca. El ejercicio consiste en levantar el torso para desarrollar la musculatura lumbar y paravertebral y, así, perder grasa en esa zona.
  • La cobra alterna: Otra variante consiste en poner las manos en la nuca y mover el torso de izquierda a derecha.
  • Estiramiento de columna: En cuatro patas, con las rodillas apoyadas y las manos en el suelo arquea la espalda. Regresa a la posición inicial y sacamos el pecho.

Ver también: 6 ejercicios para tonificar la espalda

  1. Vigila la postura de tu espalda

La mala postura de nuestra espalda provoca desviaciones de la columna vertebral, dolores y la formación de rollos en esa zona.

  1. El deporte, nuestro mayor aliado

No hay consejo más útil para combatir la grasa corporal que el de hacer algún deporte. La actividad física nos dará tonicidad y modelará nuestros músculos. Te recomendamos especialmente la natación para definir tu espalda y tus piernas.

  1. Hidrata tu cuerpo

Por sencillo que parezca, beber mucha agua es la mejor manera de eliminar toxinas y combatir la retención de líquidos y grasa del cuerpo. Ocho vasos de agua repartidos a lo largo del día favorecerán la pérdida de peso y activarán el metabolismo. Un buen truco que te ayudará a reeducarte en el consumo de agua es llevar siempre una botella contigo. De este modo, podrás controlar cuánta agua consumes con solo contar las veces que rellenas la botella. ¡Pruébalo!