Cómo detectar si tenemos intolerancia al gluten

Muchos problemas comunes que no relacionamos con nuestra alimentación pueden responder a un grado de intolerancia al gluten, sin llegar a ser alergia y sin presentar síntomas evidentes

Cada vez hay más personas que, sin ser celíacas, tienen cierto grado de intolerancia al gluten. Este problema es difícil de detectar y va perjudicando a nuestro organismo de manera silenciosa y gradual, a la vez que causa problemas de salud que son difíciles de relacionar con el gluten.

En este artículo te damos algunas claves para que puedas detectar si puedes estar sufriendo esta intolerancia, conociendo algunos de sus síntomas más habituales.

¿Qué pasa ahora con el gluten?

¿Por qué se está hablando tanto estos últimos años de lo malo que es el gluten? ¿Es eso cierto?

El gluten es un conjunto de proteínas presentes en algunos cereales, en especial en el trigo, pero también en la cebada, el centeno y la avena, o cualquiera de sus variedades e híbridos, como la espelta o el kamut.

Uno de los problemas es que, hoy en día, debido al consumo masivo de trigo, este cereal ha sido muy adulterado y se ha convertido en un alimento poco natural que, en muchos casos, el cuerpo no reconoce ni puede asimilar.

Además, como es un problema difícil de detectar, el cuerpo va sufriendo los daños continuos de las cantidades de gluten que consumimos cada día y va debilitando el sistema digestivo.

Así, con el tiempo, vamos sufriendo cada vez más dificultades para digerir otros alimentos (leche, carne, fritos, etc.) y otros problemas crónicos de salud.

Por lo tanto, el gluten no es perjudicial en sí, excepto para las personas celíacas. No obstante, cada vez son más las personas que no lo digieren de manera correcta, por lo cual deberían eliminarlo de sus dietas lo antes posible.

Lee también: Los 4 mejores cereales para tu desayuno. ¡Descúbrelos!

Qué pasa ahora con el gluten

¿Puedo hacerme pruebas?

Las pruebas para detectar la intolerancia al gluten son muy costosas y poco fiables ya que, a no ser que tengamos una clara celiaquía, podrían dar un falso negativo.

De todos modos, nos las podemos realizar para descartar esa opción.

Si sospechamos que podemos tener intolerancia al gluten, lo más recomendable es eliminarlo por completo de nuestra dieta durante tres meses. Una vez pasado ese tiempo, podemos consumir algún alimento con gluten y estar atentos a una posible reacción de nuestro organismo.

Existen otro tipo de pruebas diagnósticas alternativas, pero no está comprobada su total fiabilidad.

Trastornos digestivos

El síntoma más evidente, ya que es el primer órgano afectado, son los problemas digestivos. No siempre vamos a sufrirlos justo después de consumir gluten ya que, con el tiempo, el organismo no va a reaccionar de manera inmediata.

Sí que podemos observar los siguientes síntomas:

  • Nos sentimos hinchados después de comer, aunque no nos hayamos llenado. Nos suele pasar cuando comemos masas, pizzas, pasta, bizcochos, etc., pero también en otros casos.
  • Sufrimos acidez e incluso reflujo.
  • Podemos sufrir estreñimiento a pesar de llevar una buena alimentación.
  • Podemos padecer diarreas sin motivo aparente.
Trastornos digestivos

Trastornos menstruales e infertilidad

¿Cuántas mujeres están tratando de quedarse embarazadas y no lo consiguen, a pesar de que las pruebas no demuestran ningún problema orgánico? En estos casos debemos buscar otras causas y, aunque cueste creerlo, una intolerancia alimentaria sin detectar puede estar disminuyendo los niveles de fertilidad.

También, el Síndrome de los Ovarios Poliquísticos puede estar relacionado, en algunos casos, con la intolerancia a este nutriente.

Migrañas

Podemos sufrir de manera puntual algún dolor de cabeza por estrés, fatiga mental, exposición al sol, gripe, cuestiones hormonales, etc. No obstante, hay personas que sufren migrañas de manera recurrente y sin tener ningún tratamiento más que medicamentos analgésicos y antiinflamatorios.

Una gran parte de las migrañas, en especial cuando uno de sus síntomas son los pinchazos en la sien derecha, están relacionadas con trastornos digestivos y hepáticos. El cuerpo no digiere de manera correcta algunos alimentos y envía señales de alarma en forma de dolor.

Visita este artículo: Remedios naturales para tratar y prevenir la migraña

Migrañas

Problemas de piel

Los problemas de piel que sufrimos de manera crónica pueden ser un síntoma de una mala asimilación alimentaria, tanto del gluten como de la lactosa, que son los más habituales, así como de alimentos concretos.

Suelen ser patologías como la psoriasis, los eczemas o la queratosis pilaris, que se da cuando tenemos algunas zonas como brazos o piernas con la piel áspera por un exceso de queratina.