¿Cómo detectar a tiempo el Alzheimer?

Elena Martínez · 6 junio, 2014
La pérdida de memoria y de habilidades mentales pueden resultar un problema cuando no recordamos cuestiones importantes o perdemos la concentración en cuestiones rutinarias.

El Alzheimer se caracteriza por la pérdida de la memoria, pero existen otros problemas de salud que revelan indicios de esta patología. No obstante, estas afecciones podrían no ser indicadores de la enfermedad cuando ocurren por separado. Por ello, es importante conocerlos para determinar si, en realidad, denotan otros trastornos como el estrés, la falta de concentración, etcétera.

A continuación, te explicamos cuáles son los signos y síntomas que nos ayudan a detectar precozmente el padecimiento de esta enfermedad.

Qué es el Alzheimer

Es una enfermedad neurodegenerativa que se caracteriza por el deterioro cognitivo y trastornos conductuales. Las personas que lo sufren, generalmente mayores de 65 años, suelen experimentar la pérdida de memoria inmediata y de otras capacidades mentales. Además de estos síntomas comunes, hay otros que ayudan a diagnosticar y a prevenir esta enfermedad incluso en personas de menos de 60 años.

Muchos pacientes que sufren esta enfermedad tienen o han tenido algún familiar que la ha padecido. Por supuesto, esto es un factor que debemos tener en cuenta ante la aparición de los signos y síntomas que repasamos a continuación.

Pérdida de memoria

Esta es una de las señales más habituales y tempranas, pero no debemos darle importancia si solo olvidamos algunas cosas que recordamos después. Empieza a ser importante cuando es algo que acabamos de aprender o cuando son cuestiones importantes que deberíamos recordar. Quizás, notemos que empezamos a necesitar de recordatorios para no olvidarnos de las cosas.

Pérdida de habilidades mentales

Podríamos notar que cuestiones que antes desarrollábamos con naturalidad ahora nos cuesta mucho más. Vamos más lentos y perdemos la concentración. Pueden ser cuestiones rutinarias, como repasar las facturas, hacer trámites, resolver problemas, etcétera.

Desorientación espacio-temporal

Esta señal es ya más grave. Sucede con frecuencia que nos olvidamos del día o el lugar en el que estamos. También, cuando olvidamos para qué hemos ido a determinado lugar y, a pesar de que le damos vueltas, no conseguimos recordarlo.

mujer mayor timsamoff

Problemas para comprender y relacionar imágenes

Este punto debemos diferenciarlo totalmente de la posibilidad de tener algún problema puramente visual, como miopía, cataratas, etc. Nos referimos, entre otras, a la dificultad para leer, valorar una distancia, diferenciar colores.

Dificultades en el habla

Las personas que sufren Alzheimer tienen serias dificultades para seguir una conversación, sobre todo cuando estas son rápidas o intervienen muchas personas. A veces, les cuesta encontrar las palabras o las confunden.

Facilidad para desordenar cosas o perderlas

Con frecuencia, estas personas pueden cambiar cosas de lugar y no saber después dónde las han puesto. En algunos casos, con el tiempo pueden llegar a pensar que otras personas les han escondido o guardado esos objetos.

Falta de sentido común

Los familiares sufren mucho por este trastorno. Y es que las personas que sufren Alzheimer pueden emprender acciones que pueden parecer descabelladas. Más allá de que todos podemos tomar una decisión desacertada, en este caso no hay una lógica aparente. Por ejemplo, la persona podría regalar dinero sin motivo, etcétera.

Falta de aseo

La falta de aseo personal puede ser otra señal temprana de esta enfermedad. A la persona le cuesta bañarse, vestirse, etc., en algunos casos también porque le supone un esfuerzo físico y mental.

Falta de iniciativa y aislamimento

Este punto es importante porque también influye mucho en el estado de ánimo. La persona puede ir perdiendo la iniciativa para realizar actividades que antes hacía rutinariamente. Hablamos de ejercicios de memoria, eventos sociales o familiares, ejercicios físicos, entre otras muchas actividades. Aquí también influye que la persona percibe la pérdida de sus capacidades y eso la condiciona al hacer esfuerzos o estar con otras personas.

alzheimer MTSOfan

Cambios en el humor o la personalidad

Todos estos trastornos anteriores influyen también mucho en los cambios de humor. Generan depresión, frustración o irritabilidad. E, incluso, trae asociados cambios de personalidad, ya que la persona que experimenta estos cambios puede volverse temerosa o nerviosa.

  • Donoso S., A., y Behrens P., M. I. (2005). “Variabilidad y variantes de la enfermedad de Alzheimer”, Rev. Méd. Chile, 133 (4): 477-482.
  • Muñoz Chacón, Y. (2003). “Demencia, el reto del presente siglo”, Acta Méd. Costarric., 45 (2): 41-42.
  • Waldemar, G.; Dubois, B.; Emre, M., et al. (2007). “Recommendations for the diagnosis and management of Alzheimer's disease and other disorders associated with dementia: EFNS guideline”, Eur J. Neurol., 14 (1): e1-26.